El Misterio de la Atlántida

1
555

Desde los albores de la civilización, siempre hemos oído hablar de una isla que se mueve entre el mito y la realidad.

Dicha isla era de tan magnas dimensiones que casi se podría considerar un continente. Poseía lujosos edificios y extraordinarios parajes sin par habitada por un gran número de personas hasta que un día la mencionada isla de forma misteriosa desapareció.

Como ya habréis adivinado se trata de la Atlantida.

Pocos son los documentos escritos que existen sobre esta mítica isla ya que entre otras cosas dichos documentos fueron destruidos entre otros por las invasiones bárbaras y los pueblos que heredaron dichas ciudades que eliminaron sistemáticamente toda la literatura griega y romana como ejemplo se puede citar a el papa san Gregorio Magno que ordenó la destrucción de la literatura clásica “por temor a que distraiga a los fieles de la contemplación del cielo”.

El Nacimiento Social de la Atlántida

La primera vez que se menciona la Atlántida en unos escritos fue en el S.IV a. C en dos de los dialogos de Platón de los llamados Timeo y Critias en los que se refiere a una visita de Solon a Egipto.

Él mismo, describe la Atlántida del siguiente modo “la isla era mayor que Libia y Asia juntas y podía pasarse a través de ella al continente opuesto, que bordeaba el verdadero océano…” también de los textos de Timeos y Critias extrajo que “En el centro de la isla (Atlántida) extendíase una llanura. reputada como la más bella y fértil de todas las llanuras. Y, casi en el centro de esta planicie se levantaba una colina, no demasiado alta. Alrededor de la colina, como ruedas de carro, aparecían dos anillos de tierra, rodeados de tres anillos de mar. En el centro de la colina estaba situado un santuario consagrado a Poseidón y aCleito; rodeaba al templo un muro de oro. que estaba vedado traspasar. Otro templo, dedicado sólo a Poseidón, estaba hecho enteramente de plata, excepto las estatuas, que eran de oro. Dos fuentes, una cálida y otra fria, proveían a la isla de ilimitadas cantidades de agua; junto a ellas se habían construido cálidas termas, destinadas a los reyes y a los plebeyos, a las mujeres y a los caballos. En los anillos exteriores de tierra se asentaban los astilleros y los puertos, rodeados por un muro denso de edificios, de casas. De esta área, donde vivía una población muy numerosa, surgía un constante estrépito de voces y ruidos, durante el día tanto como durante la noche. Más allá se extendían las llanuras, donde alcanzaban la perfección esas aromáticas sustancias que también hoy produce la tierra y están hechas ya de raíces, ya de hierbas, de árboles, flores o frutos. Todo esto producía en abundancia aquella isla santificada, cuando aún estaba bajo el sol.”Este poderoso imperio “desapareció bajo el mar en un solo día, con su noche”.

Desaparición de la Atlántida

La fecha estimada por este filósofo griego es de 9000 años antes de su época es decir hace unos 11.500 años.

Aunque los escritos de Platón fueron tachados por muchos de fábulas cabe recordar que Platón se diplomó en filosofía y plasmaba en sus escritos toda la verdad.

Llegados a este punto ¿Que nos queda para seguir indagando en nuestras investigaciones?

Nuevas vías de investigación

No olvidemos que buena parte de la historia reside en las leyendas que se trasmiten de generación en generación y en este caso las leyendas de todas las razas humanas tienen un nexo en común como veremos a continuación.

¿Leyendas o Historias del Pasado?

Las tribus celtas de España, los vascos, los galos autóctonos de Francia, Los árabes,Las antiguas tribus del Norte de África, Las tribus llamadas Atarantes y Atlantio entre muchas otras hablan de una isla situada en medio del océano y un gran diluvio que la destruyo cuyos supervivientes emigraron ha otras tierras para establecerse y aunque cada uno difiere en sus leyendas en el nombre de dicha isla y en la situación de la misma ya que unos la situan en medio del Atlántico mientras otros la situan en medio del Mediterráneo todos como hemos visto convergen en la misma historia de que sus orígenes están en una isla que fue tragada por el océano he aquí nuestro nexo en común por lo que no es descabellado pensar que los antecesores de todas las tribus y razas humanas provengan de los supervivientes de aquella isla-paraíso.

