El previsible bache del Atlético

0
262

Tras completar una primera mitad de temporada sobresaliente en la que llegó a soñar con el título, el Atlético de Madrid se desinfla poco a poco. Eliminado de la Europa League y con la clasificación para la Champions resuelta, se relaja a la espera de la final de Copa del Rey, su último gran reto del curso.

Era de esperar. El Atlético de Madrid se ha desfondado, lo ha hecho todo bien durante la mayor parte de la temporada, pero en el último mes ha bajado el listón. No sorprende demasiado por la cómoda situación que vive, y por cómo se ha desarrollado el impresionante curso de los hombres de Diego Pablo Simeone. Al fin y al cabo se encuentra a un par de meses de que acabe el curso, el objetivo en la Liga ya está logrado con holgura y todos tienen en la mente un solo partido, el de la final de Copa del Rey que se disputará el próximo 17 de mayo, y para más inri contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

El escudo del Atlético de Madrid en la fachada del estadio Vicente Calderón. Fuente: azuaje (Flickr)
El escudo del Atlético de Madrid en la fachada del estadio Vicente Calderón. Fuente: azuaje (Flickr)

No extraña el bajón porque el Atlético de Madrid es un equipo que, si hay algo que le ha definido esta temporada, eso es su competitividad. Simeone ha logrado transmitir su carácter al equipo de tal manera que ninguno de los jugadores da un balón por perdido, todos se sacrifican y pelean hasta el último aliento. Tal y como hacía el argentino cuando era jugador. En base a ese enorme esfuerzo y, por supuesto, a un gran trabajo táctico se explica el impresionante rendimiento del equipo, muy por encima de cualquier pronóstico realizado el pasado verano.

Un equipo que en la primera vuelta de la Liga ganó todos sus partidos en el Vicente Calderón, y solo perdió tres a domicilio, ante Valencia, Barcelona y Real Madrid. Un equipo que se comió al Chelsea en la final de la Supercopa de Europa, un equipo que ha exprimido hasta la última gota a todos sus recursos. Jugadores como Mario Suárez, Filipe Luis, João Miranda, Juanfran Torres o Diego Costa se han convertido en internacionales o han ganado continuidad en sus selecciones gracias al rendimiento que les ha sacado Simeone. Y todos ellos en combinados tan fuertes como España o Brasil, lo que es digno de elogio.

Ya eliminado de la Europa League y con la clasificación para la Champions casi resuelta, al Atlético no le quedan alicientes por los que competir cada fin de semana, y el equipo ha perdido ese gen competitivo que le ha definido. Aún tiene que asegurar la tercera plaza con un par de victorias más, pero parece que con la simple inercia de la temporada la lograrán sin problemas. Y tiene en juego el segundo puesto, pero esa superioridad ante el Real Madrid se jugará en la final de Copa del Rey, por lo que esa batalla liguera pierde algo de sentido por el emparejamiento copero. Es por eso que se trata de un bajón comprensible el protagonizado por el Atlético en el último mes.

El punto de inicio de esta mala racha se dio en su eliminación en la Europa League, la competición a la que Simeone daba menos importancia a raíz de las rotaciones realizadas en la primera fase. Tras el 0-2 encajado en la ida el técnico viajó a Rusia sin varios de sus puntales, lo que fue toda una declaración de intenciones después de una primera fase en la que Radamel Falcao no había tenido ni un minuto. Precisamente el colombiano es otra de las explicaciones del pequeño bache que pasa el Atlético. Y es que solo ha marcado un gol en los últimos cinco partidos, en los que Diego Costa se ha convertido en el líder ofensivo del equipo. En esos encuentros el Atlético solo ha sumado seis puntos, por lo que ha perdido la segunda plaza y solo su motivación dirá si peleará por ella hasta el final. En cualquier caso, lo que más importa a los colchoneros es la final de Copa del Rey, título que no gana desde 1996, año del histórico doblete. Mientras tanto se deja llevar.

Dejar respuesta