Reflexión sobre la ética periodística en “El precio de la verdad”

2
3497

En el film, Stephen Glass es un redactor de la revista New Republic, la más prestigiosa de EE.UU., por eso es la única que viaja en el avión presidencial. A mediados de los 90, sus artículos periodísticos convirtieron a Glass en uno de los jóvenes más solicitados de Washington hasta que un artículo que publicará la competencia arruinará su carrera. Un film que es un buen ejemplo práctico de lo que no se debe hacer en la profesión periodística.

En este sentido, El precio de la verdad es una reflexión acerca de lo que está bien y lo que está mal. “El paraíso del hacker” fue el último artículo que escribió, el último que se inventaría. ¿Cómo es posible que un medio que presuntamente posee un equipo que verifica las fuentes antes de publicar, se ‘trage’ 27 artículos inventados de Glass?, o lo que es lo mismo, 27 mentiras. El rigor periodístico y la verdad debe estar por encima de todo por los lectores y para la buena salud del medio.

Llegó un momento que hasta él mismo se creía sus propias mentiras, se inventaba fuentes, escenarios,…, lo que hacía no era periodismo, sino literatura. Lo peor de todo es que si no le llegan a pillar, ¿cuántos más artículos hubiera sido capaz de inventarse? Probablemente muchos.

En la segunda parte del Código de la FAPE, donde se mencionan los deberes profesionales se hace referencia a que “el periodista actuará siempre manteniendo los principios de profesionalidad y ética”. En este sentido, y en lo que respecta al film, se destaca el respeto a la verdad y el derecho de los ciudadanos a estar informados, dos normas que incumple Glass. Para terminar, el código menciona el compromiso con la búsqueda de la verdad como uno de los principios de actuación del periodista, hecho que el americano parece obviar.

Al final de esta historia basada en hechos reales, Glass es despedido y termina escribiendo una novela sobre un periodista que se inventa historias. ¿Ficción o realidad? Juzguen ustedes mismos, porque la verdad siempre termina saliendo a la luz.

2 Comentarios

Dejar respuesta