El Madrid sólo recorta un punto al líder

0
77

Tras empatar (2-2) con el Valencia, los blancos logran arrancar un punto en el Bernabéu, que, al menos, sirve para que el FC Barcelona no dependa de sí mismo en el tramo final de liga. Sin embargo, y a pesar del tesón mostrado por los madridistas, la de anoche parece una ocasión desaprovechada para acercarse un poco más a un Atlético de Madrid que continúa como líder destacado.

El conjunto de Ancelotti afrontaba el duelo ante el Valencia conociendo el empate del Barcelona con el Getafe (2-2) y la derrota del Atlético de Madrid ante el Levante (2-0). Tal vez por ello saltó, el equipo formado por Diego López, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Illarramendi, Alonso, Isco, Bale, Benzema y Ronaldo, con mucha ansiedad al terreno de juego. El Valencia, presionado por su reciente eliminación europea ante el Sevilla, apostaba por Alves, Joao Pereira, Costa, Mathieu, Bernat, Javi Fuego, Keyta, Feghouli, Parejo, Vargas y Alcácer.

Diego López (32), portero del Real Madrid y habitual en Liga. Foto: danheap77 (flickr)
Diego López (32), portero del Real Madrid y habitual en Liga. Foto: danheap77 (flickr)

Los primeros minutos fueron de dominio blanco con oportunidades para CR7, Ramos y Benzema hasta que en el 16 Parejo pudo anotar aunque su tiro se topó con el larguero. Se entonaba el Valencia pero resultaba apabullante el asedio de Benzema, Bale, y Ronaldo, en repetidas ocasiones. En todas ellas se estrellaban con la extraordinaria participación de Alves, que impedía lo que debería ser la goleada blanca.

Un Diego López destacado, en la siguiente oportunidad, evitó el gol de Feghouli aunque ya no pudo parar el tanto valencianista que Mathieu, de cabeza, anotó en el 45 tras un saque de esquina de Parejo. 0-1 en Chamartín y al descanso. El resultado no daba muestras de lo visto sobre el campo ya que el Madrid puso las ocasiones y la ambición y el Valencia se vio espoleado por la sobresaliente actuación de su portero, que resultó un muro infranqueable para los futbolistas blancos.

Ancelotti realizó un cambio para afrontar la segunda mitad y dio entrada a Di María sentando a Illarra. Cuando sólo habían transcurrido cinco minutos el argentino pidió penalti por mano de Pereira en el área y el árbitro no lo señaló castigando además al madridista con cartulina amarilla por sus airadas protestas.

Di María y Ronaldo se volvían a topar ante un Alves acertadísimo pero en el 59 ya no pudo parar el fantástico cabezazo de Ramos que se internó en su portería. El capitán anotó un gol, el 1-1, a pase de CR7 que daba ánimos a los blancos. Sólo cinco minutos les duró la esperanza ya que Parejo, canterano blanco, marcaba el 1-2 tras un buen pase de Feghouli.

Mazazo para el conjunto local que a pesar de dominar y merecer mucho más veía como los tres puntos volaban del Bernabéu. A partir del 68 llegó el momento para los cambios en ambos equipos: Jonas entró por Alcácer y Casemiro por Isco respectivamente.

Los de Carletto atacaban una y otra vez pero sin verdadera sensación de peligro y los minutos corrían en su contra. Ronaldo lo intentaba con más corazón que precisión pero no se movía el marcador. Alves en el 81 vio una amarilla que reflejaba la tensión que se vivía en los dos conjuntos y solo tres minutos después los locales agotaban sus cambios con la entrada de Morata por Benzema.

El canterano pudo anotar nada más tocar el balón pero su disparo no vio puerta. Ansiedad, desesperación y falta de puntería para un Madrid que podría haberse acercado al líder y que con la derrota veía cómo la Liga se alejaba de nuevo.

Bale lo intentaba pero fue CR7 en el 92, de espuela, el que logró el empate, 2-2, en un final de infarto. Entonces el Valencia recurría a esas pequeñas cosas del fútbol que sirven para restar minutos al marcador y realizaba otro cambio en el 94; entró Barragán por Vargas. Morata tuvo la última en el 95 pero el marcador ya no se movió y el Madrid, que mereció la victoria por su entrega y dominio general, no pasaba de un empate que no le sirve para meter presión al líder ya que en caso de llegar a las últimas jornadas, hipotéticamente empatados, los blancos perderían la liga en cualquier caso.

Pero tras lo visto en la jornada liguera, los equipos que no se juegan nada, tienen mucho que decir por lo que se avecinan encuentros apasionantes que pueden decidir el campeón de liga en el enfrentamiento más insospechado. Fin de semana extraño para los de arriba ya que el desenlace final no está decidido y los tres primeros siguen optando a un título cuyo favorito sigue siendo el actual líder.

El Madrid disputará el miércoles (a las 21.00 horas) en el José Zorrilla el partido suspendido por la celebración de la final de la Copa del Rey, ante un Valladolid que, segundo por la cola, necesita los puntos para agarrarse a la salvación.

Dejar respuesta