El problema de los récords

0
312

Jornada sí y jornada también, tanto Barça como Madrid no bajan el pistón. Ahora viene el Clásico, y existe la misma sensación que el año pasado: en el partido del Camp Nou se decidirá medio título. ¿El otro medio? En el Bernabéu. Una liga que cada vez tiene más parecidos con la escocesa, con el peligro que ello conlleva para el espectáculo.

Una cosa es que Barça y Madrid sean muy buenos, y otra que las cosas vayan de goleada en goleada. Lo del 0-8 de los de Pep es un insulto a la competición. Las goleadas blancas sistemáticas, también. Si queremos que la Liga tenga emoción cada partido hay que evitar este bipartidismo futbolístico que provocará que la Liga pierda interés. ¿Cómo? Pues, un pequeño paso serían los derechos televisivos, oiga usted.

¿Cómo queremos que un equipo como el Villarreal crezca, si tanto Madrid como Barça ya tienen un porcentaje altísimo del dinero asignado? ¿Qué lo generan? Quiere decir eso, que si el Valencia queda un año primero, el Madrid cobrará más porque le ven más. Es más: el Madrid puede quedar en media tabla, que el 34% de los derechos los tendrá asegurados junto al Barça. ¿Y qué ocurre? Pues que año tras año, ambos colosos aumentarán sus presupuestos (ya de por sí astronómicos, dado lo que suponen los dos clubes a nivel mundial) y que habrá dos competiciones: una, la que jueguen ellos dos; otra, la de los 18 restantes. Lo peor de todo es que la mayoría de clubes han secundado esta opción, algo que les deja en una dramática posición de futuro.

¿Lo mejor? Una mezcla de pinchazos y rendimiento. Si te ven mucho, cobrarás, pero si quedas mal percibirás menos. Y viceversa. El Madrid y el Barça seguirán pudiendo tener presupuestos astronómicos, pero el resto podrá hacer mejores inversiones, traer mejores jugadores y no deambular por los encuentros. Algo así como una meritocracia futbolera. El problema de los records es ése: para que se produzcan, también tiene que haber alguien que los sufra. Y aquí los sufren la mayoría, incluidos los aficionados.

Brugal: Messi y Cristiano. Cristiano y Messi.

Garrafón: el Almería puede perder, pero no hacer el ridículo. Hay más equipo que el que se vio en los Juegos del Mediterráneo.

Fuente de la imagen:
www.elpais.com

Dejar respuesta