Stade de Reims, el retorno de un mito del fútbol europeo

0
156

Tras acabar como subcampeón de la Ligue 2 por detrás del Bastia, el histórico Stade de Reims será uno de los veinte equipos de la Primera División francesa en la temporada 2012-13. El equipo del norte de Francia confirmó de esta manera el retorno a la máxima competición del fútbol galo tras 33 años deambulando por las divisiones más bajas y poniendo fin a una crisis institucional, deportiva y económica que lastraba al club desde 1979.

Invasión del campo por parte de los aficionados
Invasión del campo por parte de los aficionados

La primavera de 1979 dejó una gran sacudida en el fútbol francés. El Racing de Estrasburgo, que hoy arrastra su gloria por campeonatos amateur, ganó su único campeonato de liga galo por delante de los absolutos dominadores del momento, el Nantes, el Saint-Étienne de Rocheteau y el Paris Saint-Germain del pichichi Carlos Bianchi. Sin embargo, el fútbol del país vecino lloraba el descenso del Stade de Reims, el legendario equipo que dominó el continente a finales de los años 50 con el Real Madrid. Junto a ellos descendió también el Paris FC, hermano pobre del Paris Saint-Germain, que hoy sigue perdido en los lodazales del fútbol semiprofesional.

La Ligue 1 de 1978-79 supuso el fin del Stade de Reims en Primera División al acabar en última posición. Su descenso no fue sino consecuencia natural de una trayectoria muy pobre, pues los años anteriores el equipo coqueteó excesivamente con el peligro. Sin embargo, no fue la única ocasión en que el equipo rojiblanco bajó al segundo nivel de Francia. En 1964 descendió por primera vez junto a otro histórico equipo parisino, el Racing de Paris, uno de los clubes más antiguos de Francia fundado en 1882.

Tan sólo un año antes de su primer descenso, el Reims había sido subcampeón tres puntos por debajo del Mónaco, y el año anterior, en 1962, se proclamó campeón de Francia por sexta y última vez al protagonizar una espectacular temporada con el Racing de Paris. El ex madridista Raymond Kopa, otra de las leyendas del Reims, había regresado al club a finales de la década anterior, pero no pudo evitar la tragedia del descenso. Pese a ello, no abandonó el equipo y sólo se retiró tras situarlo de nuevo en Le Championnat, en 1967.

Aunque su primer título de liga lo consiguió en 1949, la edad dorada del Stade de Reims se forjó durante toda la década de los 50. En 1955 logró su tercera liga con un equipo liderado por la mítica delantera formada por René Bliard, Léon Glovacki, Jean Templin, Michel Hidalgo y el propio Kopa. La temporada siguiente participaron en la primera edición de la Copa de Europa y alcanzaron la gran final ante el Real Madrid, perdiendo en un espectacular partido por 4-3. La final se disputó en suelo francés, en el Parque de los Príncipes, un 13 de junio de 1956, marcando el inicio del gran Stade de Reims en Europa. Dos años después, el Reims volvió a ganar autoritariamente el campeonato francés y ya contaba en sus filas con el legendario delantero centro Just Fontaine, nacido en Marrakech cuando aún era Protectorado francés, por lo que el futbolista jugó con la selección gala en el mundial de Suecia de 1958, donde conseguiría el record de trece goles.

Fontaine y el Reims volvieron a participar en la Copa de Europa como vigentes campeones franceses y se citaron nuevamente en la final con el Real Madrid, que ya no sólo era el de Di Stéfano y Gento, sino también el de Kopa, que no pudo resistir la tentación de fichar por el imbatible equipo blanco. En Stuttgart, Di Stéfano y Mateos dejaron al Reims sin el preciado título continental (2-0).

Antes de descender definitivamente por segunda vez, el club sólo pudo alcanzar una final de Copa en 1977 que perdió ante el poderoso Saint-Étienne, intratable en Francia en ese periodo. Poco antes de consumarse la catástrofe, el 2 de enero de 1979, el Reims, que ya ocupaba el farolillo rojo, declaró suspensión de pagos tras una grave situación económica que puso al club al borde de la desaparición. La directiva tuvo que despedir a siete futbolistas y dos miembros del equipo técnico por una deuda que alcanzaba unos 420.000 euros. La afición no llenaba, ni mucho menos, el estadio Auguste Delaune, y el equipo se zambulló en una crisis institucional sin precedentes.

Stade de Reims 1949-50

A partir de ese momento, el club de la región de Champaña-Ardenas desapareció del mapa del fútbol francés. En una situación crítica, algunos futbolistas respondieron a las llamadas de socorro, como fue el caso de Carlos Bianchi, El Virrey, cuya segunda etapa pasó con más pena que gloria. No se dio por vencido el argentino y, tras colgar las botas en el Reims, se convirtió en entrenador del equipo durante tres temporadas, en las que no pudo consumar el ascenso a la Ligue 1. En 1991, el club fue descendido administrativamente a Tercera División y pasó los últimos años de la década en el Championnat de France amateur, la cuarta división.

Tras varias temporadas ejerciendo de equipo ascensor, el Reims regresó a la Ligue 2 en 2010, salvando decentemente la temporada y dirigido por Hubert Fournier, de 44 años y sin apenas experiencia en los banquillos. Sus futbolistas, en cambio, sí tenían experiencia en otras ligas europeas. Su segundo máximo goleador, Ghilas, con catorce goles, ya estuvo una temporada en el Celta y actualmente está cedido por el Hull City. También ha sido fundamental en el ascenso el centrocampista caboverdiano Odaïr Fortes, máximo asistente del equipo y cuarto de la liga. El máximo goleador del la Ligue 2 y del equipo con quince goles es el veterano Cédric Fauré. En la plantilla, el Stade de Reims maneja futbolistas de las nacionalidades más diversas, como el portero Kossi Agassa (Togo), Josué Balamandji (República Centroafricana), Bocundji Ca (Guinea-Bissau) o el ya Fortes (Cabo Verde).

El curso 2011-12 del Reims ha sido brillante. Lideró la clasificación durante diez jornadas cuando la temporada pasada apenas pudo mantener la categoría, y consiguió firmar un excelente arranque de liga al firmar cuatro victorias consecutivas entre julio y agosto. Finalmente, fue el Bastia quien ascendió como campeón, pero poco importó cuando los rojiblancos vencieron al Amiens a domicilio y certificaron su ascenso el 11 de mayo de 2012. Ya la jornada anterior, en su victoria ante el Mónaco (2-0), los aficionados invadieron el estadio Auguste Delaune anticipando lo que sería ya la fiesta definitiva.

La ciudad de Reims y su histórico equipo volverán a disfrutar, 33 años después, de la elite del fútbol francés cuando el balón vuelva a rodar para el Stade de Reims en Primera División el próximo 11 de agosto. Los tiempos dorados de Kopa y Fontaine quedan muy lejos, pero ahora están un paso más cerca de la gloria.

 Imágenes: Stidpmi/Tonton Jaja

Dejar respuesta