El Madrid de Josep Pla

0
130

Libros del K.O. reedita esta recopilación de apuntes en los que el periodista y literato catalán narra sus andanzas por el Madrid de 1921.

plaMadrid, 1921. