El ‘rascasuelos’ podría salvar el patrimonio histórico de la capital de México

1
226

Un estudio de arquitectos de México ha diseñado un rascacielos subterráneo de trescientos metros de profundidad y unos 65 pisos bajo el Zócalo de la capital azteca ante la falta de espacios libres, la abundancia de patrimonios históricos y las prohibiciones jurídicas a la hora de demoler antiguos edificios y construir bloques con más de ocho pisos.

Plaza de la Constitución de México

Búnker Arquitectura, un estudio de jóvenes innovadores de México, ha propuesto un diseño original para tratar de oxigenar y renovar el centro de la ciudad. México D.F. es una urbe sin terrenos libres y con un importante patrimonio histórico, donde las leyes federales y locales prohíben demoler los edificios y construir nuevos inmuebles con más de ocho plantas. Para salvar todas estas trabas surge el proyecto del “Rascasuelos”, una pirámide invertida que alcanzaría los trescientos metros de profundidad y sería cimentada debajo de la Plaza de la Constitución, una de las más grandes del mundo.

El edificio contaría con un hueco en el centro tanto para permitir el acceso de la luz solar a cada una de las 65 plantas que se estiman posibles, como para poder ventilar la construcción al completo. Su edificación supondría un gasto aproximado de 550 millones de euros y su superficie sería de 775.000 metros cuadrados, pudiendo albergar en su interior a miles de personas.

Si este proyecto se lleva a cabo, el suelo del Zócalo sería al mismo tiempo el techo del rascasuelos, por lo que se sustituiría por un suelo de cristal. Además, la forma de la estructura soportaría adecuadamente las presiones laterales para garantizar la seguridad en caso de movimientos sísmicos, frecuentes en todo el país. Asimismo, se integrarán en el edificio plantas para el tratamiento de agua y residuos y grandes jardines con el fin de limpiar el aire y purificar el ambiente.

En cuanto al reparto de las 65 plantas, las diez primeras -comenzando desde el suelo del Zócalo hacia abajo- estarían destinadas a un museo de las culturas maya y azteca;  las diez siguientes -de la once a la veinte- constituirían el área comercial del edificio y a partir de la planta 21 hasta la 65 se estructurarían las oficinas y los servicios.

Este proyecto de Búnker Arquitectura resultó finalista en el concurso Skycraper Competition 2009, un evento organizado por la revista de arquitectura Evolo que premia las ideas más vanguardistas, innovadoras y transgresoras en este ámbito.

Imágenes: Toastforbrekkie/Flickr

1 Comentario

  1. Dudo mucho de la viabilidad del proyecto, tanto por el aspecto estructural del propio edificio pero mas importante aun por la afectacion al equilibrio del subsuelo. Ya tenemos muchas experiencias en esta ciudad de los efectos que tiene en el suelo y en las edificaciones circundantes el hacer excavaciones aun cuando so sean muy profundas que provocan la desestabilizacion, el desequilibrio y bufamiento del terreno y como consecuencia la desnivelacion y afectacion a las cimentaciones de las estructuras colindantes a la excavacion -los ultimos son el museo de sitio del Templo Mayor, y la Casa de las Ajaracas.

    Me parece un diseño osado elaborado mas con la intencion de polemizar que por la revitalizacion del Centro Historico, que se puede conseguir aplicando politicas publicas que fomenten el repoblamiento con familias de todos los niveles socioeconomicos, con el ordenamiento urbano en cuanto a vendedores informales, y promoviendo el rescate del patrimonio inmobiliario con esquemas fiscales que generen un incentivo economico a su reciclamiento en edificios de usos mixtos, quiza con algun diseño que sin afectar la textura y el paisaje urbano incremente la densidad mediante el desarrollo vertical moderado. Llevando al centro los despachos de las cabezas del poder ejecutivo federal y local que atraigan poblacion permanente y consumidora que de viabilidad economica y atractivo socio cultural al vivir en una zona patrimonial privilegiada.

Dejar respuesta