El periodismo cierra 2013 con menos asesinatos y más secuestros

1
172

El pasado mes de septiembre fueron secuestrados en Siria los periodistas Javier Espinosa, del diario El Mundo, y Ricardo García Vilanova, reportero gráfico freelance. La noticia la hacían pública las familias de ambos periodistas, el martes 10 de diciembre, en una conferencia en Beirut. Tras conocerse el suceso, toda la comunidad periodística ha mostrado su indignación y ha pedido su inmediata liberación. Unos días antes, el periodista Marc Marginedas, de El Periódico de Cataluña, era también secuestrado.

Javier  Espinosa y Ricardo Vilanova, secuestrados en Siria. Fuente, Público.es
Javier Espinosa y Ricardo Vilanova, secuestrados en Siria.

Los corresponsales de guerra ejercen una de las labores más duras y peligrosas de la profesión periodística. Viajan a países en conflicto y ponen en riesgo sus vidas para ofrecer una cobertura de la situación que en estos lugares se vive, y dar voz a la población civil, la auténtica víctima de las guerras. En estas situaciones de peligro, los periodistas son usados como armas de guerra y muchos de ellos son secuestrados por guerrillas. En lo que va de año, 71 periodistas han perdido la vida mientras ejercían su trabajo y 87 han sido secuestrados, según el balance anual de violaciones a la libertad de información presentado esta semana por Reporteros sin Fronteras (RSF).

Espinosa y Vilanova fueron secuestrados en Siria el 16 de septiembre de 2013, tan solo unos días después de Marc Marginedas, periodista de El Periódico de Cataluña. Los reporteros fueron capturados junto a cuatro combatientes de Ahfad al Moustapha, una de las brigadas del Ejército Sirio Libre, en el ‘checkpoint’ de Tal Abyad, en la provincia siria de Raqqa y a escasa distancia de territorio turco, pero éstos últimos fueron liberados doce días después. El rapto lo ejecutó el grupo armado Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). Las familias de ambos periodistas han decido hacer ahora pública la noticia tras llegar a punto muerto el contacto con los secuestradores.

En una conferencia el pasado 15 de diciembre, con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, el director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, hizo un llamamiento para la liberación de los dos profesionales y destacó la profesionalidad de los secuestrados, ya que según él “representan la cara más digna, idealista y noble de la profesión periodística”. Por su parte, Gervasio Sánchez señaló que ha llegado el momento de compartir la preocupación e indignación por estos secuestros, y explicó que Siria es el conflicto más difícil al que se están enfrentando los periodistas debido a las elevadas cifras de raptos. Actualmente se conoce la existencia de 30 periodistas secuestrados en este territorio, 12 sirios y 18 extranjeros.

Ese mismo día, el Consejo Militar Supremo del Ejército Libre Sirio (ELS) anunció su intención de liberar a los profesionales secuestrados en su territorio e impulsar medidas para garantizar la seguridad de los periodistas. “Es imprescindible que insistamos en que el ELS y todas sus unidades y brigadas harán todo lo posible para proteger y apoyar a los periodistas para que puedan cumplir con su vital función”. El Consejo ha asegurado que enviará este mensaje a “los comandantes de todas las unidades y brigadas que operan en Siria y que comparten los valores de libertad, justicia y democracia”. El ELS es ahora mismo la alianza insurgente más importante del país.

De izquierda a derecha, Pedro J. Ramírez del diario El Mundo, Elsa González de la FAPE y Gervasio Sánchez, periodista y fotógrafo.
De izquierda a derecha, Pedro J. Ramírez del diario El Mundo, Elsa González de la FAPE y Gervasio Sánchez, periodista y fotógrafo.

Este miércoles, los periodistas parlamentarios han exigido también la liberación de ambos periodistas en la cena anual de la asociación (APP). El presidente de la asociación, Luis Izquierdo, ha mostrado su apoyo a las familias de los tres periodistas secuestrados en Siria. También ha aprovechado el acto para condenar el cierre de Canal Nou y ha añadido: “pero mucho peor que quedarse sin trabajo es estar privado de libertad por defender la libertad de informar”.

También el director de Skeyes, asociación libanesa para la libertad de la prensa y la cultura, ha mostrado su apoyo a las familias y ha explicado en declaraciones para la Agencia Efe que ambos periodistas “encarnan el verdadero significado de la labor de la prensa”. Asimismo, declaró que “como institución por los derechos humanos mantendremos una fuerte presión hasta el regreso de los periodistas secuestrados sanos y salvos”.

Por su parte, Mónica Prieto, la pareja de Javier Espinosa, ha grabado un vídeo en el que pide su liberación. En él explica el compromiso de Espinosa por reflejar y transmitir la cruda realidad de Siria, “le dije que sus hijos le necesitaban vivo y me respondió que los niños sirios necesitaban la atención del mundo”.  También cuenta brevemente la trayectoria y vivencias de ambos corresponsales en la región y termina haciendo un llamamiento a los secuestradores y explicándoles que ni su marido, ni su amigo García Vilanova, son enemigos de Siria: “por favor honrad la revolución que ellos protegieron y liberadles”.

Los secuestros representan uno de los mayores dramas a los que se enfrentan periodistas y familiares. En países en guerra en donde reina el descontrol y el pánico es muy difícil velar por la seguridad de los profesionales que se encuentran en el país. Muchas guerrillas no respetan la labor de los periodistas en las regiones en conflicto y los utilizan como armas. Aunque en este año 2013 ha descendido el número de asesinatos, han aumentado los secuestros, según el informe de Reporteros sin Fronteras citado anteriormente. Las asociaciones de periodistas de todo el mundo luchan cada día por la protección de los profesionales y por la liberación de los que están retenidos.

Fuente: Público/FAPE

1 Comentario

Dejar respuesta