El Tour de Francia: carrera ciclista o circo romano.

0
246

La presentación del Tour 2011 (198 corredores y 22 equipos) tuvo lugar en Le Puy de Fou en un teatro romano de un parque de atracciones donde el público ha ido recibiendo a los equipos que tomaron la salida el 2 de julio en los 191 km de la primera etapa que separan el Passage du Gois del Mont des Alouettes. La curiosa velada avanzaba con normalidad: se presentaban los equipos y luego a los corredores.

El público aplaudiendo y un ambiente de fiesta hasta que apareció el equipo Saxo Bank y fue presentado Alberto Contador. Buena parte de los miles de asistentes le han regalado una sonora pitada. Nada nuevo para un deportista español en tierras vecinas.

El español se ha limitado a sonreír mientras aguantaba unos silbidos que no hacen más que demostrar que la presunción de inocencia no es un derecho que se permita a un triple campeón que lo único que ha hecho es dar prestigio a la ronda gala. ¿Cuál sería la audiencia de este Tour si no estuviera Alberto?

Es normal tener dudas acerca de un deporte castigado por el dopaje, y es lógico tener a un corredor favorito (los franceses, a falta de un campeón patrio, han acogido al luxemburgués Andy Schleck como ídolo; llama la atención que en Roland Garros también abuchearan a Nadal a falta de un tenista francés de garantías) pero lo que no dice mucho de alguien que se tiene por aficionado a un deporte es pitar a un corredor sin tener pruebas de que haya cometido delito alguno.

Tal vez sería más honesto analizar qué sucede en su país para que su deporte haya sufrido una devaluación tan enorme mientras que en España, con una inversión deportiva mucho menor, no paran de salir campeones en todas las disciplinas, antes que montar un numerito pueril cada vez que un deportista español se proclama vencedor en Francia.

Pero si llama la atención el trato injusto de la afición, lo que es más increíble es la falta de rigurosidad de una parte de la profesión periodística. En la rueda de prensa previa parecía que Contador era un gladiador esperando en medio del coso romano a ser juzgado por unos periodistas que decidirían si es culpable o inocente y en lugar de leones le lanzaban preguntas envenenadas. Hacer el ridículo podía haberse evitado con tan solo dedicar cinco minutos a conocer la carrera de Contador, sus afirmaciones desde que se inició como profesional, o simplemente las innumerables declaraciones que ha realizado Alberto en el último año.

¿Cómo un profesional de la información deportiva puede decir que Alberto nunca ha levantado la voz contra el dopaje o acusarle de haber corrido siempre en equipos implicados en casos relacionados con este tema? O no tiene ni idea de quién es Contador (desde su primera declaración como profesional se ha mostrado firme contra el uso de cualquier sustancia y ha apostado por castigar a los tramposos) o su intención era convertirse en el protagonista de la rueda de prensa (no hay un solo equipo de ciclismo que no se haya visto salpicado por rumores, sospechas o acusaciones de dopaje por lo que su insinuación ha resultado absurda. ¿Eres un ladrón si atracan un banco y estás dentro?).

Tal vez la reciente encuesta de L’Équipe realizada a directores y corredores de cada equipo donde Alberto aparece como el máximo favorito (Schleck y Evans, segundo y tercero respectivamente) no haya gustado demasiado.

Contador, tranquilo y digno, acostumbrado ya a estas encerronas y suspicacias infundadas, y con la tranquilidad de haber sido absuelto por la justicia española, ha contestado: “Me parecen ridículas las sospechas. Desde principios de temporada nadie ha pasado más controles que yo y, como ha quedado demostrado, sigo ganando en cada carrera que voy. Tengo claro que en este Tour voy a ser el más controlado. Mi postura siempre ha sido de tolerancia cero con el dopaje. El Tour es la carrera de más presión mediática y también desde el punto de vista deportivo. Voy a intentar mantenerme concentrado en la prueba y olvidar todo lo demás. He venido a disputarla y a hacerlo bien”.

Alberto sabe que no va a ser una carrera fácil por distintos motivos: “Es la primera vez que hago doblete y además de forma consecutiva. Viniendo del Giro nunca sabes cómo va a responder tu cuerpo y te plantea dudas; pero el director del Saxo Bank, Bjarne Riis, cree que sólo tardará una semana en estar al 100% y le sigue apoyando incondicionalmente: “Os pido que comprendáis que ha sido absuelto y que si no estáis de acuerdo con el hecho de que Alberto corra el Tour le preguntéis al sistema. Nosotros hemos seguido las reglas, hacemos lo que nos parece más justo y correcto”.

Contador mientras tanto se quita presión pero no descarta el triunfo: “Yo no me veo favorito. Lo normal es que no gane. El planteamiento dependerá de cómo vaya la carrera. Soy un corredor que si me encuentro en condiciones y con buenas piernas me cuesta mucho frenar. La primera semana será difícil y ya veremos cómo me encuentro en la montaña, que es donde se decidirá la carrera. Si he decidido ir al Tour es para intentar vencer. Sé que es muy difícil ganar Giro y Tour el mismo año, pero voy con ánimos y motivación”, ha señalado.

En cuanto a sus rivales también lo tiene claro: “Si tengo que destacar a uno, sería a Andy Schleck (Leopard). Pero hay gente veterana con opciones, como Evans (BMC), Leipheimer (RadioShack), Vinokourov (Astana) , Ivan Basso (Liquigas) , Samuel Sánchez (Euskaltel) , Klöden (RadioShack), o jóvenes, como Van den Broeck (Omega)”.

Otros corredores que tendrán protagonismo son: Robert Gesink (Rabobank), Tony Martin (HTC-Highroad), Blel Kadri (AG2R-La Mondiale), Christophe Kern (Europcar), Ángel Madrazo (Movistar), Janez Brajkovic (RadioShack), Jérôme Coppel (Sojasun) o Rein Taaramäe (Cofidis).

Este Tour, al igual que el Giro, se decidirá en las etapas finales, por lo que el español, que cuenta a priori con la desventaja de contar con un equipo menos compacto, puede llegar a los días clave en plena forma para intentar asaltar su cuarto Tour, que le convertiría junto a Miguel Indurain en el ciclista español más laureado de todos los tiempos.

Es una carrera preciosa que durante 21 etapas, del 2 al 24 de julio, nos mostrará la belleza de un deporte, el ciclismo, que merece ser valorado. Por el bien del espectáculo ojalá podamos disfrutar de una competición limpia, desde la dirección de carrera, corredores, equipos y, sobre todo, por parte de un público que tiene la suerte de poder contar con un Tour de Francia espectacular y con grandes ciclistas que merecen todo el respeto. El Tour tiene el deber de proporcionar una carrera segura a todos los corredores por lo que el único deseo, aparte de que todos los ciclistas españoles hagan un gran papel, es que Alberto pueda subirse a la bicicleta con la seguridad de que va a estar protegido. Si es así podrá demostrar que más allá de ganar o no, es un ciclista que está marcando época, por lo que es un honor verle encima de la bicicleta.

Y para todo lo demás ya habrá tiempo y ocasión para que cada uno ocupe su lugar.

Fuentes del texto:

Elaboración propia

www.as.com

www.elmundo.es

www.rtve.es

Fuentes de las fotografías:

www.letour.fr/

www.as.com

http://www.arueda.com/images/stories/2010/competicion/reportajes/equipos_2011_ranking/equipos_2011_2_a.jpg

 

Dejar respuesta