El Reggaeton y los atentados contra el buen gusto

0
180

Cada persona debe tener sus propios gustos para forjarse una personalidad. Todos y cada uno de nosotros somos diferentes y eso nos hace especiales, irrepetibles, únicos. Por ello se deben respetar los gustos de los demás, yo por ejemplo respeto a la gente que le gusta el Reggaeton, pero creo que deberían estar todos hacinados en la Isla del Diablo.

La música es un término muy amplio, una maravillosa forma de expresión tan antigua como el propio ser humano, pero últimamente se le llama música a toda manifestación sonora de mal gusto. Debemos dejar claro que el Reggaeton no es música, además, no sé por qué tienen que utilizar la palabra Reggae, ¿o es que alguien ha visto algún tipo de similitud entre el No woman no cry de Marley y el Dame más gasolina?; le pegaría mucho más llamarse Tocinón o algo por el estilo.

Ya que las letras son uno de los pilares básicos de esta mugre disonante, expongamos alguna que otra muestra que he podido observar en www.youtube.com para ir metiéndonos en ambiente. Unos tipos que se hacen llamar “Chulin Culin Chunflai” –no me he inventado el nombre, se llaman realmente así- nos dejan cosas como esta: “ella no come maíz pero le encanta la mazorca”, “me gusta como guaya tu papaya” o “asalto cuatro bancos y me tiro por un barranco”, sin duda un singular ejemplo de rima consonante, emulando a García Lorca. Otro hombre, un personaje ciertamente desafinado y bastante esperpéntico, un tal sir Speedy –si pueden ver el video siéntelo no se lo pierdan, es una especie de Cañita Brava en versión hip-hop, no tiene desperdicio- nos dice: “siéntelo el orgasmo que ya he cometido, eyaculando mi luz como la primera vez, ya ves, ya ves, aquí me encuentro otra vez”, la verdad es que preferiría no tener que presenciar a este eyaculador lumínico en acción, serían necesarias unas buenas Ray-Ban sunglasses para aliviar los cegadores destellos de sus genitales. Nicky Jam, un pajarraco no menos curioso que los anteriores, recita a la vez que abofetea las nalgas de una señorita: “quiero que te muevas en la cama como quiera, sabes que estas muy buena, tú no eres una cualquiera”, la chica se ha tenido que quedar a gusto, galanterías como ésta no se dicen todos lo días, el amigo Nicky Jam es sin lugar a dudas un gentleman de los de antaño, de esos que ya no quedan, un Clark Gable de barrio.

Además, en los videos se puede aprender un montón sobre anatomía femenina, todo al descubierto. Estos macarras de feria no se andan con chiquitas, suelen ir acompañados de cuatro, cinco, seis o veinte mujeres que no paran de agitarse en plan “baile de san Vito”, y ellos, como no, aprovechan para darles algún que otro cachetazo de vez en cuando, en resumen, un espectáculo lamentable. Yo por ello sigo recomendándoles que respeten los gustos de los demás, que sean tolerantes con sus semejantes, lo cual no está reñido con repudiar el Reggaeton y afirmar que sus seguidores tienen una más que dudosa orientación musical. Salvemos la música de este tipo de atentados.

1 Comentario

  1. oye solo que tu seas homosexual para que no te gusten las mujeres y se esten quejando de eso nada mas, es un genero ke solo se usa para las fiestas,dicen ke son letras vacias pero el reggaeton no pretende ser serio, ustedes son los ke le dan tanta importancia. informate chulin culin…. no es un grupo es la cancion

  2. Aprecio mucho el hecho de que participes, siento haber herido tus sentimientos o gustos personales. No soy homosexual, algún problema si lo fuese? eres a caso un homófobo? Es muy macho abofetear en el culo a las mujeres? prefiero la homosexualidad -te aclaro que no es una enefermedad o un defecto- a participar en espectáculo en el que la mujer se representa como un trozo de carne.

Dejar respuesta