El Nápoles de Rafa Benítez revoluciona el fútbol italiano

1
184

Tras la disputa de los primeros doce partidos de la temporada en la Serie A, el equipo dirigido por el técnico español se mantiene en una cómoda tercera plaza a tan sólo cuatro puntos del líder, la Roma, y a tres del segundo, el Juventus. Un fútbol tan trabajado y sólido en defensa como vistoso y atrevido al ataque acompañado de un intenso empeño físico, les sitúa como candidatos a disputar el campeonato liguero y a llegar muy lejos en Europa.

Rafa Benítez (53), entrenador del Nápoles desde el pasado verano
Rafa Benítez (53), entrenador del Nápoles desde el pasado verano. Foto: thesportreview (flickr)

Ya en su presentación como técnico napolitano el pasado 21 de junio, Benítez no descartó luchar por todos los títulos a pesar de que el equipo se enfrentaba a una gran renovación y a la marcha al PSG de su estrella, Edinson Cavani. Sus palabras fueron vistas como una osadía pero consiguió su objetivo: la conexión instantánea con los aficionados, que, conocedores de la exitosa trayectoria del español (ya como entrenador del Inter de Milán en la temporada 2010-2011 ganó la Supercopa italiana y la Copa Mundial de Clubes) han convertido al madrileño en lo más parecido a un gurú. Su imagen inunda las calles, su nombre es coreado en cada partido e incluso se le llega a colocar al lado de un mito como Diego Maradona, en las esperanzas de la afición por volver a tener un papel protagonista en Italia y Europa.

La llegada de Gonzalo Higuaín, José Callejón, Raúl Albiol y Pepe Reina ha dotado al equipo de un aire español, al igual que sucediera con su exitoso Spanish Liverpool, y la notable adaptación de todos ellos al club está resultando clave para la buena marcha del equipo. Unido al buen momento de otros compañeros como Marek Hamsik, Lorenzo Insigne, Goran Pandev, Pablo Armero o Camilo Zuñiga, han convertido el proyecto de Aurelio De Laurentis, presidente del SSC Nápoles, en una apuesta sólida que, según la prensa italiana, podría verse más reforzada gracias al mercado de invierno y la supuesta inversión millonaria que dicho club llevaría a cabo para completar la plantilla.

Benítez ha impuesto un sistema 4-2-3-1 en el que prima el orden defensivo y el atrevimiento ofensivo. Por lo visto en los primeros compases de la temporada su apuesta le está dando muy buenos resultados y jugadores que la pasada temporada ocupaban un papel secundario en sus equipos protagonizan ahora la actualidad de un Nápoles que ya recuperó el buen tono el pasado año de la mano del ahora entrenador del Inter de Milán Walter Mazzarri.

De Laurentis, ante su marcha, apostó por dar el papel protagonista a un Benítez que pasó por un “calvario” la pasada campaña al frente del Chelsea, donde su trabajo era cuestionado por directivos (le llegaron a considerar “entrenador interino”) y aficionados (que inundaban Stamford Bridge de pancartas contra el madrileño y a favor de la vuelta de José Mourinho). Aún así consiguió la Europa League para seguir enmarcando un historial marcado por el éxito: dos Ligas y una Copa de la UEFA con el Valencia, una Champions League, una Supercopa de Europa, una FA Cup y una Community Shield con el Liverpool, y los títulos ya señalados con el Inter de Milán.

El buen momento del equipo deberá refrendarse tras el parón por los compromisos de las selecciones nacionales ya que el Nápoles se enfrenta al Parma en Sao Paolo y debe olvidar la dura derrota sufrida frente al Juventus, por 3-0, en el último duelo liguero para seguir a la cabeza de la clasificación. Además han de hacer frente a un partido clave para sus aspiraciones en Europa ya que el próximo día 26 visitan al Borussia Dortmund. El Nápoles lidera el grupo F empatado a 9 puntos con el Arsenal por lo que volver a vencer a los de Jurgen Klopp, como ya hicieran el pasado septiembre por 2-1, sería un gran paso para certificar su pase a octavos de final desde el que tal vez sea el grupo más complicado de la competición.

Hace tan sólo unos días Benítez hacía balance de sus primeros meses al frente del Nápoles y los tildaba de “muy positivos” a la vez que aprovechaba para reconocer el esfuerzo de sus jugadores. Es cuestión de tiempo comprobar si el técnico español consigue un nuevo triunfo al frente del Napoles.

1 Comentario

Dejar respuesta