El Real Madrid salva el ‘match-ball’

0
90

Unas sorprendentes actuaciones de Novica Velickovic y Sergio Rodríguez hicieron posible que el Real Madrid ganase al Caja Laboral (66-76) y empatase la eliminatoria de semifinales de la Liga Endesa. El acierto desde la línea de tres del conjunto blanco en el tercer cuarto y el desacierto local desnivelaron la balanza del lado merengue.

Velickovic está siendo un factor clave en los 'playoffs'

El cuarto partido llegaba marcado por la polémica con los árbitros y sus malas actuaciones, con disputas entre Josean Querejeta y Juan Carlos Sánchez, hasta que el espectáculo entró en escena y dejo atrás los temas extradeportivos. Con un juego abierto, el dominio en la zona de Ante Tomic, la rapidez en la pista cuando coincidieron Sergio Llull y Sergio Rodríguez y, sobre todo, un alto porcentaje en triples, el Real Madrid salvó el primer ‘match-ball’, poniéndose con todo a su favor para llegar a la ansiada final.

El partido comenzó con ritmo y dio pistas de cómo iba a desarrollarse. Los de Dusko Ivanovic no querían desaprovechar la oportunidad y darle una alegría una hinchada, que se volcó con el equipo. Y así fue con un Maciej Lampe que empezó a calentar la muñeca y contribuyó al despegue de su equipo, que terminó el primer cuarto con una ligera ventaja (26-21).

Siguió así la tónica del partido en el segundo periodo. Los de Vitoria, con un acierto en el tiro casi perfecto, pusieron la máxima diferencia en el minuto cinco (35-26). Tuvo que salir Nikola Mirotic, que volvía recuperado totalmente de su lesión, para ejercer de líder y echarse a su espalda al Real Madrid en el mejor momento posible. Con un parcial de 0-6 en los minutos finales, puso al equipo blanco a tres puntos tras finalizar la primera parte (38-35). El partido, incluso, podría haberse igualado si Llull no hubiese errado un triple sobre la bocina tras una pérdida infantil de Mirza Teletovic, desaparecido en toda la eliminatoria, algo que está acusando mucho el cuadro vitoriano.

Con dos ‘Sergios’ mejor.
El rey de la orquesta baskonista, Prigioni, siguió dando lecciones de cómo hacer baloncesto de calidad. Con cuatro puntos seguidos suyos, un robo y su liderazgo, volvió a aumentar la diferencia en el marcador con un 8-0 de parcial. El conjunto madridista no se vino abajo con los arreones del Caja Laboral y, a bases de triples, decidió el partido a su favor. La entrada en pista de los dos ‘Sergios’, Rodríguez y Llull, dio un soplo de aire fresco que terminó en remontada blanca, posible también gracias a Velickovic, el mejor del Madrid con 22 puntos, 5 rebotes y 22 de valoración. El serbio despierta de su largo letargo y se está erigiendo como figura importante en estos ‘playoffs’.

El Caja Laboral se veía superado y su impaciencia esta vez le hizo errar demasiado, sobre todo debajo del aro, algo que en la primera mitad parecía imposible que pudiese suceder. Esta precipitación la aprovechó el conjunto blanco y aumentó su ventaja, que llegó a la máxima diferencia tras una eléctrica jugada de Llull. El rebote fue otra arma para que el Real Madrid se fuese de Vitoria con el objetivo cumplido de empatar la eliminatoria y decidirla en el Palacio de los Deportes.

Fotografía: Lino González (ACB Photo)

Dejar respuesta