El orden en el Museo Reina Sofía

0
301

Cada museo tiene su ‘gracia’, su cosa especial que hace que merezca la pena visitarlo. El Prado tiene la mejor colección pictórica del Siglo de Oro español, además de otras joyas renacentistas como El Jardín de las Delicias de El Bosco o La Anunciación de Fra Angélico -y siempre me quedo corta, ¡qué sacrilegio!-. Muy cerca de allí, el Thyssen-Bornemisza atesora una importante colección de arte de vanguardia, representativa y didáctica, cuyas características la hacen única en España. Lo que tiene el Reina Sofía es una ingente cantidad de obras de arte contemporáneas. Y el Guernica de Picasso.
No estamos contando, obviamente, con las exposiciones temporales que cada museo pueda exponer puntualmente, sino con los fondos de la
colección permanente que cada uno posee y, más concretamente, los que están expuestos de forma habitual.

Ni el Thyssen ni el Reina Sofía pueden compararse con El Prado en las características y el valor intrínseco de sus obras, que lo han convertido, para muchos, en la pinacoteca más importante del mundo. Pero sí tienen esas otras cualidades que son valores añadidos para sus muestras.

En el caso del Thyssen hay que insistir que si se quiere hacer un recorrido por las Vanguardias y el arte del siglo XX sin salir del país, sus salas albergan obras valiosísimas, gracias al capricho y el buen gusto de los barones.

¿Qué es lo que queda al Reina Sofía, además del Guernica? Pues da la sensación de que lo empiezan a entender sus gestores. Los artistas no surgen por generación espontánea. Tienen sus influencias, sus maestros y sus demonios. Se agrupan en escuelas o corrientes a los que se asimilan o de los que se diferencian. El arte moderno es difícil comprenderlo si no se tienen en cuenta estos referentes. Puede que no estemos siempre ante grandes Obras Maestras, comparables a las de Velázquez, Goya o Durero, pero son muy significativas, cuya relevancia no siempre es obvia, y podría comprenderse mejor si se presenta contextualizada.

Esa es la intención, al parecer, del nuevo Orden de este museo, y eso es lo que, a mi entender, merece la pena ir a comprobar. Y de paso, volver a ver el Guernica.

Fuentes:
http://www.artgerust.com/blogs/Culture-Blog/orden-museo-arte
http://www.museodelprado.es/
http://www.museothyssen.org/thyssen/
http://www.museoreinasofia.es/index.html

Dejar respuesta