Cuando es necesario un pequeño homenaje

4
486

El próximo 15 de noviembre La Huella Digital cumple siete años desde su fundación, convirtiéndose en una referencia como revista universitaria hecha por y para universitarios. Por la publicación han ido pasando numerosos colaboradores, en su mayoría jóvenes estudiantes de Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM, que han tenido su primera oportunidad como redactores en este medio de comunicación.

El profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Ángel L. Rubio Moraga, es el director de esta revista, y de otros proyectos universitarios y empresariales como La Lupa Digital. Doctor en Ciencias de la Información por la UCM y Licenciado en la Rama de Periodismo por la misma Universidad, en la actualidad ejerce como profesor de las asignaturas de Historia del Periodismo Universal e Historia del Periodismo Español en la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM.

Ángel ha sabido inculcar a sus alumnos de Periodismo la ilusión y el amor hacia esta honorable profesión, desde la entrega y la pasión en su docencia, en su forma de mirar al alumno y en su insistencia por tender puentes a los sueños de aquellos jóvenes que han pasado por sus clases o por la revista universitaria La Huella Digital, aquella plataforma de espíritu libre que en muchos casos ha significado la primera y la única alternativa en una Licenciatura en la que brillan por su ausencia las prácticas, las oportunidades desinteresadas como esta o una mínima infraestructura en la que desarrollar las habilidades profesionales de futuros periodistas.  

Algunos alumnos o ex alumnos han querido brindarle un sincero homenaje en la red social Facebook, mediante páginas como Lo que Ángel L. Rubio significó para mí o Yo también adoro a Ángel Rubio, la Voz. Es el ejemplo de Andrés León, uno de sus pupilos que expresa su gratitud sin ambages: “Ha sido el único que se ha dignado a crear una alternativa para los que estudiamos en la Complutense podamos escribir y ver publicado lo que escribimos. Un trabajo y un esfuerzo que ha visto serias trabas en la administración universitaria, que se vanagloria de enseñar la linotipia pero carece de estructura y conocimiento para enseñar nuevas tecnologías. Ángel Rubio es el progreso, el futuro de la Facultad. Un gran profesor y un gran profesional”.  

Son muchos los alumnos y los antiguos alumnos de Ángel Rubio, algunos de ellos habrán alcanzado ya sus metas, varios ni siquiera han podido tener la oportunidad por los tiempos que corren tan tristes para el Periodismo, y otros estarán luchando por esa ilusión de convertirse algún día en periodistas. Un sueño eterno que este profesor siempre ha sabido inspirar, como asegura Silvia C. Carpallo: “Si he cumplido este sueño es, en parte, gracias a la gente que me ayudó a conservar el amor por esta profesión, y entre ellos está Ángel Rubio”; o Romy Hidalgo Marchione al afirmar que “transmite su pasión por la historia, por el periodismo, por la vida”.  

En la misma línea, Ainhoa Amo confirmó que “a pesar de ser realista no trataba a toda costa de quitarnos la esperanza de convertirnos en eso algún día no muy lejano…”, y Mercedes Hernández Gayo certifica que: “Ángel Rubio es de esos profesores que te recuerdan por qué elegiste y quisiste ser Periodista; de esos profesores que te reconcilian con la Universidad y te hacen tener aún esperanzas en ella…”. Una gran persona y un gran profesor que nunca ha parado de mover iniciativas para incitar a trabajar, como asegura Ignacio Ballestero Medina, y por eso sus clases siempre están llenas de alumnos orgullosos de estudiar sus asignaturas, orgullosos y agradecidos de ser periodistas como es el caso de Valle Avilés Pinedo, María Jesús Pérez Girón, Silvia Cornejo Brito, Isabel Vilches, Jennifer Karime Gutiérrez Martínez, Javier Leo, Belén del Hoyo Martín, Pablo M. Ballesteros, María Martín-Consuegra Loro o Ana Díaz entre otros muchos nombres famosos o anónimos.

Ahora que su pequeño proyecto periodístico llega a su séptimo aniversario es el momento de capitular y reconocer en la justa medida lo que Ángel L. Rubio Moraga ha significado, significa y significará para todos sus alumnos y alumnas de Periodismo. Alberto Roventy no pudo expresarlo mejor: “Su actitud y su compromiso con la enseñanza era su triunfo. El triunfo de los que enseñan que no todo está perdido y que cada alumno al que da clase es una nueva esperanza en el futuro”. Gracias.

4 Comentarios

  1. Bien redactada la nota. Realmente, la revista merece esto y mucho más. Un aprendizaje constante, una búsqueda por conocer la verdad, por informar, entretener, opinar, dar a conocer, difundir, simplemente comunicar. Estas características encierran tanto al medio como a los redactores que pasan, llegan, regresan. Estoy desde octubre del 2009 y he visto parte de la evolución de “La Huella”. Es admirable el trabajo de Ángel y de los redactores. A distancia, mi más sincera felicitación y… ¡a seguir escribiendo!

  2. Sentido y merecido homenaje a Angel Rubio que ha hecho posible que muchas personas sin experiencia avances en sus labores periodistas, y que sin nada a cambio a otorgado la oportunidad de realizar unas ‘practicas’ no descritas en ningún lugar de la teoría universitaria. Por eso y por mucho más, mi sincera enhorabuena a la página y a Angel Rubio.

  3. Simplemente: es un honor ser del equipo de La Huella, y haber tenido la oportunidad de trabajar para Angel Rubio. Tengo mucho que agradecerle, tanto que no cabría en una página.

  4. Es cierto que no hay palabras para expresar la gratitud que muchos de nosotros sentimos hacia él. No sólo es un profesor que hace que las clases de Historia del periodismo te lleguen a encantar, no sólo ha hecho y hace lo imposible para que los alumnos no pierdan la motivación que les llevó a entrar en esta carrera, que se impliquen y que además lo hagan con ganas.
    Es, además, una persona con un corazón tan grande que no sé como hace para que le entre entero en el pecho.
    Yo llegué tarde a La Huella, pero llegué, por suerte, y fue él quien me dijo “Nunca es demasiado tarde”. Me siento muy orgullosa de formar parte de este equipo, y cualquier cosa que se pueda hacer para devolver a Ángel el favor es poca.

Dejar respuesta