El ritmo eficaz del favorito

0
97

Rafa Nadal ha certificado el pase a los cuartos de final tras imponerse al tenista ruso Mikhail Youznhy en dos mangas (6-2, 6-3) y poco más de una hora de juego. Con esta victoria, el tenista balear mejora el resultado que obtuvo en la pasada edición del Mutua Madrid Open. Hoy luchará por un puesto en las semifinales frente al alicantino David Ferrer, que venció a Tommy Haas en un encuentro vibrante (7-5, 4-6, 6-4). La sorpresa de la jornada la protagonizó el japonés Kei Nishikori, que eliminó al vigente campeón Roger Federer (6-4, 1-6, 6-2).

Inició Nadal el miércoles su periplo en Madrid con una victoria de no muchas revoluciones y velocidad controlada frente a Benoit Paire. Renqueante y molesto de la rodilla, el actual número cinco mundial apostó en el partido de segunda ronda por subir un punto la velocidad. Y en algunos pasajes del partido apareció la intensidad característica del manacorí, la fuerza habitual del gran dominador de la tierra batida. Sin excesivas alharacas, pero con autoridad, brindó una tarde plácida a la Caja Mágica, que casi completó su aforo.

Golpe de drive de Rafa Nadal (26). Fuente: Mutua Madrid Open
Golpe de drive de Rafa Nadal (26). Fuente: Mutua Madrid Open

No supuso traba alguna el buen momento de Youznhy, que venía de vencer al siempre capaz sobre arcilla Nicolás Almagro. Nadal se dispuso profundo, largo y variado. Apostó primero el jugador local por variar la dirección de sus golpes, alternando los perfiles del ruso y buscando hacer ancho el fondo de la cancha, para obligar a que su contrincante se desplazara desde una esquina hasta la otra. Quiso Rafa ganar con el lento y eficaz desgaste de una gota que cae detrás otra. Y tomó ventaja pronto, después de romper el servicio de Youznhy en el tercer juego del primer set.

La comodidad de Nadal era el malestar de su oponente. El tenista ruso estaba siendo obligado a un vaivén permanente. Youznhy no podía golpear con ventaja y hallaba verdaderas dificultades para capitalizar la iniciativa de los puntos. Varió Nadal sus ataques, y empezó a enviar pelotas muy largas sobre el lado izquierdo del rival, buscando castigar su revés. En el séptimo juego volvió a ganarle al ruso el saque y dejó el set casi rubricado. Terminó de sellar la primera manga con una preciosa contradejada de revés a una mano. 32 minutos de monólogo.

Una versión fiable y eficaz había exhibido el español. Sin necesitar de sus mejores golpes, ni de un ímprobo esfuerzo físico, había minimizado al impreciso e impaciente Youznhy. La segunda manga comenzó con un guión calcado al del primer set: repitiendo rotura de saque Nadal en el tercer juego. Ahí pudo haber muerto el partido. Cuando Nadal empezaba a gustarse, cuando buscaba poner la pelota en el ángulo más difícil, cuando amagaba con regalar belleza a una hinchada que le idolatra.

Pero renació el ruso. Arreó y le devolvió el break a Nadal. Empató el segundo set y pudo así alargar un partido en el que su presencia había sido testimonial. La bofetada sacudió el letargo y obligó a Nadal a esforzarse. No volvió a ceder un juego el principal favorito y cerró el choque en 1h14m. Remató, artista, con una dejada que puso punto y final al partido. Pasó la frontera que el año pasado le cerrara Fernando Verdasco.

Roger Federer compareció en la pista central después de Nadal. El suizo fue sorprendido por el japonés Kei Nishikori. El vigente campeón no podrá revalidar su título en la capital española. El tenista nipón se mostró confiado y muy seguro con su servicio. Federer, carente de ritmo de competición (en torno a los dos meses de inactividad), no pudo resistir las embestidas de un rival mandón que le obligó a jugar muy lejos. Tras la eliminación de Djokovic a manos de Dimitrov, la del suizo supone la segunda gran sorpresa del Masters de Madrid.

La representación masculina española sufrió la baja de Verdasco que cayó ante el francés Jo-Wilfried Tsonga (4-6, 6-3, 6-2). Por su parte, David Ferrer se llevó un partido precioso, disputado y con golpes espectaculares frente al alemán Tommy Haas y se enfrentará esta tarde a Nadal por una plaza en las semifinales.

Dejar respuesta