El nuevo reto de la portería del Real Madrid

0
139

Iker Casillas, capitán del Real Madrid y de la selección española, ha sido el dueño y señor de la portería blanca durante los últimos doce años. Hace tan sólo unas semanas, una polémica decisión técnica hizo peligrar su reinado cuando José Mourinho consideró que Antonio Adán, hasta ahora casi inédito en el primer equipo, atravesaba un momento de forma mejor y lo sentó en el banquillo.

El Real Madrid afronta un escenario desconocido sin Casillas. Fotografía: Helios de la Rubia (Real Madrid)
El Real Madrid afronta un escenario desconocido sin Casillas. Fotografía: Helios de la Rubia (Real Madrid)

La decisión, que según José Mourinho fue un toque de atención para que Iker Casillas no se acomodara en el puesto, fue aceptada por el capitán, quien reconoció que le serviría de aliciente para mejorar. Pero debido a la tensión que parece atravesar el vestuario blanco en los últimos meses, lo que debiera ser una simple preferencia deportiva provocó una repercusión desmesurada, y en muchos casos se faltó al respeto a Antonio Adán desde diversos sectores de la prensa y la afición, porque al ser los entrenamientos a puerta cerrada es difícil valorar quien está mejor.

Casillas comenzó la temporada cometiendo algún fallo que pudo costar un partido, saliendo mal por alto y realizando despejes extraños, pero es muy complicado juzgar por hechos tan puntuales a un portero que durante doce años ha sido el seguro más fiable dentro del equipo. Si no existiera la crispación que rodea la relación del entrenador con el equipo o que al menos sale reflejada en los medios (ya que tanto el entrenador, el presidente y los jugadores se encargan de desmentir cualquier controversia casi a diario) la suplencia de un jugador no hubiera pasado de generar un debate normal, pero al tratarse de Casillas y de Mourinho, esta ha alcanzado una categoría desproporcionada.

Los dos porteros cambiaron sus roles y comenzaron lo que parecía una lucha deportiva por ocupar la portería, pero una inoportuna lesión de Casillas en Mestalla por un golpe fortuito de Álvaro Arbeloa retiraron al capitán del campo. Casillas, tras ser operado, estará varios meses parado. Parecía que Adán por fin estaba ante su gran oportunidad, pero el club reaccionó rápido y fichó a Diego López, otro canterano que tuvo que abandonar el Madrid ante la dictadura deportiva impuesta por el capitán.

La titularidad de Adán, con un físico poderoso y completísimo (resuelve muy bien por alto, coloca con acierto la barrera, saca con inteligencia en largo y atesora unos reflejos que le ayudan a solventar acciones muy rápidas) fue vista como un pulso de Mou a Casillas (y todo lo que representa) y en ningún caso se valoraron los méritos del segundo portero, que nunca ha levantado la voz y ha tenido un comportamiento ejemplar ante la delicada situación en la que lo colocó el entrenador.

Con el portero de Móstoles convaleciente, el de Mejorada del Campo saltó al campo lleno de confianza ante el Getafe en Liga, y aunque no tuvo mucho trabajo, resolvió con calidad las ocasiones azulonas y se retiró con la portería a cero. Todo parecía encaminado para disfrutar de la oportunidad que se había ganado, pero el partido de Copa ante el Barcelona pronto desnudó la realidad y López saltó al campo como titular, dando la razón a todos aquellos que vieron en la suplencia del capitán algo más que una decisión meramente deportiva.

El mayor perjudicado en el asunto es Antonio Adán, que lleva toda su vida en el club (ingresó en 1997 y en 2010 llegó a la primera plantilla) y que este verano, a pesar de contar con ofertas de equipos de Primera, decidió quedarse en el equipo porque el entrenador le aseguró que tendría oportunidades y sería titular en Copa. Aunque asumió con la naturalidad y tranquilidad que le da la confianza en sus propias posibilidades el desafío y se colocó bajo los palos entre la tormenta mediática que generó el ver a Casillas en el banquillo, la teoría de Mou saltó por los aires, ya que si la Copa era territorio de Adán y estaba en mejor momento que Casillas para jugar Liga y Champions, ¿en sólo dos semanas Diego López le ha pasado por encima?

La trayectoria de López, de 31 años, lo convierte en una apuesta segura: tras abandonar el Madrid en 2007 fichó por el Villarreal, donde disputó los mejores momentos de su carrera para llegar al Sevilla el pasado verano, donde no terminó de encontrar su sitio. Es un portero muy alto, que se anticipa con acierto y se coloca con inteligencia; va bien por alto y no le afecta la presión. Y parece que le ha ganado la partida a Adán.

Casillas, que desde que debutara en el primer equipo del Real Madrid en 1999 ha tenido como competencia a Bodo Illgner, César Sánchez, Diego López, Jerzy Dudek, Jordi Codina y Adán, atravesaba un momento extraño en su carrera debido a que siempre se hizo con la titularidad defendiendo la portería blanca. Lo inoportuno de su lesión ha hecho que la lucha por hacerse de nuevo con su acostumbrada titularidad se aplace hasta su vuelta. Los tres meses que estará de baja supondrán un desafío para un Adán que vuelve a ocupar la silla de suplente: en Copa y Liga López está siendo titular, por lo que habrá que esperar a la Champions, en el difícil duelo contra el Manchester United, para ver si Adán tiene su momento. La portería blanca vive una situación nueva y sólo el tiempo dirá si Antonio Adán o Diego López dejan en el banquillo a Iker Casillas.

Dejar respuesta