El mercado del arte en España a través de la prensa especializada

0
469

Ángeles Martín, Directora de Subastas Siglo XXI, analiza con nosotros el estado del mercado del arte en nuestro país

El mercado de la subastas, o en concreto, las grandes subastas han estado presentes durante todo el siglo XX en la prensa como acontecimiento cultural. He encontrado referencias en la prensa como el Heraldo de Madrid que ya en el año 1914 dedicaba una portada con una gran fotografía de un Zurbarán que había sido subastado por una cifra millonaria.

Desde hace décadas el interés periodístico por este tipo de noticias ha ido in crescendo. Si hace décadas en la prensa española que es la que nos compete, sólo eran noticiables las subastas celebradas en París, Londres o Nueva York esto ha ido cambiando notablemente en los últimos años.

Hasta los años 70 no se abrió en España ninguna casa de subastas lo que significa que el mercado de las subastas en nuestro país es muy joven.

Desde esta fecha el número de casas de subastas ha ido creciendo hasta llegar a haber doce en la actualidad que realizan subastas en su mayoría mensuales o trimestrales en algún caso y materia.

Representando cada vez más un importante volumen de negocio y un progresivo aumento de coleccionistas que se ven atraídos por esta forma de comprar observamos que la prensa generalista da cabida en sus páginas a mayor información sobre el tema.

Dando respuesta a este interés por la información de subastas y mercado del arte, nace hace 10 añosen Madrid SUBASTAS SIGLO XXI.

He hablado con su directora con quien he intentado desgranar este para muchos, hermético mundo, intentando analizar con ella el funcionamiento de su revista, el perfil de las casas de subastas nacionales y del coleccionista y en último lugar intentando dar respuesta a la situación actual del mercado, la especulación en el arte si la hubiere y en definitiva el momento actual que el sector atraviesa.

Ángeles Martín estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid además de otros estudios en filosofía. Trabajó en secciones de economía de otros medios hasta llegar en la actualidad a dirigir la revista. Reconoce no tener estudios especializados en arte ni mercado del arte. De la misma manera que los tres redactores fijos que hay en la revista, todos son periodistas. A su vez, la revista se nutre de colaboradores expertos en tasación y crítica de arte a los que en ocasiones consultan y en otras contratan para un trabajo concreto. Da mayor prioridad al periodista en este campo que al licenciado en Historia del Arte. “La especialización es adquirida, un periodista tiene que saber un poco de todo pero con el tiempo y el trabajo acabas siendo un especialista”

“El trabajo por muy periodista que seas hay que saber hacerlo y hoy por hoy cuando contratamos a periodistas en prácticas sí les exigimos unos mínimos en especialización de arte”

En cuanto al funcionamiento de la revista nos desmenuzó todo el proceso de trabajo.

“La revista se centra en el mercado español aunque sí tenemos un pequeño apartado dedicado a subastas internacionales” “El lector demanda información sobre el arte que se va a subastar y los precios que han alcanzado las piezas que ya se han subastado, habiendo muchas veces más interés por esta segunda información”.

El mercado en el que se centran es por tanto el español y se da mayor cobertura a aquellas piezas más interesantes para nuestro mercado.

SUBASTAS SIGLO XXI se basa principalmente en un gran reportaje, una entrevista con un personaje relevante del sector y sobre todo (el grueso de la publicación), en precios de salida y remates de obras seleccionadas. La directora nos cuenta como se hace cada cosa.

Los reportajes se basan en un tema cada mes. Así hay meses que se opta por analizar el mercado de lanumismática o la joyería. Incluso suelen ir más allá y suelen hablar no de joyería en general sino por ejemplo únicamente de camafeos del S. XIX. “La revista lleva diez años así que lo que tenemos que hacer es intentar no repetir pero llega un momento en el que lo hemos tocado casi todo y los temas se eligen de manera rotatoria”.

En cuanto a las entrevistas normalmente se hacen a personajes de reconocido prestigio. En los meses de enero, febrero se entrevistaron a directores de casas de subastas, uno nacional y dos internacionales. En este sentido ella comenta “Hoy por hoy las entrevistas se pueden hacer de muchas maneras, hace meses entrevistamos al director de Hermann Historica (casa de subastas alemana) y la entrevista se hizo por teléfono”. Mi siguiente pregunta se orientó a saber si hay o no fácil acceso a estos personajes de renombre internacional. La respuesta fue clara: “No, sí son accesibles pero si muchas veces no los entrevistamos más es porque nuestra publicación se orienta más al mercado español y en ese sentido sí entrevistamos al director de Hermann porque es una casa que vende mucho a coleccionistas españoles”

Por último me habló extensamente de cómo se escogen las piezas que se van a subastar y las que se han rematado.

“Son las casas de subastas las que envían las fotografías y las descripciones de las piezas. Muchas veces la pieza está aún en la casa del propietario así que nosotros rara vez vemos la pieza. Nos manda la información y nosotros ajustándonos al espacio seleccionamos lo que nos parece más interesante. A veces observando la fotografía, nuestros expertos añaden alguna información y lo que sí hacemos siempre con piezas de autores importantes es tirar de hemeroteca e incluir en la descripción información sobre el precio que alcanzó en otra subasta una pieza similar para que el lector compare”.

“La estimación que hacemos se corresponde a lo que nosotros según nuestro criterio sería aceptable pagar, teniendo en cuenta la cotización de ese artista…aunque eso no impide que haya dos locos que se junten y revienten el precio”.

