El Real Madrid acaba la primera vuelta a tres puntos de Barça y Atleti

0
109
Pepe (30) anotó el gol de la victoria blanca frente al RCD Espanyol. Foto: Jan S0L0 (flickr)
Pepe (30) anotó el gol de la victoria blanca frente al RCD Espanyol. Foto: Jan S0L0 (flickr)

Tras el empate de culés y colchoneros el pasado sábado (0-0 en el Calderón) el equipo madridista tenía a su alcance reducir la ventaja de cinco a tres puntos y no falló. En Cornellá-El Prat consiguió un valioso 0-1 ante un buen Espanyol, que le complicó mucho las cosas y dejó ver las carencias que aún muestra el Madrid de Ancelotti.

El equipo de Aguirre, que dirigió a los suyos desde la grada por sanción, se mostró concentrado y seguro en los primeros compases del encuentro poniendo en aprietos a los del técnico italiano. Imponiendo un ritmo muy alto encaraban los pericos con osadía la portería de Diego López ante un Madrid, que se mostraba incómodo y desacertado. Ocasiones para Benzema, Di María, Modric y un gris Ronaldo fueron respondidas con acciones en las que los locales se zafaban con facilidad de Alonso, Ramos y Pepe. Modric paró con falta una de aquellas acometidas y recibió, en el minuto 12, cartulina amarilla.

Stuani pudo marcar en el minuto 13 con un cabezazo que desquició a un Ancelotti que no hacía mas que dar órdenes a Marcelo en la banda, pero el rival seguía dominando el juego, controlando el centro del campo y utilizando de un modo muy práctico las bandas. Sólo les faltaba el gol.

El Espanyol protestó una falta al borde del área sobre Córdoba en el 17 cometida por Pepe pero no se señaló. En el 18 una jugada de clase de Benzema que realizó dos controles por la banda y cedió un gran pase a CR7 en boca de gol que el portugués no pudo rematar metió a los blancos en el partido. Cerca del 20 Di María lanzó un gran tiro que no entró y la jugada siguiente Córdoba se fue a gran velocidad de la defensa pero su tiro salió desviado por la parte izquierda de la portería de Diego López. En el 21 no faltó la ovación para Dani Jarque y todo el estadio le rindió un emotivo aplauso.

El Madrid atacaba pero no encontraba verdaderas ocasiones de peligro. En el 31 CR7 lanzó un derechazo que parecía imparable pero Kiko Casilla pudo desviarlo fuera de portería. Fue sin duda la jugada más clara para los de Ancelotti. El Espanyol bajó la intensidad y el Madrid llegaba con más sencillez. En el 35 una mano de Fuentes al borde el área provocó una falta que lanzó Ronaldo y un gran Casilla la despejó con los pies.

En el 41 una contra magnífica de Modric con Benzema, Di María y CR7 pudo suponer el 0-1 y en el 43 un mal despeje de Víctor Sánchez pudo aprovecharlo Modric pero arregló su error y en la jugada siguiente Álex Fernández disparó contra Diego pero no logró acertar. En la primera mitad el Madrid fue de menos a más como ya comienza a ser costumbre. Los mejores fueron Córdoba y Stuani para el Espanyol y Modric y Di María para el Madrid.

El encuentro se reanudó y en los cinco primeros minutos mostraron a un Espanyol menos atrevido. En el 9 Stuani realizó una dura entrada sobre Carvajal que pudo costarle cara al canterano blanco, que se recuperó sin aparentes problemas. La falta la tiró Modric y Pepe, de cabeza, anotó, solo en el área, un gran gol que supuso el 0 1 para el Real Madrid.

Los blancos comenzaron a presionar pero los blanquiazules, aún sin acierto, no se arrugaron y apostaron por un doble cambio en el 19. Alfredo Tena sacó a Álex Fernández y entró Simao y salió Torje y dio entrada a Lanza. En el 31 entro Jesé por Bale y el partido enloqueció. Un ataque blanco seguía a uno perico pero a pesar de la emoción ninguna oportunidad significó verdadero peligro. En el 38 salió Stuani y entró Pizzi y en el 43 una larga ocasión blanca pudo suponer el 0 2 con disparos de Benzema (que abandonó el campo por Illarramendi en el 44) y dos veces Cristiano pero no entraron.

Los últimos minutos (Carvajal salió y entró Arbeloa en el 45) fueron un vendaval perico ante un Madrid, gris y fallón, que se defendía como podía. Un disparo de Javi López asustó a los de Ancelotti que cerraron el duelo con una carrera de CR7 que mostró su potencia  y entrega a pesar de no tener su mejor noche. Tal vez hoy recoja el Balón de Oro en Zúrich y quién sabe si el portugués se desquitará celebrándolo haciendo su famoso ‘saludo del comandante’ ante la presencia del presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

El miércoles ante Osasuna en El Sadar (a las 21.30 horas) será la próxima cita para el Real Madrid, en el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey (2-0 en la ida para los blancos). El sábado (a las 16.00 horas) se enfrentará en Liga a un Betis en sus horas más bajas en el Benito Villamarín. 

Dejar respuesta