El Papa, los condones y el SIDA

0
402

A estas alturas de la vida todos sabemos que el uso del preservativo es una parte básica de la prevención del sida. Casi todos. Porque el Papa Benedicto XVI no lo sabe o no lo quiere saber. Para el Pontífice el condón “no sirve para superar el sida, al contrario, sólo agrava el problema”. Toma ya. Y se queda tan ancho. Y a mí que casi me da un síncope y muero a leer semejantes declaraciones. Toda la vida pensando que el preservativo me protegía de pillar enfermedades de transmisión sexual y ahora resulta que estaba equivocado. Ratzinger, que sí, tienes razón. Y las vacas vuelan.
En los países desarrollados estamos informados y, afortunadamente, la mayoría no nos dejamos manipular por el pensamiento rancio de la Iglesia católica. El sida es la peor pandemia conocida y es especialmente virulenta en los países más pobres del continente africano. Por eso las palabras de condena al uso del preservativo del Papa son más graves si tenemos en cuenta que las dijo en África, donde hay 25 millones de personas infectadas por el sida.

Era la primera visita del Papa a África. Hubiese sido mejor que no fuese si lo que iba a decir eran barbaridades. En lugar de ir a un país africano subdesarrollado como es Camerún a informar de las diferentes formas de prevención de contagio del sida, Ratzinger va y hace todo lo contrario, y tira por tierra el esfuerzo de tanta gente y de tantas organizaciones por prevenir el contagio. No es raro que la Iglesia esté perdiendo fieles, a pesar de que hay creyentes y religiosos que llevan a cabo una gran labor humana en países que necesitan recursos preventivos y sanitarios como el condón.

El Papa, siguiendo la doctrina de la Iglesia, pone en peligro la vida de millones de personas. ¿Os imagináis a los africanos que al escucharle decidan prescindir del uso del preservativo? Podrían pasar a ser parte de la cifra de infectados por el sida y, en el peor de los casos, de los 23 millones de personas que ya han muerto en África a causa de la enfermedad.

Sin duda el Vaticano es un atentado contra la salud pública. ¿Quieren matarnos o qué? En cualquier caso resulta paradójico que estos sean los mismos que tienen declaran la guerra al aborto alegando que interrumpir un embarazo a las pocas semanas es un crimen. La Iglesia parece vivir todavía en el paleolítico y no entiende de avances, de cultura, de salud, de humanidad. No entienden de nada. Sus representantes no tienen contacto con la realidad, hablan desde sus tronos y lo peor es que hablan sin saber. La Iglesia no ha superado, ni tiene intención de hacerlo, sus tabúes respecto al sexo. No quieren entender que el sexo es algo sano, libre y necesario para el ser humano. El condón también lo es.

Fuentes de las imágenes:
www.biografiasyvidas.com

1 Comentario

  1. Realmente bueno el artículo. En un tema que es verdaderamente repugnante has sabido mantener una objetividad de la que muchos tendrían que aprender. Te doy la razón como católico, como católico que se avergüenza de que se defienda más la vida en potencia que en acto; de que sigan con un mensage que no soluciona nada, sino que crea nuevos problemas; de que vivan como Herodes en sus palacios y no para los demás como Cristo. Y que nadie suelte esa estupidez de que al Papa lo ha escogido el Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo no puede ser tan mezquino.

