El patinador Javier Fernández se queda a las puertas del podio

0
83
Javier Fernández (22), concluyó su participación en Sochi con una cuarta plaza. Foto: David W. Carmichael
Javier Fernández (22), concluyó su participación en Sochi con una cuarta plaza. Foto: David W. Carmichael

El español Javier Fernández, después de proclamarse por segunda vez consecutiva campeón de Europa, quedó en cuarta posición en los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi. En el programa corto, obtuvo una puntuación de 86,98 quedando en tercer puesto y en el programa libre 166,94.

Javier Fernández, de 22 años, llegaba a estos juegos, después de alzarse con el campeonato de Europa, revalidando así en Budapest (Hungría) su título como mejor patinador artístico europeo obtenido en Zagreb (Croacia) el año anterior. Esto llevaba a soñar con el podio en estos Juegos de Invierno, cosa que no ocurre desde que Blanca Fernández Ochoa obtuviera la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Albertville en 1992.

En el programa corto, la presión le pudo, ya que veía a los grandes patinadores con los que le tocaba competir, pero aún así acabo tercero con una puntuación de 86,98. Javier Fernández salió contento de la pista pero recibió la puntuación con algo de decepción, ya que esperaba algo más.

Todo se decidiría en el programa libre, y para añadir más leña al fuego, en el sorteo le toco salir delante de sus principales rivales. Por lo que el objetivo de ‘Super Javi’ era colocarse en lo alto de la clasificación y rezar para que a sus contrincantes no tuvieran suerte, pero no fue así. El joven patinador de Aluche (Madrid) comenzó muy seguro y clavando un cuádruple toe. Su siguiente salto lo dejo en un cuádruple salchow combinado con un doble toe, aun así se esperaba que obtuviese una gran puntuación. Pero con su tercer cuádruple, empezaron sus problemas. Según el reglamento, los patinadores pueden hacer 8 saltos como máximo, pero solo tres pueden ser combinados, y ninguno salto puede repetirse, pero sin darse cuenta, el madrileño lo hizo y perdió así esa fantástica puntuación que se estaba labrando.

Tras finalizar el ejercicio, viendo sus puntuaciones, el joven patinador español no podía entender porque los jueces le habían dado una puntuación tan baja en la técnica, y pensó en reclamar, hasta que le enseñaron las puntuaciones, donde se vio claramente lo que había ocurrido. El español recibió una buena nota en los componente (89,14 puntos), la mejor marca de la temporada, pero insuficiente para contrarrestar los problemas de la técnica (77,80 puntos).

Ese fallo inconsciente, le hizo perder el tercer puesto, que lo obtuvo el kazajo Denis Ten, el cual en el programa corto quedó en noveno puesto, y eso hacía que fuese incomprensible soñar con la medalla, pero su actuación en el ejercicio libre fue muy buena lo que le llevo a conseguir una puntuación de 255,10 puntos, superando en un 1,18 puntos, la nota del español. Esa pequeña diferencia es lo que separó a Javier Fernández del sueño olímpico. El resto del podio fue copado por el japonés, Yuzuru Hanyu, que partía como gran favorito, y terminó alzándose con el oro, y a pesar de tener dos caídas, consiguió una excelente puntuación (178,64 puntos), y el segundo puesto fue para el canadiense, Patrick Chan, que apenas cometió errores y logro 178,10 puntos.

En el programa libre, ninguno de los participantes hizo un ejercicio absolutamente perfecto, ya que la mayoría acabaron rozando el hielo. Pero la técnica fue la gran diferencia entre los que ocuparían un lugar en la historia y los que no.

Pero, Javier Fernández no puede estar triste, porque durante este año ha realizado una gran temporada, y todo gracias a su esfuerzo y tesón en lograr la perfección.  En el pasado campeonato de Europa en Budapest (Hungría) ha logrado su mejor puntuación hasta el momento, un 91.56, mejorando así el 88.80 del año pasado en el Europeo de Zagreb, donde se proclamó por primera vez campeón, y hacerse con la quinta mejor nota de la historia en un programa corto.

Lo que ha dejado claro, este joven patinador madrileño es que todavía tiene mucha guerra que dar y que es la verdadera esperanza de España, para lograr su esperada medalla en unos Juegos Olímpicos de Invierno. 

Dejar respuesta