El placer de fracasar, un intento malogrado

0
146

El periodista Ramón Arangüena da el salto a los escenarios con una obra peculiar en la que explica los fracasos de su rocambolesca vida laboral.

6806_l

El Pequeño Teatro Gran Vía acoge, desde el pasado miércoles, El placer de fracasar, es fácil si sabes cómo; un monólogo un tanto simplón del periodista ahora tildado de humorista.

Un absurdo comienzo en el que intenta hacer ver al público que él no va a actuar, sino que es otro simple espectador;  se convirtió en un manido recurso lleno de tópicos del que algunos se reían por cumplir.

Como si fuese un guión improvisado Arangüena va contando anécdotas de sus trabajos como periodista en prensa, radio y televisión. Acompaña cada historia con imágenes vídeos y palabras, no muy gratas, de personajes importantes en su vida. Iñaki Gabilondo, Melchor Miralles o Isabel Gemio colaboran con el periodista, pero sin aportar nada en especial al relato.

Dando saltos de un lado a otro, sin seguir un verdadero hilo conductor, Arangüena entretiene pero no sorprende. Sí es cierto que hay toques de humor buenos, anécdotas simpáticas, pero el monólogo no es ni mucho menos rimbombante.

Concebida como una parodia a los libros de autoayuda, la obra se convierte en una “antiayuda” para su protagonista. Si quería demostrar lo fácil que es fracasar, lo ha conseguido.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=cdBn7KxHQHU&feature=player_embedded#t=13[/youtube]

Dejar respuesta