El Madrid permite al Barcelona engancharse a la Liga

0
60

Los blancos perdieron, 3-4 en el Bernabéu, y dan alas a un Barcelona que, espoleado por un magistral Iniesta y un resucitado Messi, obtuvieron también la ventaja del golaverage. Benzema, Di María y Bale mantuvieron al Madrid en la pelea hasta que un error de Undiano Mallenco, que expulsó a Ramos dejando con uno menos a los de Ancelotti, decantó el duelo para los de un Martino que sale reforzado del Clásico.

Los jugadores blancos, Diego López, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo, Modric, Xabi Alonso, Di María, Bale, Benzema y Ronaldo, saltaron al césped con camisetas de apoyo a su compañero Jesé, que cayó lesionado ante el Schalke 04 y que tras ser operado deberá someterse a una rehabilitación de al menos seis meses. El Barcelona puso de inicio a Valdés, Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Xavi, Busquets, Iniesta, Neymar, Fábregas y Messi.

Con los dos equipos sobre el campo se guardó un minuto de silencio para honrar la  memoria del expresidente del gobierno, Adolfo Suárez, que falleció tan sólo unas horas antes, a los 81 años de edad, en Madrid. El club también hizo pública una nota de prensa rindiendo tributo a la impagable figura de Suárez.

El duelo comenzó con mayor posesión para el Barcelona pero, en el minuto seis, CR7 ya protestó un posible penalti de Alves. El árbitro no lo señaló y en la siguiente jugada llegó el gol de Iniesta que dejó helados a los madridistas. 0-1 tras un buen pase de Messi y un excelente remate del manchego.

Sergio Ramos (27) y Leo Messi (26), protagonistas del Clásico disputado en Madrid. Foto: JanSOLO (flickr)
Sergio Ramos (27) y Leo Messi (26), protagonistas del Clásico disputado en Madrid. Foto: JanSOLO (flickr)

En los siguientes minutos se vivieron ocasiones para Benzema, de nuevo sobresaliente, y para Messi, en su mejor versión de los últimos meses. Pero fue el galo el que en el 21 logró la igualada. 1-1 tras un potente cabezazo a pase de un soberbio Di María. Los azulgrana no habían tenido ocasión de asimilarlo cuando llegó el segundo tras una nueva conexión Di María-Benzema. La jugada, que supuso el 2-1, nació de los pies de Marcelo, que pasó al argentino, recién ingresado en el campo tras recibir asistencia médica por un desfallecimiento, y éste, recuperado, cedió al francés que controló y disparó con gran calidad para poner por delante a su equipo.

En el 28 Ronaldo pidió otro penalti por una mano de Fábregas tras el lanzamiento de una falta pero el árbitro no lo señaló y llevó a CR7 a desquiciarse. Los intentos se sucedían en las dos áreas y Di María vio amarilla en el 35 por tratar de frenar un ataque de Neymar. Fue cuando casi se llegaba al descanso cuando Messi logró la igualada, 2-2, tras un buen disparo y ante la pasividad de la defensa blanca. Vieron amarilla Pepe y Fábregas por un forcejeo en el área tras el gol. Busquets, en la misma acción, propinó un pisotón a Pepe en la cara pero el árbitro no lo vió y pese a las protestas de los blancos no expulsó al jugador catalán. Pudo anotar Benzema, con un cabezazo, pero salió rozando el poste y se llegó al descanso. 45 minutos muy igualados e intensos donde los mejores fueron Benzema, Di María, Iniesta y Messi.

El encuentro se reanudó con nuevas ocasiones para ambos pero se adelantó el Madrid con un gol, el 26 en Liga, de un desentonado CR7 en el minuto 55. El 3-2 llegó tras un penalti que lanzó el luso, pero que fue claramente fuera del área.

Los minutos pasaban con mayor posesión culé y con un Madrid que resistía. Hasta que en el 63 llegó la jugada que desequilibró el duelo. El colegiado señaló penalti de Ramos sobre Neymar y expulsó al capitán. Messi anotó el 3-3 tras una acción que pudo arrancar además en fuera de juego y que dejaba con diez a los de Ancelotti durante casi media hora.

El italiano dio entrada a Varane por Benzema y Martino cambió a Neymar por Pedro y a Fábregas por Alexis. No estuvo acertado el técnico italiano en las sustituciones ya que se produjeron demasiado tarde y no pudieron aportar frescura ante el desgaste de los suyos.

Llegaron entonces los peores momentos para el Madrid aunque la intensidad les mantenía con opciones para lograr la victoria. Hasta que en el 83 Alonso cometió penalti sobre Iniesta y Messi anotaba su hat-trick para colocar el 3-4 que resultaría definitivo. Xabi vio amarilla por protestar la acción que sellaba la derrota de su equipo que, tras la victoria del Atlético de Madrid, perdía el liderato de la liga. En el 86 entró Isco por Di María y acto seguido CR7 vio amarilla por una acción sobre Mascherano. Y minutos después fue Modric quien vio cartulina por una entrada sobre Messi. En el 90 llegó el último cambio de Ancelotti y entró Morata por el jugador croata, ya sin tiempo para nada.

El Madrid pierde el liderato y, con 70 puntos, se coloca segundo, empatado aún con el Atlético, líder, y el Barcelona se sitúa a uno de ambos. Fue un enfrentamiento muy disputado del que los blancos salen tocados, indignados con el árbitro, y, con bajas sensibles ya que Ramos y Di María, no estarán ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, el miércoles a las 22:00 horas.

El equipo madridista conoció el viernes su rival para los cuartos de final de la Champions League y se enfrentarán al Borussia Dortmund. La primera cita, el 2 de abril en el Bernabéu.

Dejar respuesta