El Pardo, partidarios del spoken punk en su primer material

0
290

El Pardo nace bajo la mirada de una situación de crudeza. En un año en el que pasa de todo y sin embargo no cambia nada. Un 2013 en el que se juntan las ganas de punk, con el hambre del spoken word y todo aderezado del bagaje musical de sus cinco componentes.

El PardoJavi, Koldo, Marta, Miguel y Raúl se juntaron para una fiesta y montaron un grupo. Más tarde, y tras unos cuantos ensayos, y Paula ocupando el lugar de Marta, deciden grabar un disco. Ahora es así, un grupo nace rápido y deja velozmente su mensaje grabado por si todo, también, acaba pronto. Eso, a veces, no quiere decir que el proyecto salga mal, quizás es que nos hemos habituado a ese ritmo del aquí y ahora.

La canción política juega con esos tiempos también. Un ritmo simple y crudo sobre el que cantar frases de fogonazo, ardientes y con mala leche. Pero El Pardo, con su primer LP El Pardo (La Resistencia, Nueva Monarquía, Grabaciones Y Punto 2013) no se quedan sólo en lo simple. Por eso se juntaron estos miembros que peregrinan desde otras bandas; Raúl Querido, Tigres Leones, Alborotador Gomasio, Despotismo Ilustrado…y así hasta cuatro bandas más. Se juntan porque cada uno sabe hacer bien lo que sabe hacer, es decir, ahí están las guitarras metiendo ruido y creando una atmósfera de psicodélia idónea para el desgarro. También el bajo y la batería son la base perfecta para que la letra se oiga rotunda, para que uno entienda lo que se dice y no se quede sólo en una actitud, sino que haya un germen detrás.

El material son siete temas grabado en directo, producido y masterizado por Ramón Moreira en los Estudios DGR Sónica. Todos son ese sudoku que Mariano no puede realizar sólo. Un juego de métricas y letras que describen lo que este año ha sido para Raúl Querido, artífice de todas las letras. Una verborrea que toma como hilo conductor todo el contexto político y social español. Un reflejo de una época difícil y que, dure lo que dure, servirá como espejo para nunca olvidarla.

Dentro de este material podemos encontrar la ironía mordaz en ‘De temporada’ o ‘El inútil de Mariano’, el ritmo en ‘La hoguera de San Jerónimo’, la purga mental en ‘Las clases ociosas’ e incluso hay hueco para el ensayo de 14 minutos en ‘La charla final’. Un resumen vivaz del caldo de cultivo al que se enfrenta la supervivencia en estos tiempos.

Durante estos meses la banda ha podido tocar mucho, palpar y medir cómo ha calado su mensaje en el público. También han sabido recibir los halagos, las críticas y las comparaciones. Muchos, incluso ellos mismos, hablan de Black Flag, The Fall… Pero lo que cabe destacar es que vuelve a existir un hueco para esas bandas que podrían beber de estilo canalla de La Banda Trapera del Río, o de la fuerza del rock radical vasco sin ese estigma de clase social baja. Porque no, ahora las ganas de gritar, formar pogo y hacer denuncia por medio de la música no entiende de clases, sólo sabe que las clases ociosas dictan las normas y que ellos, nosotros, debemos romperlas.

El próximo jueves 12 de diciembre a las 21.30 horas, El Pardo estará presentando su primer disco en la sala Wurtlizer junto a Medievo, Hielo en Varsovia, The Rabbies y Las Mary Muffins dj’s dentro de la fiesta organizada por La Resistencia, Discos y Conciertos. Entradas anticipadas a la venta en Ticketea.

Dejar respuesta