El Madrid pincha y adereza la Liga

0
470

El Real Madrid volvió a perder puntos por segunda jornada consecutiva, esta vez ante un Villarreal que repitió la hazaña de Santi Cazorla y empató con un gol de falta de Senna en los últimos minutos de juego. El partido de El Madrigal tuvo como protagonista al árbitro Paradas Romero, que acabó expulsando a cinco miembros del club blanco según muestra el acta final del encuentro. El Barcelona, por su parte, aprovechó el talento de Messi para conseguir el triunfo ante el Granada (5-3) y colocarse a seis puntos de los blancos.

Sergio Ramos

El equipo de Mourinho comenzó el partido con ganas de hacer rápido los deberes y, aunque salió con mordiente, se encontró con un submarino amarillo bien armado. Cristiano Ronaldo fue el que más peligro generó con disparos desde fuera del área que hicieron dudar a Diego López, pero el Villarreal también dio avisos que hicieron sudar ligeramente a Iker Casillas.

El juego por alto del conjunto de Lotina, que se estrenaba en el banquillo castellonense, brilló por su ausencia. Pepe pudo adelantar a los blancos en sucesivas faltas mal defendidas por la defensa local, pero Nilmar también hizo daño en el área merengue con varias internadas que acabaron desbaratadas por el meta de Móstoles.

No obstante, la locura se desató en la segunda parte. Cristiano Ronaldo adelantó al Madrid tras ser asistido por Özil, que abrió su fábrica de sueños y cedió el balón al luso. Éste regateó con furia al portero y disparó con seguridad. A partir de entonces, los visitantes se quitaron un gran peso de encima, con un Cristiano con ganas de rematar la faena y un gran juego de combinación del conjunto blanco.

Los últimos diez minutos fueron de escándalo. Además de la expulsión del ayudante de Mourinho, Rui Faria, una dudosa falta de Altintop al borde del área propició un nuevo gol de libre directo en contra del Madrid, esta vez a cargo de Marcos Senna. Al poco, Ramos pecó de bravura y recibió la segunda amarilla, provocando la ira de los vikingos. Özil aplaudió con ironía la decisión de Paradas Romero y, como consecuencia de su acción, el alemán fue expulsado con roja directa, acompañando a José Mourinho, que también vio la doble amarilla por protestar las intervenciones del colegiado. Para más inri, Pepe fue sancionado por insultar al árbitro en el túnel de vestuarios una vez finalizado el encuentro.

Leo Messi chutando a portería

Por otro lado, el Barça ganó 5-3 a un Granada que llegó sin hacer ruido y a punto estuvo de disgustar a unos pocos. Xavi empezó marcando en el primer suspiro de juego y, veinte minutos después, Messi igualó a César como máximo goleador de la historia azulgrana. Sin embargo, y a pesar de un penalti no pitado a los culés, el Granada se armó de valor y consiguió sacar dos goles a balón parado. El primero, obra de Mainz, llegó con un remate del madrileño tras una falta, mientras que Siqueira se encargó de transformar un penalti para colocar el segundo.

Ante la efectividad de los de Resino, el Barça volvió a encomendarse a Messi, que anotó dos goles más y todavía tuvo tiempo para ceder protagonismo a Tello, autor del cuarto tanto de la noche. Sin embargo, el partido acabaría perjudicando ligeramente a los de Guardiola. Siqueria volvió a marcar de penalti y, a pesar de no tambalear el marcador, los catalanes perdieron a Dani Alves tras ver éste la segunda amarilla.

Tras la victoria barcelonista y el naufragio del Madrid en Villarreal, los culés se quedan seis puntos de los blancos en la tabla clasificatoria. Por su parte, Leo Messi vuelve a liderar la lista de goleadores con 34 tantos.

En el Calderón, el Atlético de Madrid se midió al equipo de moda: el Athletic de Bilbao. Los de Simeone no jugaron un gran partido, pero recurrieron a la gula de Falcao, que sigue marcando goles de todas las formas posibles.

El primer gol rojiblanco llegó tras una mágica jugada individual de Adrián cuyo rechace fue aprovechado por ‘El Tigre’. Acto seguido, el colombiano remató un centro que llegó desde la banda derecha para dibujar el 2-0 en el luminoso, pero el Atlético aún tenía que aguantar una pequeña dosis del aluvión de futbol que el conjunto de Bielsa practicó ante el Manchester United. Fue durante los diez minutos finales, en los que los leones sólo acertaron una vez en la portería de Courtois por mediación de Javi Martínez.

En El Sardinero, el Sevilla se cebó con un Racing que echó de menos la presencia de sus jugadores más importantes. Jesús Navas inauguró el marcador para los de Míchel gracias a un rechace y Manu del Moral se exhibió en la segunda parte con dos goles en su cuenta particular.

El conjunto sevillista festejando un gol

En la zona baja de la tabla, el Zaragoza cogió aire y tiró de orgullo para sorprender a uno de los grandes de la Liga. A pesar del tempranero gol de Pablo Hernández, el Valencia no pudo rematar la faena al encontrarse con un todopoderoso Roberto, que selló la portería y empujó a sus jugadores a la victoria.

El partido dio dos únicas oportunidades a los de Manolo Jiménez, que se mostraron muy eficaces. Apoño transformó el penalti que ponía la igualada a pesar de la expulsión de Pablo Alvarez, que había dejado al Zaragoza con diez, y ya en el segundo acto, el malagueño confirmó la gesta de su equipo con un poderoso disparo desde la frontal del área.

En La Rosaleda, el Málaga perpetuó su lucha por la Champions al cortar las alas al Rayo en una gran noche de Rondón. El conjunto rayista se puso por delante gracias a un gol de Diego Costa desde el punto fatídico, pero nadie preveía el asedio futbolístico de los de Pellegrini. El delantero venezolano empató en la primera parte y puso el 2-1 en la segunda. Maresca prolongó la hazaña malacitana, y aunque el Rayo se creció gracias al gol de penalti de Trashorras en los minutos finales, Duda puso punto y final al encuentro con el 4-2 definitivo.

El Mallorca, por su parte, ganó la partida a un Sporting que, a excepción de dos chispazos, lamentó su falta de claridad ofensiva. Clemente minó bien su territorio, pero no supo abrir fuego entre una nube de pitos que no cesó durante todo el encuentro.

Nunes hizo el primero para los de Caparrós, pero el Sporting no bajó los brazos y marcó merced a una buena combinación que culminó Colunga. Orfila marcó de penalti en la segunda parte, pero a pesar del empuje de los de Clemente, nada pudieron hacer los asturianos para evitar la magnífica maniobra de Álvaro que acabó en las mallas.

Osasuna y Getafe igualaron a cero en el Reyno de Navarra, mientras que en el Benito Villamarín, el Espanyol consiguió un valioso empate en el último minuto gracias a un gol de Pandiani, que volvió a hacer uso de su rifle para encañonar la escuadra del portero del Betis.

Finalmente, el Levante sigue empeñado en no ceder terreno en puestos de Liga de Campeones y venció por 1-3 a la Real Sociedad. Vela adelantó a los vascos, pero Barkero, Koné y Xavi Torres aguaron la noche al público de Anoeta.

 Fotografía: Jan S0L0/globalite/Sevilla F.C.

Dejar respuesta