El Real Madrid golea y pone pie y medio en la final de Copa

1
84

Los goles de Insúa y Miranda tras desviar sendos disparos madridistas, sumado a un inspirado Jesé, hacen que los blancos se tomen la revancha de las dos últimas visitas de los atléticos al Bernabéu. Un Real Madrid que controló el juego y el tiempo en todo momento, contrastó con un Atlético irreconocible que no le queda más remedio que tirar de épica en un partido de vuelta sin Diego Costa.

Ángel Di María (25) brilló en la victoria copera ante el Atlético de Madrid. Foto: Alejandro Ramos (flickr)
Ángel Di María (25) brilló en la victoria copera ante el Atlético de Madrid. Foto: Alejandro Ramos (flickr)

Viendo los últimos precedentes de los atléticos en el Santiago Bernabéu nadie imaginaba un desenlace de este tipo. Todo lo alejado de un partido igualado se escapaba de la mano del espectador, y así fue, tal y como refleja el marcador (3-0). El Real Madrid aprendió de los errores del pasado, y esta vez salió con la intensidad que merece un partido y rival de estas características. Bien es cierto que desde el inicio se vio que el equipo rojiblanco no estaba, bien por cansancio bien por acierto de los blancos, pero no mordía y presionaba como acostumbra la salida de balón de los locales.

Dicho esto, se daba paso a una primera mitad en la que ninguno de los dos equipos dominó apabullantemente a otro, pero la sensación era que si tenía que entrar un balón en la portería, esa sería la de Courtois. Y llegó a través de un método que no es muy habitual: disparo de fuera del área de Pepe que golpea involuntariamente en Insúa y besa la red. Ocurrió en el minuto 16 y hasta el descanso el partido siguió con el mismo guion. Más tensión que fútbol en una primera parte donde se vieron muchas cuentas pendientes entre Diego Costa y los centrales madridistas (Pepe y Ramos) y en el que Arbeloa debió ser expulsado.

Y con estos prolegómenos, comenzó una segunda mitad en la que Simeone debió alentar a sus jugadores más que nunca y hacerles ver que marcar un gol en campo rival dejaría muy abierta la eliminatoria. Tras la reanudación, consideró dejar en el banquillo a un recién llegado Diego Ribas y meter velocidad y fuerza con el ‘Cebolla’ Rodríguez.

Las consecuencias positivas para los colchoneros no llegaban, y el Real Madrid seguía dominando, esta vez con mayor claridad y con unas cuantas marchas más a través de jugadores como Di María o Jesé. De estos dos jugadores llegó el segundo gol: pase al hueco medido del argentino para que con la puntera el canterano batiese la portería atlética de nuevo. Las oportunidades y la efectividad de cara a gol que está teniendo Jesé en los últimos partidos, y sobre todo ante equipos de renombre, están siendo brutales. Barça, Valencia, Athletic y Atlético de Madrid ya lo han sufrido.

Los blancos ganaban por dos goles y aún no había tenido que aparecer su gran estrella y Balón de Oro, Cristiano Ronaldo. Esto dice mucho y bien de los blancos, en la que jugadores como Luka Modric, que ha tomado el mando de este Real Madrid desde hace unos cuantos partidos, y con el desborde y regate de dos hombres como Jesé y Di María, estaba siendo más que suficiente para decidir a su favor el encuentro. En cambio en el Atlético de Madrid, el doble pivote Gabi-Koke no conseguía dar pasos hacia adelante, Raúl García no llegaba al área con opciones claras, y Arda Turán y Diego Costa habían desaparecido con la conclusión de la primera parte.

La casi sentencia de la eliminatoria, que se intuía muy cerca, llegó de nuevo tras una jugada de mala fortuna de los rojiblancos. Tiro de Di María, que de nuevo golpea en la zaga -esta vez en el central atlético Miranda- y vuelve a descolocar a Courtois. En definitiva, el Real Madrid comenzó liderando desde la defensa, pasando por el mediocampo y terminó en el ataque. Al Atlético no le queda más remedio que conseguir una gesta ante su afición y con la inestimable ayuda de alguien más, y ese será sin duda, Luis Aragonés desde el cielo. 

1 Comentario

Dejar respuesta