El Madrid encarrila el pase a semifinales

0
73

La Champions League siempre ofrece revancha y tras la eliminación del pasado año en semifinales, los blancos se conjuraron para llevar a cabo una espectacular vendetta, disputada y deportiva, ante su verdugo, un Borussia Dortmund, que fue de menos a más y que, a pesar del resultado, 3-0, tratará de conseguir la remontada en suelo alemán.

Cristiano Ronaldo (29) y Gareth Bale (24) protagonizaron la contundente victoria madridista. Foto: Dan Heap 77 (flickr)
Cristiano Ronaldo (29) y Gareth Bale (24) protagonizaron la contundente victoria madridista. Foto: Dan Heap 77 (flickr)

La jornada europea sirvió para romper el ambiente enrarecido que imperaba tras los últimos resultados en la competición liguera en el Bernabéu. La grada, gracias al tempranero gol de Bale, que en el minuto 4, tras una combinación con Benzema y Carvajal anotó el 1-0, animó a los aficionados desde el inicio y, tras adelantarse en la eliminatoria, arrancó el clásico himno que entonan los madridistas implorando la ansiada consecución de la Décima: “Cómo no te voy a querer…si fuiste campeón de Europa por novena vez”.

Los blancos, en el día en que se cumplían 22 años del fallecimiento de Juanito, saltaron con Casillas, Carvajal, Pepe, Ramos, Coentrao, Alonso, Modric, Isco, Bale, Cristiano y Benzema, y lo intentaron una y otra vez haciendo honor al mítico jugador madridista. CR7, Bale, Carvajal, Benzema e Isco tuvieron ocasiones claras. Hubo que esperar al 22 para que llegara la primera aproximación con algo de intención del Dortmund, que apostó por Weidenfeller, Pisczcek, Sokratis, Hummels, Durm, Kehl, Sahin, Aubameyang, Mkhitrayan, Grosskreutz y Reus, y nació de las botas del exmadridista Nuri  Sahin, con un disparo desde muy lejos.

Y en uno de esos ataques Xabi Alonso cedió para Isco que, con un certero tiro al borde del área, anotó el 2-0 cuando aún no se habían cumplido los primeros treinta minutos. La grada comenzó entonces a entonar el tradicional “Así gana el Madrid”, acompañando cada nuevo intento de los suyos por ampliar el marcador. Grosskreutz puso a prueba a Casillas, que tocó el balón por primera vez en el 32, para despejar su disparo.

La última jugada de la primera mitad terminó con polémica. Bale arrancó con mucha velocidad por la derecha y cedió a CR7, que entró por el centro con mucho peligro y fue empujado. La acción no fue señalada y el colegiado pitó el final ante las protestas de los blancos y de una afición, que despidió a los colegiados con una sonora pitada.

La segunda mitad comenzó sin cambios en ambos equipos y fue la irrupción de una continua y pesada lluvia la única novedad. Los de Ancelotti continuaron con su ambición ofensiva y, tal vez por eso descuidaron la presión en el medio del campo dando alas a los de Klopp, aunque no crearan acciones de verdadero peligro sobre la portería de un Casillas que apenas tuvo trabajo.

Los menos habituales, Isco y Coentrao, mostraron su mejor nivel en un duelo en el que todos los jugadores blancos gozaron de ocasiones y en el que Pepe cuajó un partido sensacional. El Dortmund dejaba numerosos espacios pero el medio campo blanco se mostraba agotado, por lo que el ritmo comenzó a bajar. Detalle que deberán cuidar los de Carletto en la vuelta.

En su partido europeo número 100 (en los que ha anotado 64 tantos) no podía faltar el gol de Ronaldo y llegó en el 55, el 14 de su cuenta en ocho partidos, para colocar el 3-0. El luso tiene así cada vez más cerca los 71 de Raúl y los 67 de Messi, en su lucha por ser el máximo goleador histórico de esta competición. Los blancos no se cansaban de buscar una mayor renta y Benzema, Bale, Ramos y CR7, lo intentaban una y otra vez. Sólo la magnífica actuación de Weidenfeller impidió una goleada mayor.

El único incidente se produjo cuando en el 66 Hofmann pidió penalti de Coentrao, que no pasó de un simple forcejeo, y al levantarse se encaró con Ramos. Ambos fueron reprendidos por el árbitro y se dieron la mano en un incidente que no fue a más. A partir del 70 llegaron los cambios para el Madrid: salieron Isco y Benzema y entraron Illarramendi y Morata. Mkhitaryan, Schieber y Reus lo intentaron pero se encontraron con un muro blanco, encabezado por Pepe, y no pudieron materializar ninguna de sus acciones.

En el 79 llegó el susto ya que CR7 tuvo que abandonar el terreno de juego. El luso se fue con la ovación, esta vez unánime, del estadio. Se resintió de la rodilla izquierda tras recibir una entrada de Schieber por lo que habrá que esperar para conocer el alcance de lo que pareció sólo un golpe. Entró en su lugar Casemiro en lo que pareció una sustitución por precaución.

Bale, Morata y Ramos, de falta directa, pudieron aumentar la renta en los últimos minutos. El canterano con el tiempo reglamentario cumplido se fue solo y cuando encaraba al portero sufrió una falta que el árbitro no señaló. Protagonizó también la última del duelo pero no pudo mover ya el 3-0 final. Gran resultado para los blancos que encaran con una notable ventaja el partido de vuelta el próximo martes, 20:45 horas, en el Signal Iduna Park. Ancelotti deberá gestionar los descansos en Liga ya que el Borussia no logró rematar con peligro pero demostró que puede hacer mucho daño a los blancos en su estadio donde contará con Robert Lewandowski.

Dejar respuesta