  2. Quizá deberíamos estar mejor informados antes de llenarnos la boca de ataques contra la Iglesia. Independientemente de que se compartan sus ideas o no, Benedicto XVI es un tipo bastante inteligente y si habla no es por hablar, digo yo… Creo que el Papa lo que ha dicho en África es que el preservativo no es la única solución al terrible drama del sida y hay datos que confirman sus palabras. Os aconsejo, por ejemplo, leer sobre el Programa ABC que se puso en marcha en Uganda y fue un gran éxito. No lo puso en marcha la Iglesia con su ideología rancia, sino el Gobierno del país. Se habló en primer lugar de abstención, en segundo lugar de fidelidad a la pareja y por último se habló del condón. Pues bien, se registró un descenso del 30% de los casos de sida entre 1994 y el 2004 en el país africano. El máximo experto en sida de Harvard, Edward Green, da la razón al Papa: “Hay una relación entre una mayor disponibilidad de preservativos y una mayor tasa de contagios de sida”. Es verdad que el uso del preservativo ayuda a evitar el sida. Es verdad que la Iglesia católica es contraria a su uso. Pero también es verdad que hay otras alternativas al condón. Conozco a mucha gente que no lo usa y tiene una vida sexual perfectamente normal. Otro dato significativo: quien cuida al 25% de los enfermos de sida en África es la Iglesia católica. Creo que a quien más le interesa que haya preservaticos en África es precisamente a quienes los fabrican. Negocio seguro. Por último, lo del preservativo es una frase más en un discurso de tantos. El Papa habló también de la incorporación de la mujer africana a la vida social y al mundo laboral, de erradicar la pobreza, del trato humano con los refugiados, de la lucha contra la corrupción… ¿es que a nadie le interesa hablar de esto? Gracias por abrir con tu artículo este espacio de diálogo y reflexión. Un saludo.

  3. Amiga Maria, existe una cosa que se llama causalidad (no es que crea que no lo sabes, es por empezar de alguna manera). Y la causalidad para la transmisión del VIH es el contacto de las células sexuales, que son las portadoras aun cuando todo el sistema orgánico esté enfermo. Por tanto, la única forma de no contraer el sida es no efectuando ese contacto entre las células. Así que una forma de eliminar el sida es evitando nuevos contagios. Otra forma sería eliminando el propio virus, y como sucede que a día de hoy es imposible, lo lógico sería eliminar a los portadores. El sida se acabaría en cuestión de dias, pero estarás de acuerdo conmigo en que no es humano. Así que debemos buscar una solución que tenga en cuenta la totalidad del ser humano. Tenemos dos: la abstención de por vida, si la persona de la que te enamoras está enferma, o temporal; y el uso de barreras para esas células, como es el Sr. Condón. Desde un punto de vista católico, afirmar la primera supone tanto como negar el sacramento del matrimonio (que es con fines reproductivos y , por tanto, familiares), además de condenar a esas personas (los enfermos, y los que se enamoren de un enfermo) a una vida solitaria y apartada (pues existen las pasiones humanas), a una vida que no merece la pena, a una vida indigna.
    Teniendo en cuenta la totalidad del ser humano, no podemos proponer medios que contravengan esta totalidad. El sexo es un impulso en origen nervioso. Si ese impulso no se descarga, se produce una tensión en los sistemas sinápticos de las neuronas, lo que conlleva una serie de alteraciones fisiológicas que en última instancia se manifiestan en una conducta desordenada. Es decir, en un profundo desequilibrio emocional por desequilibrio orgánico, y una alteración conductual a nivel fisiológico. Así, la primera alternativa, la propuesta del Papa, no teniendo en cuenta este impulso, divide a los afectados en dos grupos, digamos, patológicos: uno, aquellos que no protegiendose, ni siendo capaces de controlar este impulso, enfermen de sida; otros, que efectuando dicha represión nerviosa a travez de la conducta, enferman en forma de neurosis o traumas. De modo que acogiendonos al Papa no solo no solucionamos nada, sino que provocamos otros males.
    Lo de la causualidad lo decía por la otra forma de prevención: el condón. Es categóricaente falso que exista una relación causal entre la disponibilidad del preservativo y/o su uso, y el aumento de casos de contagio. La causalidad es siempre lineal e identica a sí misma. Si fuese cierto, por tanto, debería mostrarse una regularidad en los efectos, regularidad que no se produce. Si a este genial cientifico, el señor verde, se le ocurriese universalizar su postura, sería tratado como un loco por toda la comunidad científica. Y se demuestra fácilmente de forma empírica: en proporción, los medios de acceso al condón (por disponibilidad y solvencia económica) en Epaña son superiores a cualquier país africano, lo que, por una positivista regla de tres, nos llevaría a la conclusión a priori de que, en España, los casos habrían de ser proporcionalmente más elevados que en Africa, cosa que no sucede.
    Después dices una barbaridad, que es todavía mayor bajo el principio de causalidad (al no ser que, como Hume, tú lo nieges). “”Conozco a mucha gente que no lo usa y tiene una vida sexual perfectamente normal””. Obviamente no son enfermos de sida, porque si no son unos suicidas que se van a contagiar. Estamos hablando de condón-sida, no de sexo-condón. Este es el problema de la Iglesia, que no diferencia el simple uso con fines recreativos, del uso con fines médicos (de prevención -como una vacuna- y de vida sana -a nivel psicológico-conductual). Recomienda a esa “mucha gente” que dejen d jugarse la vida, que el VIH es muy serio, es mortal de necesidad.
    Por último, solo un inciso. Claro que la Iglesia está en África para más cosas, pero es que lo último que dices es un deber que tenemos todos los Católicos. No se nos deben dar las gracias por ello. JesuCristo decía “lo que haga tu mano derecha, no se entere jamás la izquierda”. Pero es un poco hipócrita hablar de pobreza viviendo en el Vaticano. La Iglesia, en teoría cristiana, somos todos los creyentes, y son ellos, con su sacrificio, los que merecen el cielo.Estos de grandes sombreros y bordados de oro, desde el cisma del s.XIV en donde los franciscanos fueron perseguidos por sus ideas sobre la pobreza de Cristo, han destruido cualquier bondad posible en el seno de la jerarquia eclesiástica. Me quedo con lo que fue el motivo de enfado contra Maradona por parte del anterior Papa. El Papa casi lo excomulga por decir el Pelusa: “como me puedes hablar de que no podeis ayudar más de lo que haceis. Vende este jodido techo e oro y las garandes obras de arte que tienes”, y yo apostillo: que solo sirven de gloria mundana.

