El mercado NBA pone la lucha por el anillo al rojo vivo

0
74
Fuente: dskillzhtown (Flickr)
Fuente: dskillzhtown (Flickr)

Todo sigue igual en la NBA con Miami Heat defendiendo título y Lebron James como MVP, pero la temporada que se avecina será aún más difícil para que los de Florida consigan el primer three-peat desde los Lakers de Kobe y Shaq. El mercado ha hecho que varios equipos se conviertan en aspirantes al anillo y ha encumbrado a ciertos general managers mientras que, por otro lado, ha tirado por los suelos las esperanzas de otras franquicias.

En Houston ya comparan a su actual equipo con aquel que fue campeón a mediados de los 90 con Hakeem Olajuwon a la cabeza. Dwight Howard ha sido el gran agitador durante todo el verano hasta que la franquicia texana se cruzó en su camino para ofrecerle un gran contrato con aspiraciones de anillo. James Harden, Jeremy Lin y Chandler Parsons serán los escuderos de lujo para que el center vuelva a demostrar que actualmente nadie domina las pinturas de la liga como él.

Sin embargo, Houston no ha sido el único que se ha reforzado con éxito en la Conferencia Oeste. Los Warriors, gran revelación del año pasado, han aumentado sus aspiraciones para esta temporada. La marcha de su sexto hombre, Jarret Jack, no ha supuesto un trauma para la franquicia de San Francisco, gracias a la incorporación de Andre Iguodala. El ex de Denver tomó la decisión de abandonar la franquicia de Colorado para firmar un contrato multianual con Golden State y ponerse a las órdenes de Mark Jackson. Las semifinales de conferencia de la última temporada parecen quedar cortas para estos nuevos Warriors.

Los Clippers también quieren subirse al carro de la lucha por el anillo y Doc Rivers es la apuesta del hermano pobre de Los Ángeles. El ex entrenador de los Celtics es la gran esperanza de la franquicia angelina para ganar el primer anillo de su historia. La renovación de Chris Paul, el crecimiento de Blake Griffin y Deandre Jordan y las llegadas de J.J Reddick, Antawn Jamison, Jared Dudley o Darren Collinson son los principales argumentos para que este proyecto  acabe de luchar por el título.

En Minnesotta parecen haberse cansado también de recibir halagos por su gran juego, pero quedarse cada temporada fuera de playoffs. Kevin Love y Ricky Rubio dirigen un proyecto donde Flip Saunders ha decidido tomar las riendas desde los despachos. La renovación de Nikola Pekovic junto a la llegada de jugadores exteriores como Kevin Martin, Corey Brewer o el novato Shabazz Muhammad pueden convertir a estos Wolves en la gran revelación para la próxima temporada. Las lesiones fijarán el techo del equipo para esta temporada.

Al otro lado del país, Brooklyn se ha convertido en la gran atracción del verano. Prokhorov ha dejado al equipo en manos de un entrenador inexperto pero con un gran conocimiento del juego como Jason Kidd, que apenas unas semanas después de anunciar su retirada ya había recibido la llamada del magnate ruso. Sin embargo, el entrenador no es la única novedad de estos Nets, la llegada de Paul Pierce, Kevin Garnett y Jason Terry vía traspaso desde Boston sumada a la incorporación de Andrei Kirilenko o Alan Anderson como agentes libres han convertido a la franquicia en el principal rival en la conferencia este para Miami Heat e Indiana Pacers.

Sin embargo, los grandes movimientos en la Conferencia Este los han protagonizado dos equipos de la clase media como Cleveland Cavaliers y Detroit Pistons. La franquicia de Michigan ha preparado un proyecto de futuro con Andre Drummond y Greg Monroe como pilares fundamentales. Brandon Jennings ha llegado a la Motown vía traspaso desde Milwaukee a cambio de Brandon Knight, y Joe Dumars se ha movido bien en el mercado de agente libres para hacerse con los servicios de una de las piezas más codiciadas de la liga, Josh Smith, y un veterano ilustre como Chauncey Billups. El número ocho del draft ha dejado también la adquisición de un tirador como Cadwell-Pope. En Michigan ya sueñan con recuperar el nivel de hace unos años y luchar por el anillo.

Cleveland Cavaliers también quieren volver a las grandes luces de los play-offs, y para ello han apostado por la juventud como bandera. Kyrie Irving será el director de orquesta de un equipo que se presenta como la gran revelación de la temporada. La firma de un center dominador como Andrew Bynum ha devuelto la ilusión a Ohio. El ex de Lakers y Sixers tiene por delante una temporada para reivindicarse después de su falta de profesionalidad durante la última campaña. A todo ello se suma la llegada de Anthony Bennett como número uno del draft y la esperada irrupción de Dion Waiters en el juego exterior.

Sin embargo no todo son buenas noticias en la NBA, algunas franquicias como Sixers, Hawks, Lakers, Pelicans o Mavs están haciendo oposiciones para convertirse en las grandes decepciones de la temporada, pero una vez que la competición comience todo puede cambiar, porque esto es la NBA.

Dejar respuesta