El Prestige, una catástrofe sin culpables

0
97

El 19 de noviembre de 2002 el Prestige se hundió vertiendo toneladas de chapapote frente A Coruña. Hoy, tenemos el fallo de la sentencia.

Vista del mar desde la costa

Once años después de la desgracia del Prestige, el Tribunal Superior de Xusticia de Galicia (TSXG) ha dado a conocer el fallo de la sentencia y el resultado es un tanto desconcertante. La Justicia considera que no hay culpables para la que hasta el momento ha sido la mayor catástrofe medioambiental acaecida en España.

De los tres acusados -el jefe de máquinas, el capitán y el exdirector de la Marina Mercante- ninguno cumplirá pena de prisión y lo que es más importante, ninguno de ellos ha sido culpado por delito medioambiental. En lugar de ello, el capitán del buque, Apostolos Mangouras ha sido condenado por un delito de desobediencia grave por desoír las órdenes de las autoridades españolas a la hora de facilitar el remolque del barco después de que se diese la primera avería y fuga de fuel. ¿Su pena? 9 meses de prisión, que no cumplirá. De este modo el Gobierno español se libra del pago de los daños que le reclamaban.

El magistrado del Tribunal ha justificado la sentencia recalcando que los informes periciales son imprecisos y contradictorios. En cuanto a la avería del buque la Sala sostiene que no se determinó con exactitud cual era la causa, aunque Juan Luís Pia, presidente del tribunal, apunta a un fallo estructural cuyo origen “nadie puede precisar”. Por su parte, la conducta de los acusados no ha sido calificada de dolosa ni de imprudente porque dichas deficiencias o averías fueron ocultadas o inadvertidas entre la tripulación.

Múltiples grupos han salido en favor del medio ambiente. Ecologistas en Acción, un grupo de más de 300 ecologistas, ha manifestado su indignación afirmando que la sentencia es una burla a la sociedad. La mayor organización conservacionista independiente, World Wildlife Fund for Nature (WWF) también ha salido a dar su opinión. Así, Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España ha señalado que “el medio ambiente es el gran perdedor en este proceso judicial, y con ello toda la sociedad. Tras once años de investigación, es muy grave que no se hayan encontrado culpables entre la maraña de empresas implicadas”.

Del mismo modo, la plataforma Nunca Mais entiende que es un fallo político injusto y lamentable al servicio de los intereses del PP. También es importante remarcar las reivindicaciones que los ciudadanos han ido haciendo en las redes sociales desde que la sentencia se ha hecho pública y es que aunque todos lo vivimos desde casa, fueron muchos los voluntarios que viajaron hasta Galicia para ayudar a limpiar la costa. Una muestra de solidaridad que fue la estampa de una sociedad unida por el interés medioambiental.

¿Cómo es posible que no tengamos un culpable del Prestige? ¿No se consideran suficientes 77.000 toneladas de fuel altamente contaminante? Está claro que las consecuencias tanto sociales como económicas del hundimiento del buque fueron devastadoras, basta con recordar los más de 1700 kilómetros de litoral que se vieron afectados. Sin embargo el tribunal no atribuye la culpa a nadie. Nikolaos Argyropoulos ya pidió perdón por su irresponsabilidad y por el daño causado y lo más probable es que este sea el punto y final a la tragedia que conmocionó a España.

Fotografía: María Candel Ramis de Ayreflor

Dejar respuesta