El planeta no es nuestro

0
849

Sabemos que es muy difícil cambiar el pensamiento de millones de personas y concienciarlos de que no traten a la naturaleza con crueldad, pero sí que se podría empezar por concienciar poco a poco y proponernos cambiar poco a poco. Desde que el hombre comenzó a evolucionar siempre ha pensado que era dueño de todo lo que existía; dueño de los mares, dueño de las tierras, de los animales, de la naturaleza, dueños del mundo. Una cuestión bastante indignante y que debido a ello todo está muriendo poco a poco.

El ser humano ha destruido los hábitats naturales de muchas especies y ha aniquilado directamente a otras.

Millones de tiburones mueren desangrados al año en manos de crueles furtivos que cortan sus aletas y los devuelven de nuevo al agua con el fin único de hacer una simple sopa que contiene como ingrediente dicha parte del tiburón. Es un simple capricho absurdo del ser humano por el que tienen que sufrir innecesariamente estos animales. Pasa algo similar con las ballenas para obtener su grasa.

Las focas son animales en peligro de extinción que de hecho ya han desaparecido por completo algunas especies, es un tema muy preocupante. Las imágenes que se han difundido por todo el mundo de cómo las apalean son verdaderamente espeluznantes, aún cuesta creer cómo puede una persona tener tanta sangre fría puesto que las focas son animales tranquilos y pacíficos. Pero la lista es interminable; a los elefantes por el marfil, a los osos y zorros por su piel, a los ciervos por su cornamenta…etc, etc, etc.

El caso es que el hombre se cree con derecho sobre todo y no se da cuenta que forma sólo una diminuta parte de la naturaleza. El mundo se nos ha prestado, como a todos los seres que habitan en él, es un lugar para aprovechar sus recursos y vivir únicamente, no para destruirlo. Yo personalmente no tengo fe en que esto vaya a cambiar mucho porque el hombre es interesado, materialista y egoísta, jamás pensará en otra cosa que no sea en sí mismo, pero creo que sí debería de poner más empeño y duras medidas para intentar por lo menos poner en marcha alguna solución urgente. Y sobre todo castigar fuertemente a los individuos que directamente realizan dichas atrocidades.

Fuente de imágenes:
El país.com

Dejar respuesta