El regreso de Revenge, ¿merecerá la pena?

0
114


Divinity comienza a emitir la tercera temporada de la serie Revenge. Tras una floja segunda temporada espero que esta serie, basada en la venganza, vuelva a sus orígenes y consiga que nos sigamos adentrando tanto en los sentimientos de Emily, que entendamos que es lo que la lleva a actuar de esa manerarevengeVuelve Revenge y no sé si considerarlo una alegría o una desgracia, ¿por qué os preguntareis? Muy fácil, si veo que la están echando en televisión tengo que verla, me guste o no, porque a lo mejor me encuentro con alguna sorpresa durante la temporada que me haga decir que ha merecido la pena verla. Eso fue lo que pensé cuando vi que la segunda temporada no se asemejaba al buen sabor de boca que me había dejado la primera temporada, y continué viéndola hasta el final. Ahora que veo que la serie vuelve a la televisión, en concreto al canal Divinity de Mediaset, me encuentro con el mismo dilema, pero no puedo evitarlo, tengo que verla y lo haré. No es preocupante, me pasa con todas las series que empiezo a ver, sean buenas o malas.

Haciendo memoria y poniendo en contexto, esta es una historia de pura venganza. La inicia Amanda Clark, la hija de un hombre que es víctima de una conspiración en la que fue culpado de un crimen que jamás cometió. Amanda quedará encerrada en un centro juvenil del que saldrá con otro nombre, Emily Thorne y con muchas ansias de venganza contra todos los que estuvieron implicados en aquel asunto. La trama principal se centra en cómo Emily va haciéndoles desaparecer y también en cómo consigue adentrarse en la adinerada familia de los Grayson, que son el punto de mira de la protagonista y los padres de la familia, Conrad y Victoria, los principales culpables. Ella solo contará con la ayuda del genial Nolan, que es el que se encarga de sacarla de muchos apuros. Entre medias encontramos alguna que otra trama romántica que no aporta mucho, pero quedan relegadas a un segundo plano ya que el argumento es muy potente y no se deja ensombrecer.

En esto consistió la primera temporada, en un argumento inspirado en la novela de Alexandre Dumas, El conde de Montecristo y con algunos rasgos a o Kill Bill. Y bueno, hasta aquí tengo que decir que todos contentos –los que la seguíamos claro está-. El problema vino de la mano de una exitosa audiencia en Estados Unidos que obligó a hacer una segunda temporada y con ella, se fastidió el invento. Esto es lo que suele pasarle a la mayoría de las series pero claro, para ello tienes que tener sorpresas preparadas para hacer que en las demás temporadas aumente la intensidad de la trama o por lo menos la iguale. El resultado de la segunda temporada en general no igualó ni superó mis expectativas, algunos detalles sí que me gustaron pero nada que ver con la primera temporada. Por lo tanto, espero que esta temporada que comienza me devuelva el buen sabor de boca con el que empecé a verla y os pueda decir que ha merecido la pena verla.

 

Fotografía tomada por:  http://en.wikipedia.org/wiki/File:Revenge_Logo2.png

 

Dejar respuesta