El Periodismo huele a muerto o “vayan el viernes a la APM”

2
573

El próximo viernes 11 de septiembre se presenta en la Asociación de la Prensa de Madrid, ubicada en la calle Claudio Coello, número 98, a las 12:30 horas el “Informe Anual de la Profesión Periodística 2011”. La entrada, según reza la web de la APM, será “libre para periodistas, estudiantes y profesores de Periodismo y personas en actividades relacionadas con la profesión periodística”.

Doy tantos detalles porque lamento –y no saben ustedes a qué niveles- no poder asistir a ese acto por motivos de trabajo. Sé que no son pocos los amigos personales que me leen en La Huella, y les invito -y les pondría una pistola en la cabeza si no fueran por vagos para que acudieran- a que vayan el viernes a la Asociación de la Prensa, y me guarden –por favor- un ejemplar del informe.

Estudio quinto de carrera y la Licenciatura ya huele. Sin ser alarmistas o pesimistas, hay que decir que el ecosistema se asemeja más a un escenario bélico terrible, con cadáveres atravesados y soldados rematando a los agonizantes del bando contrario, que a un anuncio de compresas, con nubes y mujeres con vestiditos blancos montadas en bicicleta.

Nos intentan aliviar –inútilmente- con frases del estilo “en las otras carreras, pasa lo mismo”, que es lo mismo que decir “no te preocupes: tú tienes un cáncer terminal, pero a tu vecino abogado le acaban de diagnosticar leucemia”, pero al final el estribillo que se canta es el de que la universidad te deja “preparado”, quiero decir, “pre-parado”.

En Periodismo el drama es especialmente desolador: hay un tronquito en el que caben cien hormigas para poder atravesar el río, pero la colonia la forman 50.000. El río se desborda y, al final, lo triste, es que no se suelen salvar las mejor preparadas –en el buen sentido de la palabra, sin guión- o las más espabiladas –creo que en Periodismo la intuición es muy importante, y no basta con ser inteligente, sino también listo e inquieto-, sino también las que más enchufes tienen con la hormiga reina –que son un puñado considerable, créanme-.

Creo que muchos de mis compañeros no se han planteado que están acabando la carrera y que después no tienen adónde ir –por su cuenta, autorrealización que diría Maslow; la casa de papá y/o mamá siempre estará ahí, claro-. Al becario se le explota –y no diré más, puesto que no es de buena educación escupir en el plato en el que se come- y el becario acepta esa explotación para que aparezca, en su currículum, la línea más importante del documento: que ha hecho prácticas, que ha estado rodado, ya sea escribiendo artículos, ya sea llevándole cafés al jefe.

¿Los que no han sido becarios y quieren trabajar en un medio de comunicación? Salvo que tengan un golpe de suerte, o salvo que vayan a un medio muy especializado, creo que están perdidos.

Existe una tercera vía, que a mí me parece terrible, pero que cada vez es más frecuente y que cada vez me da más asco, y es que las empresas te proponen prolongar tu carrera o matricularte en otra, para que así no te den la patada y te sigan contratando como becario. Claro, tú te licencias en Periodismo, que es lo que has estudiado cuatro o cinco años –o los que sean-, la carrera que te gusta y la que acaba disgustándote hasta el vómito, para al final tener que meterte en otra porque una empresa quiere tenerte como a un profesional más, pero pagándote 200 ó 300 euros –la que los paga- al mes. Aquél que quiera empezar una carrera nueva motu proprio, me parece perfecto, pero el que no, es para que le dijera al jefe ante esa proposición: “Váyase usted a la mierda”.

Que por un lado vas, y piensas: “Pobrecita empresa, qué mal está”. Todos los grandes medios –por su volumen, digo- españoles han hecho un ERE en 2011. El último me ha llamado mucho la atención: la ex Punto Radio, ahora ABC Punto Radio o ABC Radio o yo qué pollas sé, que no la escucho, ha despedido a un porrón de profesionales para poder pagarse los contertulios que Melchor Miralles quería en su programa. Cabe por ello preguntarse: ¿están tan mal económicamente los medios de comunicación, o el problema tiene que ver más con los jefes y con las estrellas?

Puestos a ganarme unos cuantos enemigos con este artículo, voy a acabar cagándome en la puta madre de las audiencias, esas que consumen basura, que nos mandan al paro, que hacen que no nos contraten y sí contraten a perros ladradores en tertulias, a esa parte de la masa amorfa que está cansada de pensar o que ni siquiera ha aprendido a pensar y no pretende aprender a pensar y que delega la información y la verdad –porque los tertulianos suelen emplear verdades absolutas- en las palabras de una bandada de buitres que nos está quitando el comer a un buen conjunto de profesionales que pronto engrosará las colas del paro…

…o se marchará de esta mierda de país que no los merece, a pesar de quererlo de verdad.

2 Comentarios

  1. Información impresionante. Muchas gracias por la info útil! Por cierto, estoy teniendo problemas con la suscripción a tu feed RSS, ?podría ayudarme con el proceso de suscripción? De todos modos, en espera de otro post impresionante!

Dejar respuesta