El tenis femenino recupera la calma con Conchita

1
117

El equipo español de tenis femenino comenzó su andadura en la Copa Federación para volver a la elite mundial con una victoria frente a Ucrania. La primera eliminatoria del Grupo Mundial II se cerró con un contundente 3-0 para el equipo capitaneado por Conchita Martínez, que debutó así con una esperanzadora victoria.

Conchita buscará la estabilidad al frente del equipo de Copa Federación. Fotografía: Global Sports Forum
Conchita buscará la estabilidad al frente del equipo de Copa Federación. Fotografía: Global Sports Forum

Tras el sorteo celebrado en Londres, las españolas evitaron a rivales más duros como Australia, Estados Unidos o Serbia y se enfrentarán a Japón, en casa, en la cita que tendrá lugar el 20 y 21 de abril. Todavía no se conoce la sede, que se dará a conocer el 22 de febrero: Oviedo, Murcia, Barcelona y Sevilla son las ciudades que competirán por acoger la eliminatoria.

Otros atractivos enfrentamientos completarán los playoffs: Alemania-Serbia; Australia-Suiza; y Estados Unidos-Suecia.

El Club Montemar de Alicante, que presentó una magnífica entrada, acogió una eliminatoria marcada por el debut de Conchita Martínez tras el controvertido paso por el equipo de Arantxa Sánchez Vicario, que abandonó su cargo hace tan solo dos meses, un año antes de finalizar su contrato, marcado por la revolución de las tenistas contra el presidente de la RFET José Luis Escañuela el pasado mes de diciembre a causa de lo que ellas entendían como un absoluto desinterés por potenciar el tenis femenino (profesional y de base). No formaron parte de este plante Conchita Martínez, Anabel Medina, Lara Arruabarrena y Tita Torró, que si bien no firmaron el comunicado contra el presidente y la federación, sí que confirmaron que no se está apoyando al tenis femenino como se había prometido en el acuerdo firmado por ambas partes en 2010. Escañuela, tras el triunfo ante Ucrania, trató de zanjar la polémica: “El tenis femenino es importante para nosotros, es la primera vez en la historia en la que la RFET ha invertido más de un millón de euros en tenis femenino. Por tanto, nuestra vocación ha de ser siempre la victoria”.

La nueva capitana, con el mismo carácter con el que afrontó toda su irrepetible carrera (es la única tenista española que tiene en sus vitrinas el torneo de Wimbledon dentro de un palmarés envidiable que contiene 33 títulos individuales, trece $obtenidos en la modalidad de dobles, y tres medallas olímpicas) opta por el diálogo y la tranquilidad en el conflicto: “Hay muy buena sintonía en el equipo, defendemos los colores de España y eso es un gran orgullo para cualquier tenista. Después habrá que sentarse y sobre todo acercar posturas para que haya mucha paz y armonía entre jugadoras y federación”.

Esta eliminatoria, en la que no pudieron estar María José Martínez (lesionada en París), Carla Suárez ni Anabel Medina por motivos del calendario, dio paso a un equipo que combinó a la perfección la experiencia de Nuria Llagostera y Lourdes Domínguez con la ilusión de Tita Torró y Silvia Soler.

En el primer encuentro, Domínguez venció a Elina Svitolina por 5-7, 6-2, 8-6; y en el segundo duelo, Soler derrotó a Lesia Tsurenko por 7-5 y 6-4. Con un claro 2-0, el punto definitivo lo consiguió Torró ante Yuliya Beygelzimer  por 6-4 y 6-2. Aunque ya intrascendente, se disputó el cuarto partido, donde el equipo ucraniano logró, en dobles, un punto que cerraba con un 3-1 la victoria española.  

Conchita quiso dejar claro nada más acceder a su cargo que fue Albert Costa, actual director deportivo de la RFET, quien, tras la salida de Sánchez-Vicario, le ofreció el cargo inmediatamente, desmintiendo así los rumores que apuntaban a un ofrecimiento de la aragonesa. Aseguró, la cinco veces campeona de la Copa Federación, que su único objetivo es “ayudar a las jugadoras españolas a volver al Grupo Mundial”.

Habrá que esperar al mes de abril para comprobar si la llegada de Conchita supone un soplo de aire fresco para un tenis femenino español que quiere volver a colocarse en lo más alto del tenis mundial. Para ello, la capitana, que quiere imponer el buen ambiente y la tranquilidad en el equipo, confía en contar con todas las jugadoras y poder elegir a las mejores para lograr una victoria ante Japón, en el que sería el primer paso para intentar conquistar la Copa Federación en 2014.

1 Comentario

Dejar respuesta