El monumento a las Brigadas Internacionales de la Universidad Complutense en la cuerda floja

1
244

Memorial_de_las_Brigadas_Internacionales_en_la“Nulo de pleno derecho”, ha sido la decisión de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ha confirmado la idea que ya estaba en el aire sobre el monumento a las Brigadas Internacionales del campus de la Universidad Complutense. 

El emblema, erigido en la memoria de los voluntarios internacionales que pelearon el fatídico 7 de noviembre de 1936 con un papel crucial en la defensa de Madrid contra el bando franquista, se encuentra en peligro tras la sentencia del Alto Tribunal. En ella se desestima el recurso presentado por la Complutense en protección de su monumento, levantado frente al Vicerrectorado del centro, cuna del frente universitario en la Guerra Civil española. El motivo, la irregularidad del proceso urbanístico que lo sustenta. “El día 22 de octubre de 2011, la UCM instaló e inauguró en suelo público un monumento sin obtener licencia urbanística para al efecto”, explica la sentencia. 

Ante estas palabras, parece que el homenaje a la ayuda exterior recibida ante la inminente caída de la capital de 1936 tiene los días contados. La Universidad, en cambio, afirma que el día 9 de noviembre se presentó la solicitud de licencia, hecho sin relevancia para el Juzgado que asegura haber declarado esta instalación como “constitutiva de vía de hecho y contraria al derecho” y por tanto, que “la administración ha eludido por completo sujetarse al procedimiento obligado”. 

Este monumento honra a los 35.000 hombres y mujeres que integraron las Brigadas Internacionales procedentes de 53 países, cuya actuación en favor de la democracia fue clave en la resistencia republicana de Madrid. Entre estos colaboradores, que acudieron con menos de 20 años de edad a la defensa de una guerra que no era suya pero que compartía un mismo fin, se contabilizaron cerca de 9.000 muertes. Cuatro de los supervivientes asistieron a la inauguración del monumento, que tuvo lugar coincidiendo con los 75 años que nos separan de la fecha del conflicto, donde se recordó esta heróica actuación y la ineludible necesidad de conmemorarla.

Sin embargo, los motivos que mantienen en pie este homenaje se tambalean con motivo del fallo, que pone incluso en tela de juicio la conducta de la Complutense. “La Universidad es consciente de la necesidad de obtener licencia y de que ha omitido atenerse a ningún tipo de procedimiento o autorización urbanística, como era obligado”, según ha determinado el juez.

El acoso judicial ha perseguido al monumento desde antes de ser levantado. Primero, tratando de evitar que se erigiera y a posteriori, que fuera demolido. Su presencia en el campus no agradó a todos, ya que en menos de un mes ya presentaba pintadas de rechazo. Y en medio de estas disyuntivas, la representación a las Brigadas Internacionales sigue en la cuerda floja. El proceso comenzó con un recurso de manos de un particular que criticaba la instalación de una estatua en el recinto universitario.

Imagen cedida por Universidad Complutense de Madrid

 

1 Comentario

  1. Al margen de las cuestiones urbanísticas y de procedimiento.
    ¿Por qué no honrar a TODOS los caídos en esa batalla? ¿es que el cayó en un lado u otro valía más?

Dejar respuesta