El sonido maldito de Guadalupe Plata

0
151

Escuchar a Guadalupe Plata es imaginarse una situación en la que alguien afila unos cuchillos muy grandes. Cuchillos que brillan en la oscuridad, mientras las notas de un blues diabólico y atractivamente sonoro hace que entres en una psicodelia apabullante. Mientras, un galgo sigiloso y casi invisible te mira desde la puerta, los cuchillos deben seguir afilándose para cortar bien la carne.

Guadalupe PlataGrabado en Austin, hace que mezclemos ese gusto por el blues, el rock profundo evangélico y ese toque andaluz folklórico en el que las guitarras, las armónicas y las voces filtradas por micrófonos antiguos hacen que sueñes con el sur, con paisajes de arcilla y galopes bien fuerte hasta el próximo bar, donde bailarás, sudarás y perderás el conocimiento.

No escoger título para un disco recuerda el gusto por lo antiguo, y la no declaración de intenciones, o quizás sí. Donde si se paran a escoger títulos son en las canciones. “Rezando”,’”Lamentos”, “Esclavo’” o “Jesús está llorando” denota su amor hacia temas relacionados con la iglesia, con la fe y las sensaciones terrenales. Quieren sonar turbios, con defectos, como si a la canción le salieran protuberancias y fealdades, pero son sólo un juego para decirnos que realmente tocan tan bien y tienen ese control sobre sus instrumentos. Ese gusto por la rebeldía oscurecida, por lo viejo y lo fantasmal, la necesidad de oscurecer las almas a través del rockabilly y el blues.

Suenan a España profunda, a cortijos en los que los huesudos galgos buscan desesperados su alimento, en el que las moscas atacan a los jornaleros y la música es tan necesaria para sacar los diablos afuera que dan ganas de quemarlo todo y volver a lo primitivo. Sonoridades, colores y matices muy crudos reflejados en una grabación en directo que duró tres días, a la que hacen sonar misteriosa, como si una presencia te contase al oído crónicas negras y no pudieras escapar de la lengua viperina de la serpiente. A destacar el guiño que realizan a uno de los grandes hitos culturales, “Los Santos Inocentes”, con esa estupenda canciones que es “Milana”. Por todo ese halo narrativo y esas canciones creadoras de imágenes, este nuevo material es un punto a favor en la creciente carrera de Guadalupe plata. Son buenos y lo saben demostrar.

Valoración: 7,5/10.
Título: Guadalupe Plata.
Género: Blues-Rock.
Discográfica: Everlasting Records.
Fecha de publicación: 14 de enero de 2013.

Imágenes cedidas por Everlasting Records

Dejar respuesta