El Thyssen se llena de erotismo

1
216

El Museo Thyssen, en colaboración con Caja Madrid acaba de estrenarLas Lágrimas de Eros”, una exposición que hace un recorrido por el mundo del erotismo y el deseo y que podrás disfrutar hasta el 30 de enero de 2010..
En tiempos de crisis, el museo Tyssenha optado por un recorrido de gran originalidad a través del erotismo en la historia de la pintura. Se representa así la estrecha línea que separa el erotismo de la pornografía.
En realidad no es tanto una exposición dedicada a la historia del arte como a la historia del tema, es por tanto, una obra temática que no deja indiferente a quién la ve.
Sus protagonistas suelen ser autores surrealistas interesados en el mundo de la pornografía y el sexo, aunque en ella hay un amplio espectro que va desde el
romanticismo hasta el arte contemporáneo, pasando por el simbolismo y el surrealismo así como el Renacimiento y el Barroco.

La muestra aborda el lado más oscuro del dios del sexo y el amor, así como los dolores del placer , la mirada masculina y la femenina, lo hetero y lo homo, el voyeurismo y exhibicionismo, el bondage y el sadomasoquismo o los diversos fetichismos.

La utilización de las lágrimas como placer y dolor es constante en toda la exposición aunque la verdadera protagonista del erotismo sigue siendo Venus, nacida del semen de su padre Urano y la mezcla del mar. De esta forma, hay una continua alusión al agua del mar en prácticamente la mayor parte de las obras haciendo referencia así al semen de vida.

El nacimiento de Venus de Botticelli es recuperado en muchos de los cuadros y de las fotografías en las que el mar sigue siendo el principal protagonista.

El transexual, por su parte, es representado como un mito freudiano mientras que la serpiente y la mujer son identificadas con la tentación como figuras del pecado. En este sentido es de destacar la figura de Raquel White, protagonista de Ágora, quien aparece desnuda rodeada de una gran serpiente en una fotografía de grandes dimensiones.

La esfinge y la sirena encarnando a la mujer fatal, las tentaciones de San Antonio , San Sebastián como el mito gay por excelencia o el beso representado como algo caníbaco, son el resto de los temas que completan las siete salas que acogen la exposición. Sin embargo, hay un tema que merece mención aparte a mi parecer, como es el de la Andrómeda, un equivalente femenino de San Sebastián en un entorno de erotismo en el que la dominación y la sumisión ocupan todo el espacio.

De esta manera Liberada, la escultura de John de Andrea se convierte en el centro de la sala desprendiendo un increíble realismo. Se trata de una mujer cuyas arrugas, pliegues e incluso la piel grasa, no deja impasible a quien pasa por delante. El gesto de su cara da lugar a una pequeña confusión puesto que podría decirse que mezcla el placer y el dolor. Su autor , perteneciente al mundo hiper-realista, utiliza como último toque el óleo, lo que podría comparar a esta mujer tentadora con una dolorosa vestida.

La historia del erotismo es la historia de la humanidad y, por tanto, es también la historia del Arte. De esta forma, Las Lágrimas de Eros reúne todas las condiciones para hacer de esta historia, algo atractivo a los ojos de quien la visita.

Fuente de la imagen:
Museo Thyssen (http://www.museothyssen.org/microsites/exposiciones/2009/Lagrimas-de-Eros/)

1 Comentario

Dejar respuesta