El vaivén de Benzema

0
219

La relación de Karim Benzema con la grada del Stade de France no atraviesa por un buen momento. Su negativa a cantar La Marsellesa ha puesto el foco sobre el delantero, reabriendo varios debates en el país vecino. El primero de ellos es el que tiene que ver con la idoneidad de mantenerlo como titular en la selección. De fondo, el eterno problema sobre la integración de las diferentes generaciones de inmigrantes en Francia. La temporada del atacante galo en el Real Madrid también se ha visto enturbiada por cuestiones extradeportivas y la falta de gol.

Karim Benzema durante la pasada Eurocopa
Karim Benzema durante la pasada Eurocopa

Francia fue superada con autoridad por España (0-1) en París, no pudo tomar venganza de su eliminación en la pasada Eurocopa ni certificar su pase directo a la fase final del próximo Mundial que se disputará el venidero 2014 en Brasil. La noche amarga de la selección gala finalizó con un protagonista involuntario, un sospechoso habitual. A falta de algo más de diez minutos para la conclusión, la grada despidió a Benzema con una sonora pitada cuando Didier Deschamps lo sustituyó.

El atacante acumula 12 partidos seguidos con les bleus sin anotar. La falta de acierto en el arco rival lastra la confianza de la afición francesa con uno de sus jugadores más talentosos. Benzema es un habitual de la selección y estandarte de la generación posterior a aquella que lideró Zinedine Zidane y que alcanzó, como éxito último, el subcampeonato mundial en 2006. Francia vive desde entonces una transición en busca de la gloria que parece eterna; el delantero titular es señalado por no asumir el liderazgo del equipo nacional.

El escaso reconocimiento que tiene el número 10 no solo se percibe en los abucheos del público o en los foros digitales deportivos. El ex seleccionador galo, Raymond Domenech, ha calificado al que fuera jugador del Olympique de Lyon como un “inútil”. El rechazo a la figura de Karim Benzema ha crecido después de la polémica que ha abierto el propio jugador tras unas declaraciones en las mostraba su intención de seguir sin entonar la letra del himno francés en los partidos internacionales. Su silencio cuando suena La Marsellesa ha recrudecido las críticas.

La sociedad francesa ha vivido episodios en los últimos años que muestran la complejidad para adaptar a las segundas y terceras generaciones de inmigrantes. Declaraciones y gestos de muy variado signo y procedencia han enrarecido el ambiente en el país. El deporte y su selección masculina absoluta no son ajenos a esta realidad. La selección francesa incorpora el mestizaje y una variadísima procedencia de sus miembros como una seña de identidad propia. Aunque el sentimiento de cada uno de ellos hacía los símbolos comunes es muy diferente y causa de encendida porfía pública.

Tampoco atraviesa Benzema un buen año en el Real Madrid. Cuestionado por su poca efectividad, ha perdido la titularidad en detrimento de Gonzalo Higuaín. José Mourinho ha apostado por el delantero argentino en las dos últimas remontadas blancas; tanto en el Camp Nou como en Old Trafford. Con el Madrid clasificado para la final de Copa de Rey y en la antesala del inicio de la eliminatoria de cuartos de final de la Champions League, el francés dispondrá de oportunidades en Liga para recuperar el cartel de primer delantero.

Su nuevo rol en el equipo ha coincidido con el regreso de sus problemas más allá de los terrenos de juego. Recientemente, el futbolista ha sido condenado por la justicia española por exceso de velocidad: doblaba la cifra permitida en una vía de circunvalación de Madrid. En los primeros meses como jugador blanco ya sufrió dos accidentes de tráfico. El cóctel que mezcla bajo rendimiento deportivo con discutibles comportamientos fuera de su vida profesional puede abrir la puerta de salida a la estrella francesa este verano.

La carrera del futbolista de origen argelino ha atravesado por períodos de esplendor y zozobra. Con solo 25 años, los altibajos han marcado su estancia en el Real Madrid y en la selección de Francia. Elegante, buen definidor y con capacidad para asociarse, Karim Benzema atesora cualidades excepcionales. Pero la falta de continuidad y su expresión de dejadez sobre el césped ensombrecen un futuro que podría ser esplendoroso.

Dejar respuesta