El Sáhara, unido más que nunca

0
226

El joven saharaui de 14 años ,tiroteado por las fuerzas de seguridad marroquíes el pasado 24 de octubre, vuelve a poner nombre, apellidos y rostro a la tragedia que miles de personas viven cada día en el Aiún.

Se trata de un ejemplo más que hace recordar a la comunidad internacional la existencia de un pueblo que a pesar de las represiones que vive no ha dejado de luchar ni un sólo instante.

Hoy día se calcula que cerca de 20 mil saharauis encabezan la que es hasta la fecha la mayor protesta después de que España lo entregara Marruecos en 1975. Esta vez no piden llegar a ningún acuerdo político-independentista, sólo imploran que se respeten dos de los derechos básicos del hombre: el derecho a una vivienda y el derecho al trabajo.

El ministro de asuntos exteriores marroquí Taib Fasi Fihri, declaraba recientemente en España que su país ya ha comenzado un diálogo con los manifestantes, pero entonces… ¿ por qué no permitió Marruecos a varios periodistas españoles la entrada al Aiún para informar sobre los hechos? ¿ Es lícito que un país cambie sin más el vuelo de estos periodistas sin dar explicación alguna? ¿ De verdad Marruecos tiene el poder de tomar este tipo de medidas sin nadie haga nada al respecto?

Estas acciones pueden ser calificadas como un auténtico atentado contra la libertad de expresión y por consiguiente un atropello a la democracia. Así también lo avala la presidenta de la Federación de Asociaciones de periodismo en España, que añade que los medios de comunicación españoles son libres y por tanto no sólo tienen el derecho sino también la obligación de informar sobre lo que está ocurriendo hoy día en el Sáhara.

Ante esto el ministro marroquí se atreve incluso a acusar a la prensa española de informar mal sobre su país cuando ni siquiera han dejado a los periodistas hacer bien su trabajo y enterarse bien de lo que está ocurriendo presenciando el escenario de los hechos. Se limita por tanto a afirmar que si no ha dejado a la prensa acercarse al campamento es para facilitar la negociación con los manifestantes.

Por su parte, la recién incorporada ministra de exterior Trinidad Jiménez no parece mostrar indignación ante ello. Asegura que España no se manifiesta ni a favor de un bando ni de otro pero que espera que se llegue a un acuerdo pronto, sin exigir a Marruecos una explicación coherente de lo sucedido con los periodistas.

Entre tanto ,varios activistas continúan dando muestras de apoyo al pueblo saharaui , por ejemplo en el Campus Universitario de La Laguna llevan días acampados un grupo de profesores y alumnos para solidarizarse con la causa. Además hasta el mismísimo Javier Bardem se ha plantado en la Moncloa para presentar 230 mil firmas (entre las que destacan la de Almodóvar o Serrat )y un manifiesto en el que exigen una solución pacífica y justa para el pueblo saharaui. Pero por lo pronto a todo esto se hace oídos sordos. El gobierno español parece no querer entrar en un conflicto que en realidad le afecta directamente y por lo que se refiere al resto de la comunidad internacional parece no preocuparle demasiado la situación.

Estas semanas Sáhara ha sido noticia pero en los días próximos es muy probable que vuelva a caer en el olvido como lleva ocurriendo años. Pero sin duda se trata de un pueblo que no abandonará su lucha tan fácilmente y por lo pronto ya ha dado un gran paso organizando una movilización de tal magnitud y con la que los saharauis han demostrado estar ahora más unidos que nunca.

Fuentes:
www.elpais.com
www.europapress.es
www.tve.es
www.abc.es

Dejar respuesta