El soñado oro olímpico de balonmano, objetivo final de Valero Rivera

0
66

La selección española de balonmano estará en los Juegos Olímpicos de Londres. El equipo entrenado por Valero Rivera, uno de los técnicos más laureados del balonmano mundial y líder desde el banquillo del mejor Barcelona de finales de la década de los 90, certificó su clasificación ganando el torneo preolímpico de Alicante el pasado fin de semana. Los triunfos sobre Serbia, actual subcampeona europea (30-27), Argelia (28-20) y Polonia (33-22) confirmaron la fidelidad del balonmano español con su cita olímpica, a la que no falta desde Moscú ’80.

España partirá como favorita en Londres

Es la de balonmano una de esas selecciones acostumbrada a sumar medallas. Resplandecen los éxitos en una disciplina que ha engordado el palmarés olímpico español con tres preseas de bronce en las últimas cuatro ediciones olímpicas, amén de otros títulos internacionales donde sobresale el Mundial de 2005. Pilares de los triunfos del combinado absoluto son los clubes, dominadores de la escena europea en los últimos veinte años; sucesivas generaciones de jugadores de primer nivel, y la estabilidad en los proyectos federativos.

Los Juegos ponen fin al periplo de Valero Rivera en el banquillo español. Es fácil suponer que la selección jugará como lo han hecho todos los conjuntos que ha dirigido el zaragozano. Un bloque construido desde la defensa, arte y especialidad de Rivero, procurará la participación equilibrada de unos jugadores generadores de recursos. El recién terminado Preolímpico ha servido para que España venza, convenciendo y con autoridad, los tres partidos disputados. Tres muestras más para exhibir consistencia y modelo definido.

La prueba de Alicante ha reafirmado el alto nivel competitivo de un proyecto al que sólo momentos puntuales han separado de glorias mayores. España, que ha rozado triunfos importantes en los últimos campeonatos internacionales, se ha visto perjudicada por la falta de liderazgo en los momentos clave. No ha encontrado la selección una estrella capaz de asumir la responsabilidad, y ahí puede haberse establecido la frontera que separa a un buen equipo de un conjunto campeón.

Durante el Preolímpico, Valero Rivera ha optado por dar mayor protagonismo a jugadores jóvenes en detrimento de “vacas sagradas” como Iker Romero, Juanín García o los lesionados Alberto Entrerríos y Roberto García Parrondo. Aunque el entrenador se ha apresurado a indicar que su equipo de trabajo lo forman 19 jugadores, nombres como Joan Cañellas, Juanjo Maqueda, Cristian Ugalde, Raúl Entrerríos o Dani Sarmiento empiezan a emerger como futuros líderes, probables depositarios de la responsabilidad de añadir nuevos éxitos a los ya conseguidos.

España será cabeza de serie en el sorteo olímpico que se celebrará en mayo. Evitará a Francia, también encuadrada en el bombo 1. En total, se formarán dos grupos de seis equipos, y de cada uno de ellos se clasificarán cuatro, que dirimirán en cuartos de final qué selecciones disputan los encuentros por las medallas.

Londres pondrá el punto final a un proyecto que empezó en 2008, unos meses después de que España consiguiera su tercer bronce en los Juegos de Pekín. Valero Rivera, con treinta años de carrera en los banquillos, afrontará una cita que siempre genera las máximas expectativas y buscará poner el broche de oro a dos trayectorias, la suya propia y la de una selección acostumbrada a los triunfos.

Fotografía: Stephane Pillaud (EHF)

Dejar respuesta