El Manchester United recupera el reinado inglés

0
64

La celebración llevaba preparada en Old Trafford desde hacía tiempo. El Manchester United contaba las horas para alzar una Premier League que tenía en su poder, pero sin poder tocar, desde hacía semanas.

Técnicos y jugadores del Manchester United celebran la conquista de la Premier League: Fuente: Manchester United (Facebook)
Técnicos y jugadores del Manchester United celebran la conquista de la Premier League: Fuente: Manchester United (Facebook)

La visita del Aston Villa no hacía más que aumentar la impresión de que la fiesta comenzaría nada más empezar el partido. Y no se equivocaron. Los villanos apenas aguantaron dos minutos al United, o mejor dicho a Robin Van Persie, líder incontestable de los diablos rojos durante toda la temporada.

La conexión entre el holandés y Wayne Rooney volvió a dar sus frutos. Una jugada del inglés, que ha asumido a la perfección su nuevo rol técnico como segunda punta, dejó a Van Persie rematar a placer en el área pequeña el primer gol de los tres que le esperaban. El United ya era campeón y las gradas del teatro de los sueños comenzaban a disfrutar de una noche mágica.

El segundo no tardaría en llegar. Apenas diez minutos después, y gracias de nuevo a una creación de la conexión anglo-holandesa. El 2-0 subió al marcador y con él lo que parecía la sentencia. Wayne trazó un delicado pase desde el medio campo por encima de la defensa que Van Persie no necesitó que tocara el césped para enviar el balón lejos del alcance de Brad Guzan.

Los diablos rojos mostraban su mejor cara y se gustaban ante un rival que se encuentra peleando por no descender. Ryan Giggs con casi 40 años superaba a los defensas con la juventud de uno de 20, Antonio Valencia desborda continuamente y la pareja Michael CarrickShinji Kagawa dominaban a su antojo el centro del campo.

Pero la pesadilla del portero estadounidense del Aston Villa no iba acabar ahí. En el minuto 33 Giggs regalaba el hat-trick al holandés con un pase dentro del área que, después de sentar al portero, mandaba a la red. Suponía su gol número 24 en Liga y superaba así a Luis Suárez en la lucha por el pichichi.

El partido murió ahí. El resto fue una fiesta de la que los de Old Trafford disfrutaron. Con el pitido final el United levantaba su vigésima Premier a falta de cuatro jornadas. Un campeonato justo y merecido que ha dominado desde el inicio y que ha vuelto a su poder después que el Manchester City lo conquistara la temporada pasada.

La gestión excelente de la plantilla con la posibilidad de hacer rotación ha permitido a Alex Ferguson alzarse con su décimo tercera Premier desde que llegó al banquillo de Manchester. El escocés, incuestionable para la afición a sus 71 años, ha triunfado con un estilo pragmático y atractivo en el que ha dominado y amaestrado a sus jugadores desde que en 1986 se sentará por primera vez en el banquillo de Old Trafford. 

Ferguson y Van Persie son los dos gran nombres de esta Premier. Acertó sin duda el holandés al abandonar el Arsenal este verano en busca de los títulos que no pudo ganar con los ‘gunners’ en los últimos años. En Manchester, Van Persie no solo ha ganado su primera liga, sino que ha recuperado la ilusión, el ritmo y la continuidad en su juego hasta el punto que muchos se han apresurado a calificarlo como el mejor jugador de la Premier.

Dejar respuesta