El pequeño mundo de Lilly Wood & The Prick

1
1331

Lilly Wood & The Prick es de esos grupos que sorprende desde la primera escucha: pata negra en estado puro que se disfruta con los cinco sentidos. Todo ello lo hace posible la extraordinaria voz de su joven cantante, Nili Hadinda, un pop folk electrónico ejecutado con maestría y grandes dosis de originalidad. Una receta ideal que los convierte en una banda debutante con un futuro más que prometedor gracias a su talento desbordante.

Se trata de un dúo parisino formado hace cuatro años por la vocalista Nili Hadia y por el multi-instrumentista Benjamin Cotto, que va camino de triunfar por méritos propios en la escena musical francesa con su álbum debut Invincible Friends, publicado el pasado septiembre por la discográfica gala Cinq7 y el sello Choke Industry. Un disco con magníficas canciones interpretadas en inglés que dibujan los contornos de un universo fantástico y tierno. Aires de folk delicado y elegante se conjugan con armonías del pop más moderno, el new wave y las alegorías electrónicas heredadas de los años 80.

La apertura de su primer trabajo discográfico corre a cargo de “Hey it’s OK”, una excelente pista repleta de suaves ritmos y de un delicado sintetizador que se configura como el mejor estribillo del álbum. Temas nostálgicos y emocionantes recorren la espina dorsal de esta producción con huellas sonoras de los años 80 y 90, como en “My best”, “Down the drain” o “Little Johny”, tema en el que recuerdan a los mejores tiempos iniciales del grupo escocés Texas con esas pinceladas sugestivas del country americano.

La atmosférica “Hopeless kids” se derrama en emocionales evocaciones a Ultravox, MGMT o incluso a la banda neoyorquina Suicide. Más onírica se presenta la espléndida balada “Hymn to my invisible friend”, mientras que el medio tiempo “A time is near” hace gala de tintes motown. Títulos casi acústicos como “Prayer in C”, “Cover my face” o “Go slow” penetran en un nuevo enfoque al estilo folk con referencias pop que subrayan la voluntad orinal de este dúo por sobresalir a sus orígenes territoriales, de traspasar fronteras musicales ofreciendo originales composiciones melódicas donde el pop folk ligero sirve de pretexto para proponer historias diferentes y ambiguas de mayor calado.

A su primer largo le precedió un EP con el título de Lilly who and the what?, que se puso a la venta a principios de este mismo año y que contiene la maravillosa balada folk “This is a love song”, contagiosa y radiante, además de su primer sencillo, “Down the drain” con un estribillo machaconamente pegadizo y adictivo. Su bautismo discográfico tiene cuando menos un título curioso que hace referencia al nombre de la banda por la rápida intriga y sorpresa que produce entre los medios especializados y el público indie francés.

Con anterioridad, Lilly Wood & The Prick ya tuvo el honor de estar presente en Folk & proud, un doble cd digipack con veintiocho temas editado en el año 2008 que se ha convertido en una compilación de música folk imprescindible, con artistas de la talla de Adam Green, Belle & Sebastian, Moriarty, Devendra Banhart, Alela Diane, Andrew Bird, Rufus Wainwright, Midlake, José González, Cocoon, The Moldy Peaches o Girls In Hawaii.

Su música comenzó a rodar en directo en pequeñas salas de París, pero a partir del lanzamiento de su primer trabajo discográfico Invincible Friends, se encuentran sumergidos en una larga gira que les está llevando a escenarios de toda Francia, Bélgica y Suiza. Ahora acompañados por excelentes músicos que ayudan a este dúo a dar empaque y energía a su repertorio, con Pierre Guimard al bajo y Mathias Fisch a la batería.

La historia de Lilly Wood & The Prick comienza una tarde en París con el encuentro de culturas bien diferentes: las de Nili Hadinda y de Benjamin Cotto. Nili nació en Israel, ha vivido en Londres, California o Francia, y quizá por ello abraza una enorme cultura musical en la que encajan artistas como Elliott Smith, Aretha Franklin y su afición por la música de los 80s. Benjamin es un músico parisino que adora a partes iguales la música techno pop de Depeche Mode y los clásicos rockeros como Bruce Springsteen. Un eclecticismo que en lugar de alejarles se complementan para dar lugar a emocionantes canciones que golpean el imaginario colectivo.

Con ellos la eclosión de géneros musicales se hace realidad aunque sus comienzos se asentaran sobre bases folk, cuando sólo disponían de una guitarra y de una pequeña caja de ritmos para componer. Cuando atravesaban París con su scooter para dar sus primeros conciertos, soñaban ya con pintar cada trazo con colores únicos. El resultado es un maravilloso cuadro sonoro de emocionales texturas.

+ Info Lilly Wood & The Prick:
Página web oficial.
Facebook.
MySpace.
Last fm.

Lilly Wood & The Prick – “Down the drain”

Textos: Óliver Yuste.
Imágenes cedidas por Cinq 7 (Fotografía: Geraldine).

1 Comentario

Dejar respuesta