Opiniones científicas sobre la Atlántida

Recientemente nos llega la confirmación de la existencia y localización de la Atlántida de la mano de Georgeos Díaz-Montexano en la que nos informa que el ateniense Titus Flavius Clemente uno de los llamados padres de la iglesia a la par que filósofo conocía muy bien el griego clásico lo cual le permitiría leer correctamente la obra de platón sobre la Atlántida gracias a lo cual tenemos un dato desconocido hasta ahora que nos acerca más a la Atlántida: la guerra entre Atlantes y Atenienses se produjo en el Atlántico, no en el Mediterráneo. A continuación veremos por que.

Hasta ahora se había afirmado que en la lucha entre Atlantes y Atenienses se había producido mientras luchaban en un lugar muy cercano al epicentro de los terremotos ya que platón describe la muerte de los Atenienses y el hundimiento de Atlantis en un mismo párrafo, lo que parecía sugerir que ambos sucesos ocurrieron a la misma vez, nada más lejos de la realidad ya que una correcta lectura de los escritos de Platón nos revela que el terremoto que hundió Atlantis se produjo al mismo tiempo que Atlantes y Atenienses luchaban.

Según Díaz-Montexano basándose en los escritos de platón especula que En los últimos tiempos, cuando los griegos ya estaban venciendo a los Atlantes en todas sus colonias del Mediterráneo, quizás se encontraban ya peleando en la propia región principal de Atlantis.

Si volvemos a los escritos de Platón podemos deducir fácilmente que la guerra entre Atlantes y Atenienses no se produjo en unos pocos días, sino en muchos años, razón por la cual el filósofo griego cuando narra dichas batallas menciona a varios reyes Atenienses implicados en estas he aquí algunos: Kekrops (1581 BC) hasta Erisikhthon y Erekhtheus (1506 BC), pero siempre antes de Theseus. Es decir, que estamos hablando de más de 80 años, aunque si aceptamos que se trata de Erechtheus II (1300 BC), entonces son casi 300 años.

Hecho por el cual es fácil suponer que con el transcurso de los años con cada victoria por parte de los griegos irían ganando colonias acercándose cada vez más hacia los Pilares de Hércules hasta alcanzar el centro del poder Atlantean, razón por la cual no es descabellado pensar que el gran terremoto con tsunami sorprendiera en plena batalla tanto a los griegos atenienses como a los atlantes cuando estaban intentando conquistar la capital de Atlantis.

Localización Geográfica de la Atlántida:

Han sido y son muchos los lugares donde se ha situado esta isla-paraíso, la más plausible ha sido la que la situaba en el Atlántico Central puesto que a lo largo del fondo marino del atlántico norte y sur se extiende un basto terreno dorsal en forma de S que va desde Islandia hasta la isla de Tristán da Cunha sugiriendo que las partes más altas de esta cadena montañosa, sobre todo las de alrededor del arco de las Azores, estuvieron alguna vez por encima del nivel del mar, formando la Atlántida. hasta que en el S. XX fue desechada por los cientificos que afirman que afirman que la Dorsal Atlántica desde hace miles de años se va elevando poco a poco hacia arriba no hacia abajo.

Actualmente se ha demostrado que dicha isla estuvo situada en el área de Gibraltar o Gadeira ya que los atenienses devolvieron la libertad a todos los pueblos conquistados por los atlantes es decir en los pueblos del interior pertenecientes al mediterráneo y entonces nos queda el centro de poder situado delante de la boca de los pilares de Hércules que como bien sabemos pertenece al mar atlántico.

Textos:
http://blogs.hoy.es/Atlantida0de0Platon0Atlantis/posts
http://www.vidasdefuego.com/a-civilizacion-atlantida.htm

1 Comentario

  1. Es un misterio total la historia de la Atlantida, esperemos que los cientificos puedan encontrar el lugar geografico de esta cuidad tan llena de riquezas cultutales y materiales.

Dejar respuesta