El mundo puede terminar en el 2012, pero no será a causa de una erupción solar

2
226

Internet es un hervidero de predicciones fatalistas para el 2012, pero un experto de la NASA ha desmontado al menos uno de los escenarios: que una erupción solar gigante abrase a la Tierra.

El Dr. Alex Young, heliofísico del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, dice que hasta dentro de unos pocos millones de años no debemos de preocuparnos por el sol, y menos en el 2012.

En un vídeo que se encuentra en la dirección de referencia, dice “Con toda la tecnología, la ciencia, y las muchas naves espaciales que están vigilantes las 24 horas del día siete días a la semana, conocemos el sol lo suficientemente bien  para saber que esta súper tormenta que dicen va a acabar con la Tierra, simplemente no va a suceder. “

Dijo que, aparte de una desagradable quemadura de la piel en un día caluroso de verano, había muy poco que temer de nuestra “estrella en activo”. Simplemente no hay suficiente energía en el sol para enviar una bola de fuego asesino de 93.000.000 de millas para destruir la Tierra.

Y, mientras las llamaradas solares y eyecciones de masa coronal son actualmente cada vez mayores en la superficie del sol, estamos ahora en un ciclo normal.

Estos ciclos han venido sucediéndose a lo largo de muchos milenios. De hecho, cualquier persona mayor de 11 años de edad ya ha vivido por lo menos uno de estos ciclos, pues es el tiempo de su duración, y no ha sucedido nada. Además, dijo:

El próximo ciclo solar máximo está previsto que ocurra al final del 2013 o al principio del 2014, y no en el 2012, y no va a ser significantemente diferente del siguiente, o del otro siguiente, o del anterior.

El sol es lo que llamamos una estrella activa, y tiene su ciclo de actividad, pasando cada 11 años de una actividad mayor a otra menor. Estos ciclos de 11 años son bastante estables, y podemos decir que han estado sucediendo a lo largo de los tiempos.

Siempre tenemos llamaradas solares, a veces grandes, a veces pequeñas.

Vivimos en un planeta con una atmósfera muy espesa, la cual detiene toda la radiación dañina que se produce en una llamarada solar.

Incluso en los eventos más grandes que hemos visto en los últimos 10.000 años, vemos que el efecto no es suficiente para dañar la atmósfera de tal manera que ya no estemos protegidos.

Hablamos de “Llamaradas solares” y “Eyección de Masa Coronal”. ¿Cuál es la diferencia?

Una llamarada o erupción solar es una expulsión al espacio de electrones, iones y átomos a través de la corona solar.

El calor de una erupción explosiva no puede a través del frío del espacio alcanzar a la Tierra, pero si pueden alcanzarla la radiación electromagnética y las partículas de alta energía.

Esto puede alterar temporalmente la atmósfera superior, creando interrupciones de la transmisión de señales.

Una eyección de masa coronal (CME) es una explosión masiva de viento solar, plasma, y campos magnéticos.

En el peor de los casos, estos pueden causar sobrecargas en los transformadores de las redes de energía, lo que lleva a los apagones.

Los científicos creen que las llamaradas y CME están conectados, pero aún no han hecho científicamente la comprobación del vínculo que los une.

El Dr. Young dijo que las eyecciones de masa coronal o CME como se les conoce, no hacen más que provocar un deslumbrante espectáculo de luces en el cielo.

Eyecciones de masa coronal se están produciendo en el sol todo el tiempo, y alcanzan a la Tierra una o dos veces a la semana, a veces más, y en general los efectos son mínimos.

Si nos llega una muy grande, podremos ver una Aurora Boreal muy fuerte, pero también puede afectar a los satélites y las redes de energía, por lo que estos son el tipo de cosas que las personas que manejan estos sistemas conocen bien.

Hemos aprendido más acerca de las tormentas solares, hemos aprendido a predecir mejor los efectos, a dónde van a ir, a dónde van a golpear.

Mientras continuemos prestándoles atención y aprendiendo más acerca de ellas, y tratarlas como tratamos a un huracán o a una gran tormenta que viene, podremos tomar las medidas adecuadas para prepararnos.

Mejorar las predicciones en la misma medida que se hizo con la predicción del tiempo atmosférico en las últimas décadas es una de las razones por las que la NASA estudia el sol y el tiempo espacial. No podemos ignorarlo, sino tomar las medidas apropiadas para nuestra protección.

Y, en el peor de los casos, las llamaradas solares no son físicamente capaces de destruir la Tierra.

Cortesía:
NASA’s Goddard Space Flight Center

http://www.nasa.gov/topics/earth/features/2012-superFlares.html

2 Comentarios

  1. Hola, Ángel!
    Muchas gracias por este artículo tan interesante,
    Ya veo que estas siempre buscado reportajes interesantes sobre el Universo,
    A mi también me interensan estos temas, pero no tengo tiempo de investigar, y más tarde, no se como estaré.
    Un abrazo
    Irune

  2. Muy interesante el artículo. De momento estaremos tranquilos y confiados en nuestro astro rey.Veo que sigues con tus intereses astronómicos. Sigue así.
    Saludos.
    MAITE

Dejar respuesta