El sentido de la amistad se cuestiona en “Un amigo para Frank”

0
99

un amigo para frank

Jake Schreier presenta el próximo 24 de mayo en España Un amigo para Frank, la increíble historia sobre un anciano y su robot, que enseña que éstos últimos no son tan amenazadores y fríos como parecen.

Frank (Frank Langella) es un anciano solitario y cascarrabias que lleva una vida tranquila y totalmente dedicada a los libros, los cuales son su pasión. Pero sus continuas pérdidas de memoria hacen que sus hijos Hunter (James Marsden)  y Madison (Liv Tyler) se decidan a comprarle un robot que le ayude en sus tareas diarias.

Frank, que no es amigo de las tecnologías, no acepta la presencia de la máquina, pero al final consigue entablar una gran amistad y le enseña alguno de sus trucos que aprendió cuando ejerció como ladrón de joyas en el pasado. Este hecho hace que en Frank se despierte de nuevo su pasión por volver a realizar dicha actividad y comienza entre el humano y el robot una relación de complicidad inocente pero que, sin quererlo, puede generarle ciertos problemas.

Basada en un futuro no muy lejano, se plantea la posibilidad de que los robots estén programados para realizar las tareas de la vida diaria de los seres humanos.

Esto puede parecer normal e incluso positivo hasta que el espectador se da cuenta de que el robot del protagonista no es como los demás, puede entablar conversaciones racionales e incluso tomar decisiones libremente. Ello facilita la amistad entre Frank y la máquina, que es representada como una verdadera, escapándose de los convencionalismos que tienen los humanos. Nos preguntamos entonces sies ético que una persona y un robot tengan tan buena relación haciendo que el contenido de la película sea tan rico que no haya tiempo para el aburrimiento.

Esta relación que es tan pura, no es de ningún modo fantástica, ya que el propio robot comenta que aunque hable con Frank como si de un humano se tratase, al fin y al cabo es una máquina que no tiene sentimientos.  Esto puede verse de manera positiva o negativa según la opinión del espectador.

Tanto Frank como el robot tienen un papel perfectamente delimitado, marcando el lugar de cada uno en la historia. Los hijos, que no entienden como su padre puede ser amigo de un robot, son representados como personas más cerradas en cuanto a la relación hombre-máquina. Finalmente, hay que decir que el resto de los elementos de la película son correctos en cuanto al seguimiento de la historia.

Es un filme en el que el espectador puede disfrutar de un momento agradable mientras  ve una película que se sale de lo común en cuanto al contenido se refiere.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=A23RYtdP2U4[/youtube]

Imágenes de Park Pictures

Tráiler de A Contracorriente Films

Dejar respuesta