  4. Santiso:
    no quiero ser desagradable pero no somos amigos.
    Una pequeña aclaración con respecto a tu primer comentario: mensaje se escribe con “j”.
    Me hace gracia que digas que eres católico, porque quizá entonces no deberías tirar piedras contra tu propio tejado. Sí practicar la crítica constructiva, pero ir poniendo verdes a los que se supone que son tus hermanos en la fe…
    Gracias por explicarme el principio de causalidad… sí, lo he estudiado en filosofía. Santo Tomás habla mucho de esto en sus cinco vías.
    Entiendo tus argumentos con respecto al uso del preservativo y, sinceramente, tratar de juzgar el problema del sida en África con argumentos occidentales me parece frívolo por nuestra parte (y me incluyo). Quizá porque lo que ahí se da es el caso extremo y más traumático. Entiendo que un matrimonio sin sexo es algo casi patológico, pero decir que una vida sin sexo provoca traumas… en fin… tú que eres católico, ¿piensas que todos los sacerdotes y las monjas y demás célibes tienen traumas psicológicos?
    Dices que es categóricamente falso que el uso del preservativo vaya unido al incremento de afectados… yo he ofrecido el estudio de un profesor de Harvard, ¿en qué argumentos apoyas tú tu negación rotunda?
    Y por último, lo de las riquezas del Vaticano es un tema que aburre, en serio. Es muy fácil culpar al Vaticano de sus riquezas (que en muchos casos son patrimoniales) y después tener i-pod, portátil, jacuzzi, coche propio, vacaciones en la playa y todas las comodidades que nuestra opulenta sociedad pueda ofrecernos… seguro que a ti que eres católico te suena lo de la viga en el ojo ajeno…
    En fin, aunque no seamos amigos, me alegra que podamos “escribirnos” y contrastar visiones tan distintas de temas candentes.

