El turno de los mejores, ¡que comience el espectáculo!

0
68

 

Rudy Fernández (28), uno de los jugadores más destacados en la eliminatoria contra Olympiakos. Foto: Mangass (wikimedia)
Rudy Fernández (28), uno de los jugadores más destacados en la eliminatoria contra Olympiakos. Foto: Mangass (wikimedia)

Barcelona-Galatasaray, Real Madrid-Olympiakos, CSKA Moscú-Panathinaikos; Armani Milano-Maccabi Tel Aviv. Estos fueron los cuartos de final que resultaron del top 16 de la Euroliga. Los ocho mejores equipos de Europa se enfrentarían quedando solo cuatro para la Final Four.

La eliminatoria Barcelona-Galatasaray parecía muy favorable para los blaugranas. Con un impecable concurso en el Top 16, en el que ganaron 12 de 14 partidos (perdiendo los dos últimos donde ya no se jugaba nada), era practicamente imposible pensar una Final Four sin los catalanes. Los turcos venían de un equilibrio entre sus victorias y derrotas, empatando en el cuarto puesto con el Lokomotiv Kuban, pero dentro de los cuartos por el basketaverage. Mucha diferencia de resultados que marcaba la eliminatoria. Y así transcurrió. Los dos primeros partidos en el Palau se resolvieron con victorias aplastantes de los catalanes (88-61 y 84-63). A una victoria para lograr el pase, el Barcelona debía viajar al infierno turco donde se preveía un partido más igualado. No concedió más oportunidades el Barcelona y dio la estocada definitiva al Galatasaray en Estambul al ganar 75-78 en el último partido de la serie.

Mucho se habló de la derrota en Kaunas del Madrid, que provocó un cruce frenético con el siempre duro Olympiakos. Los madridistas comenzaron los cuartos con un contundente 88-71 y un, más ajustado, 82-77. Se colocaban los blancos con 2-0 de cara que escondía cualquier miedo al conjunto griego. Pero tocaba descubrir el infierno griego y eso no era poco. Un tercer partido trepidante, donde el Madrid pudo conseguir la clasificación, Olympiakos consiguió llevárselo por 78-76. En el cuarto partido, los griegos no dieron opciones a los blancos y se llevaron el partido por 71-62. Todo quedó para el quinto y definitivo partido. La eliminatoria, sin quererlo, estaba lo igualada que se esperaba. Y, a la hora de la verdad, el Real Madrid sacó el orgullo de un equipo a la altura de los resultados hasta ahora conseguidos y, sin dar esperanzas, machacó a Olympiakos por un contundente 83-69.

Rusos contra griegos. Rivalidad histórica entre CSKA y Panathinaikos. Otro capítulo más en esta guerra deportiva. Y empezó de la mejor manera posible para el espectador. En un partido totalmente ajustado que se decidió en la prórroga, los rusos tomaban ventaja (77-74). El segundo partido fue totalmente distinto ya que CSKA endosó la mayor victoria hasta ese momento entre ambos clubes para conseguir el 2-0, (77-51). Pero si alguien entiende o ha visto alguna visto el baloncesto griego sabe que la rendición no es un concepto que conciban. Con carácter dieron la vuelta a la eliminatoria tras sendas victorias (65-59, y un agónico 73-72). Llegados al quinto partido, y con tantas alternativas de resultado y juego, podía pasar cualquier cosa. Pero CSKA endosó a los ateniense la mayor derrota de la serie y se clasificó firmando contundente 74-44.

Armani Milano y Maccabi iban a jugar una de las eliminatorias más igualadas de cuartos. Ya el primer partido definió muy bien de principio a fin el cruce. Un choque que tenían ganado los italianos con una diferencia favorable de 12 puntos a pocos minutos del final y que, tras forzar la prórroga, Maccabi consiguió llevarse (99-101). El segundo partido, Armani consiguió levantarse del primer golpe a pesar delo duro que fu éste y empató en la eliminatoria (91-77). Pero en Israel, Maccabi no dio opciones. El primer golpe, el factor cancha y la calidad del conjunto hebreo dejó claro quién sería uno de semifinalistas de la Final Four al ganar los dos partidos en su cancha (por 75-63 y 86-66).

Tras estos resultados, la Final Four empezará el próximo 16 de mayo con el Barcelona-Madrid y el CSKA-Maccabi. ¿Podrá el Barcelona cortar la hegemonía blanca? ¿Conseguirá el CSKA contrarrestar la invasión israelí que se espera en Milán con la calidad de sus piezas sobre el parqué? Quizás parta con ventaja para llevarse el título el Madrid pero estas preguntas solo se responderán el próximo 18 de mayo. Hasta entonces, pongámonos cómodos y disfrutemos del espectáculo que nos ofrecen los mejores equipos europeos.

Dejar respuesta