El Mallorca lucha por evitar otro descenso

0
125
Son tiempos difíciles para la afición del Iberostar. (Fotografía: RCD Mallorca)
Son tiempos difíciles para la afición del Iberostar. (Fotografía: RCD Mallorca)

Son ya quince partidos los que lleva perdidos el Mallorca, los cuales podrían haber evitado que el equipo cayese en la mala racha que afronta, la cual está causando bastantes quebraderos de cabeza al club. Tan mala es la situación del equipo que el presidente de este, Utz Claassen, y el director deportivo, Miguel Ángel Nadal, tuvieron una reunión el pasado 14 de abril con la plantilla, con el fin de poner fin a los bajos resultados obtenidos por parte del equipo.

Tras la derrota en el partido jugado contra el Racing de Santander, el técnico del equipo mallorquín, Miquel Soler asumió por completo la culpa de que el equipo estuviese pasando una situación crítica, reforzando su opinión con comentarios como “la culpa es mía porque yo decido el sistema de juego, las alineaciones y los cambios. Si se gana, los jugadores son los protagonistas; si se pierde, el entrenador lo ha hecho mal”.

Después de escuchar estas declaraciones del técnico, comenzaron a expandirse rumores que afirmaban que el club destituiría al entrenador. Sin embargo, se ha confirmado que son solo rumores, y que Soler seguirá en el equipo. Los propios jugadores fueron quienes desmintieron los rumores, aclarando que ellos no están en contra de su técnico, y que harán todo lo posible por conseguir levantar al equipo de nuevo y romper con esta mala racha, entusiasmo que se puede ver en la declaración hecha por Pedro Bigas durante una rueda de prensa: “Ha sido una semana un poco rara, pero tenemos mucho trabajo por delante y solo pensamos en ganar el partido del domingo y dejar atrás esta mala racha. Que Claassen quiera reunirse con nosotros es una cosa positiva, y se hace para buscar soluciones. Es una cosa normal para sumar y que la cosa vaya mejor”.

Este cambio en la plantilla se vio reflejado en el partido jugado contra el Alcorcón. Aunque el Mallorca empató a cero, se pudo ver como Miquel Soler planteó un cambio táctico (5-3-2) que ayudó al equipo a defender su campo. Sin embargo, aún le faltó técnica para lograr meter gol al adversario.  

No obstante, aunque los jugadores y el entrenador estén intentando darlo todo para conseguir mejorar su situación, hay otro problema que podría haber empeorado aún más el ánimo del equipo. Este problema es la deuda de 575.000 euros que mantiene el equipo mallorquín con el Tottenham a causa de haber fichado el año pasado al mexicano Giovani dos Santos. El impago de esta deuda hizo que la LFP amenazara con sancionar al Mallorca si no se resolvía el pago en un plazo de dos días. El presidente del club mallorquín contactó rápidamente con el presidente del conjunto inglés, Daniel Levy, para solucionar el problema y evitar la sanción que prohibiría al equipo fichar por nuevos jugadores durante un año entero.

Este despiste ha levantado varias polémicas, ya que Utz Claassen asegura que no tenía conocimiento acerca de esta deuda porque Lorenzo Serra Ferrer la había ocultado. Sin embargo el impago está presente en las cuentas anuales de la temporada 2013-14 del equipo, por lo que el club debería haber tenido presente este problema que casi hunde aún más la situación del equipo.

El equipo mallorquín tiene muchos partidos por delante con los que poder obtener una mejor posición y poder dejar atrás estos errores que están consiguiendo que se pierda la confianza en el equipo por parte de todos sus seguidores.

Dejar respuesta