El ‘viajero del Alba’ casi se hunde

1
270

Después de ‘El león, la bruja y el armario’ y ‘El príncipe Caspian’, la tercera parte de la saga no se ha hecho esperar, aterrizando en la gran pantalla poco antes del comienzo de las navidades. Las películas basadas en los cuentos infantiles escritos por C. S. Lewis establecen como argumento principales las aventuras de unos niños – cuatro al principio – que son transportados a un universo paralelo denominado Narnia, donde las cosas más fantásticas pueden hacerse realidad.

Si las dos primeras partes se mostraban bastante entretenidas, divertidas y emocionantes en todas sus tramas para ser películas delimitadas a un target infantil-juvenil muy concreto, ‘Las crónicas de Narnia: la travesía del Viajero del Alba’ es todo lo contrario. La primera media hora de la película es lenta y pesada, donde se advierte que la trama no se introduce de manera inmediata como deberían haber hecho.

La historia en este tercer film nos lleva de regreso a Narnia pero de la mano solamente de dos hermanos: Lucy y Edmund, puesto que los otros dos están afincados en Estados Unidos viviendo los primeros años de su etapa post juvenil. A ellos se une un peculiar personaje, Eustace, el primo de éstos que los ha acogido en su casa de Londres mientras acaban sus estudios. De nuevo unirán sus fuerzas al príncipe Caspian para encontrar las espadas de los siete caballeros expulsados por el tirano tío del rey, Miraz.

No voy a negar los buenos paisajes, una fotografía bien conseguida así como unos efectos especiales dignos de esta saga; aunque se han ahorrado el presupuesto en las criaturas que solíamos ver. Se han centrado más en los personajes, en los problemas de Lucy está desarrollando propios de la adolescencia como es su complejo al sentirse inferior físicamente; y en los de Edmund y su avaricia y codicia al querer mantenerse siempre como el rey de Narnia sin importar la condición de aquel a quien dejaron al mando cuando se marcharon la última vez, Caspian.

Tenemos que dar las gracias a Eustace y a la rata parlanchina por desmenguar el ambiente cargado y serio que envuelve la aventura de los muchachos, con sus bromas, sus salidas de tono y las continuas peleas que mantienen entre ellos.

1 Comentario

  1. Pues yo opino que Narnia es lo mejor de lo mejor!!! sinceramente no estoy de acuerdo con tus comentarios, quizás la peli no se apegue demasiado al libro pero sí es entretenida, divertida y nos enseña la lucha del bien contra el mal. Tiene trama infantil y juvenil… está MUUUUY bien la película!!!! y ojalá que hagan la que sigue (La Silla de Plata) o cualquiera de los otros libros, seguramente serán igual de buenos o aún mejor.

    ¡¡Larga Vida a Narnia!!!

Dejar respuesta