El uso de metadona durante el embarazo provoca anomalías visuales en los bebés

0
454

La metadona se emplea en un programa de mantenimiento durante el periodo de gestación de mujeres adictas a los opiáceos. Hasta ahora no se había demostrado que tuviera graves efectos secundarios en el bebé. Sin embargo, según datos de la agencia Reuters Health,  recién nacidos que han sido expuestos a la metadona pueden padecer trastornos visuales.

embarazoSegún la tesis doctoral Estabilidad de Fórmulas Magistrales de Metadona y Captopril de María Jesús Escribano García, “el síndrome de abstinencia durante el embarazo se considera más peligroso que el uso de metadona”. Con el programa de mantenimiento se reduce el consumo de opiáceos. Para ello se hace un plan de seguimiento, aplicando dosis reguladas por el médico. Uno de los problemas que presenta el recién nacido es el síndrome de abstinencia, por lo que posteriormente se le aplica un tratamiento de desintoxicación.

Un estudio realizado en Escocia por un equipo del British Journal of Ophthalmology ha añadido a la lista nuevas contraindicaciones: estrabismo, reducción de la agudeza visual y, de forma menos usual, nistagmo. Según el oftalmólogo Andrew Rabinowitz, estas alteraciones visuales en los recién nacidos pueden durar al menos hasta seis meses, ya que los bebés evaluados tenían 27 semanas de vida.

Para el estudio se seleccionaron 81 bebés que habían sido expuestos al fármaco y 27 exentos de esa exposición. A todos se les realizó diversos test, entre los que se encontraba la evaluación de los Potenciales Evocados Visuales (PEV). De los bebés del primer grupo, 32 no pasaron las pruebas visuales, a diferencia de dos del grupo control. Por otra parte, 9 de los expuestos reunían los criterios clínicos para evaluar la visión límite. 

Un alto porcentaje (frente al del grupo de control)  de los bebés expuestos tenía al menos un parámetro anormal de PEV. Las diferencias de los datos cuantificables (latencia y amplitud) entre los distintos grupos de sujetos fueron muy notables. En el grupo de bebés expuestos la latencia era más prolongada y la amplitud era menor. Lo primero supone un daño de la capa de mielina de las fibras nerviosas y la reducción de amplitud hace referencia al predominio de un defecto de activación axonal en la vía visual. 

Según el propio equipo de investigación, el uso de buprenorfin en el programa de mantenimiento para las embarazadas adictas a la heroína debería investigarse. El buprenorfin es otro fármaco del grupo de los  opiáceos que sustituiría a la metadona, ya que se cree que perjudicaría menos al desarrollo neural del feto. Además, el equipo añade que más del 80% de las anormalidades visuales clínicas podrían evitarse si esta exposición uterina. También recomienda que se les realice una prueba visual a aquellos niños que han sido expuestos al fármaco. 

 

 

 

 

Dejar respuesta