El último daiquiri de Quique González

1
344

El cantante madrileño ha puesto punto y final a su gira Daiquiri Blues con tres conciertos en la sala Florida Park de Madrid, celebrados los días 10, 11 y 12 de febrero.

En un ambiente cercano e íntimo, la mezcla explosiva de rock y sentimiento hizo vibrar a las seiscientas personas que acudieron cada noche para admirar a ese chico con aire despreocupado que ya ha sacado ocho discos al mercado, aunque sea el último descubrimiento para muchos de sus fans.

Su primer trabajo, Personal, salió a la luz en 1998 como recompensa a esos pocos seguidores que ya le habían escuchado en salas pequeñas de Madrid como en El Rincón del Arte Nuevo, donde compartió escenario con Enrique Urquijo, para quien compondría la mítica letra de “Aunque tú no lo sepas”. Allí interpretaría temas que ya se han hecho imprescindibles en cada concierto como “Los conserjes de noche”, con el que deslumbró tras el segundo bis del viernes, o “Cuando éramos Reyes”, que interpretó con “cada uno de sus amigos, con el arte de vivir detrás de una canción”.

Sin embargo, sería con “Salitre”, un tema de su segundo álbum, cuando vimos a un Quique que se reinventaba a sí mismo, cantando la canción de forma distinta a la que nos tiene acostumbrados, más dura y con una sorpresa para terminar: unirla a “Calles de Madrid”, el as bajo la banda para garantizarse los vítores de la capital.

Quique supo alternar a la perfección las canciones de su último disco con las más célebres de su carrera, como “Miss camiseta mojada” o “Pequeño Rock and Roll”. Lo hizo acompañado de las voces de su público que, con un tercio en la mano, tarareaban sus letras sin apenas errores, mirando atentamente a un escenario que, lejos de otros escenarios donde ha actuado como el de La Riviera, permitía deleitarse con cada una de  las muecas del eterno bohemio.

La sorpresa de la noche fue gracias a un recuerdo especial y sentido. Quique enlazó su romántico tema “De haberlo sabido” con el inolvidable “El sitio de mi recreo” del grandísimo Antonio Vega, por el que  muestra una especial debilidad. Afecto que también demostró con Txetxu, vocalista de Los Madison, quien le acompañó en un par de temas y  de quien ha dicho que “se mueve entre la épica de Bruce Springsteen y Los Secretos”.

La gira Daiquiri Blues se acaba pero no el trabajo de Quique González. El cantautor tiene en mente un nuevo proyecto en el que apuesta por el sonido acústico en pequeños locales y además, tiene previsto sacar un nuevo disco para 2012. Hasta entonces, sólo podemos deleitarnos con alguno de sus clásicos e imaginar que llevamos “la luna debajo del brazo”.

Fuentes del texto:
Páginaweb oficial Los Madison.
Cadena Ser.

Fuentes de imagen: Esther Ortega Echevarría.

1 Comentario

  1. Reconociendo a priori mi incultura musical, he de decir que desconocia por completo el nombre y el recorrido profesional de Quique González, pero al leer el articulo, he investigado, me he introducido en su música, en su ambiente, y el tiempo ha retrocedido . Ese aire trasnochado, soñador y bohemio me han envuelto de nuevo, su música tienen calidad, sabe transmitir. Te deseo lo mejor, pero Quique no cambies … por favor

Dejar respuesta