El precio de la Independencia

0
158

El recurso a la violencia es la vía inminentemente elegida ante el ejercicio de la desigualdad de poder. No existe conversación que perturbe las ideas fuertemente arraigadas en los hombres y no queda otra alternativa que convencer al contrario a golpe de fusil.

La vieja URSS y todos sus fieles, y no tan fieles, satélites, se crearon bajo unas pautas irreales y forzadas que dejaban prever el fatal destino que les devendría.

Aunque se intente, no se puede juntar leones con gacelas, porque todos entendemos como sería el final. Del mismo modo no podemos juntar en un mismo recipiente culturas y etnias que se sienten distintas y digo “se sienten”, porque en muchas ocasiones ese sentimiento es una cuestión de fe.

En general no somos muy conscientes del sufrimiento que dejó tras de si el manto comunista, nuestros ancestros vivían cómodamente al otro lado del telón. Vivían felices, inconscientes de lo que se producía en aquel abominable bloque comunista. Luego el muro cayó y el sueño socialista que desde hace bastantes años se había convertido en una pesadilla para muchos, sobretodo para los capitalistas, dejó paso a la incertidumbre. Era necesario comenzar un nuevo libro de historia, un libro en blanco con peligrosas anotaciones en los márgenes. Cayó el gigante y sus hijos se pelearon entre si para ocupar el vacío.

Kosovo, Abjasia, Nagorno – karavaj, Osetia del Sur, Transnitria, son los vástagos del comunismo que no conocen más estado, que el de constante conflicto. La mayoría de ellos viven una paz armada tan frágil que el mínimo susurro nacionalista puede hacer estallar todo por los aires. Miles de familias destrozadas, millones de desplazados, pérdidas materiales incuantificables y ese tedioso sentimiento de tener que odiar a  otro por ser distinto, y en el peor de los casos, simplemente por pensar de un modo diferente.

¿Es realmente necesaria tanta violencia? ¿No es el hombre libre para vivir donde quiera? El espinoso tema de la libertad no responderá las preguntas, lo que si nos acercaría a la cuestión es preguntarnos a nosotros mismos hasta que punto asesinaríamos al otro por una línea dibujada sobre la tierra.

Video musical sobre la Guerra y violencia en Kosovo
[youtube]7WSIHnAxIbs[/youtube]

Dejar respuesta