Por otro lado y en cuanto a las fuentes utilizadas por la revista la directora comenta que hay varias. Desde las mismas casas nacionales que les remiten toda la información que deseen hasta la información de agencia, normalmente para noticias de carácter internacional. Como ya he comentado hay numerosos colaboradores expertos que son requeridos en numerosas ocasiones. Las entrevistas que se hacen no siempre deben ser tomadas como fuente ya que lo que se está haciendo es una entrevista del personaje no en sí mismo generando una noticia.

A lo largo de la entrevista tocamos uno de los puntos que quizá mayor literatura hayan dado en el mundo del arte. La inversión en arte, la especulación en arte y cómo no, la situación actual del mercado y la crisis económica.

Antes de la entrevista había leído entre otras publicaciones la tesis doctoral de Emy Armazañas, publicada en 1993 bajo el título El color del dinero, el boom de lassubastas de arte, que ahonda en estos temas y que guarda un cierto paralelismo con la situación actual ya que versa sobre la situación en el mercado del arte durante la crisis financiera de 1987 a 1991, sin embargo con resultados distintos a los actuales, una fiebre por el arte.

Fue en este punto dónde mayor impresión me causaron sus respuestas porque esperaba todo lo contrario.

Si el precedente en crisis económica lo podemos encontrar en la de 1987 no podemos sin embargo afirmar que la situación se ha repetido. En aquel momento sí que las grandes fortunas japonesas y norteamericanas invirtieron en arte pero hoy no lo están haciendo al mismo nivel. Las razones según Martín son que dinero hay, que el dinero no ha desaparecido pero que los que lo tiene no lo mueven. Eso ha hecho que hasta hace unos años quien compraba, compraba muy caro y hoy quien tiene la necesidad de venderlo lo hace perdiendo dinero. Como los precios están bajos tampoco se están poniendo a la venta obras de máximo nivel pero las que salen se venden a un precio bajo.

“Es un momento para compras, sin duda, quien tenga dinero debería comprar por que sí estaría comprando a muy buen precio, pero la realidad es que ni así se vende bien”. “se ha notado mucho que el volumen de ventas ha caído” y añade “también es cierto que los precios que hay ahora son más realistas. Durante mucho tiempo los precios se inflaron y ahora los precios están más en su sitio”.

Ángeles Martín es especialista en el mercado español y le he preguntado por qué el mercado español no atrae a coleccionistas extranjeros. Su respuesta es que sí hay muchos coleccionistas extranjeros que compran en España pero los grandes titulares se los llevan Londres o Nueva York porque son los propios vendedores españoles los que llevan a esas ciudades las grandes obras. “Las mejores piezas de Sorolla se llevan a Londres así que cuando se venden el mérito se lo lleva Cristie´s.

Recientemente se han subastado dos zurbaranes en España, retrato de Santo Tomás de Zumárraga, adjudicado en 350.000 €, su precio de salida y San Antonio Abad rematado también en su precio de salida, 600.000 €. Pregunté porqué en esos mismos meses se subastaba en Nueva York una SantaDorotea con una cesta de manzanas y rosas de Zurbarán con un precio de salida 3.000.000 de dólares y que llegaba al récord mundial para ese artista de 4.226.500 dólares. Su respuesta fue clara,en España, una obra a priori no puede llegar a esas cifras porque suelen ser obras que no pueden salir de nuestro país. Las que circulan en el mercado internacional de Grandes Maestros españoles suele ser porque proceden de antiguos expólios (la Invasión Francesa por ejemplo) o bien porque salieron de España de manera legal cuando esta normativa no existía. Este mismo mes, encontramos en Subastas Bilbao XXI un Murillo “Retrato de Doña María Francisca Coterillo y Ortega, 1ª Marquesa de Legarda, en traje de caza” pintado entre 1662 y 1664 y subastado en la “ridícula” cifra de 350.000€ (su precio de salida).

Le pregunté si Cristie´s o Sotheby´s actuaban como marca y si muchas veces el hecho de venderse allí maximizaba el remate. “Sí, sale más caro comprar en esas casas, incluso ha habido piezas que se las han ofrecido en España al Estado Español, ésta las ha rechazado y luego las ha comprado tiempo después en Christie´s por el doble”. He notado en sus respuestas en este punto cierta queja al monopolio que a veces estas casas de subastas ejercen en el mercado.

Hemos hablado sobre especulación en el mundo del arte. Es aquí donde me encontré respuestas inesperadas. Suele pensarse que se compra por inversión, en este sentido ella apostilla que más bien se compra por gusto y si se puede que este gusto mantenga su valor con el paso del tiempo. Según ella confirma, si se comprara tanto como se dice por especulación, “ahora que los precios están tan bajos se vendería todo, y esto no es así”.

Lo que sí tiene claro es que de haber especulación en el arte este no se produce en España como sí lo hacen otros países donde se originan esos récords. Precisa que esos precios desorbitados tienen una relación con la marca de las casas de subastas famosas y con el halo de expectativa que muchas subastas tienen.

La última pregunta no podía ser otra que cual era la tendencia en el mercado del arte.

“Todo está interrelacionado, mientras haya crisis habrá crisis en el mercado del arte. Ahora se vende bajo pero hay actividad. No a corto pero sí a medio plazo esperamos una recuperación”.

Dejar respuesta