  5. Católico si que soy, pero ciego no. No tiro piedras sobre mi tejado criticando a la Iglesia (como institución) pues no es dogma de fe estar de acuerdo con ella. S. Tomás, por ejemplo, realizó una reformulación de muchos dogmas basandose en Aristóteles en oposición a la corriente neo-platónica. Quiero decir, que uno de las principales caracterísitcas de la religión católica es su intento de fundamentación racional, y esto se consige con el debate, obviamente entre gente que no está de acuerdo. Históricamente a sido así y es por esto por lo que existen corrientes tan dispares entre si como los franciscanos, los dominicos o los jesuitas. Nuestra religión no es para ciegos, sino para los que buscan la verdad.
    Sobre los posibles traumas producidos por el celibato, mal que me pese, son ciertos. No es una cuestión de creencias, simplemente es un movimiento hormonal que conlleva una serie de movimientos a nivel neurológico. Es muy largo de explicar el proceso por el cual estas cargas de tensión en las neuronas afectan a la conducta, solo puedo decirte que hace más de un siglo que quedó demostrado, entre otros, por Ramon y Cajal y Freud. Además, suelen ser aquellos sacerdotes que han llevado una vida sexual normal antes de tomar los votos los que después presentan un mayor equilibrio emocional-conductual, caso es de mi favorito, San Agustín.
    Sobre el estudio que refieres, lo niego por una cuestión de principios. De causalidad, de cultura, de contradicción y de geometría. De causalidad ya lo dije; de cultura porque, como bien dices, no se puede analizar la situación a la occidental, y este es el problema, que fuimos nosotros los que fuimos allí y les tapamos las “vergüenzas”, los que llevamos esta mirada tan sucia del sexo como tiene la religión católica; de contradicción porque es absurdo que el uso del preservativo afecte al contagio, ya que lo contrario sería que su no utlización evitase la transmisión; y de geometria por que sin ella nada de lo que he dicho es posible, quiero decir, quees contra este principio contra el que están aquellos que niegan la existencia en sí de los otros principios: los escepticos y los relativistas y algunos idealistas. Y me da la sensación de que tú no estás entre ellos.
    Un estudio son una serie de datos interpretados (digan lo que digan los positivistas). Este tipo tiene datos, pero los ha interpretado mal. Además, ser de Harvard no garantiza su verdad o imparcialidad, y en otro comentario, cuando lo encuentre, te dejaré las señas de una serie de estudios serios y cientificos que venian a demostrar que los negros estadounidenses poseian un CI menor a los blancos. Y se basaban en datos, eran rigurosos, pero malintencionados y con el tiempo se falsaron. Con este estudio pasará lo mismo tarde o temprano.
    A mi también me aburre lo de las riquezas del Vaticano, pero es que es así, que lo solucionen y dejará de aburrirnos. No se puede vender nada de la Iglesia, según tengo entendido, por alguna ley de no se dónde que prohibe su venta. Pero hombre, primero debería estar la ley de Dios, y debería primar la austeridad frente a la codicia y la avaricia, y por desgracia hay mucho de esto último en la Iglesia (como institución, porque técnicamente Iglesia somos todos los cristianos, católicos o no). No hay más que ver el dineral que se gastan las hermandades en los pasos de semana santa, y como andaluz doy fe de ello.
    Por último, lo siento pero tú mundo y el mio parecen muy diferentes. I pod no se lo que es, pero jacuzzi, coche propio o portátil no tengo, y playa si porque soy de un pueblo de matalacañas, en huelva, pero no por lujo. Así que no se si creeras que estoy legitimado para criticar, yo creo que la verdad de algo no se mide con la realidad del sujeto que critica, sino con la realidad del objeto del que se busca la verdad.
    Siento la extensión y las faltas, y perdona por lo de amigos, era una expresión.

  6. Galton es uno de los cientificos que presentaron estudios “ridiculos”; Charles B. Davenport otro de ellos. El argumento basdo en la autoridad e una falacia.

  7. no tengo i pod ni portátil ni coche propio ni jacuzzi… era un generalización (ah! y también soy de un pueblo con playa). Oye, a ver si no vamos a ser tan distintos…

Dejar respuesta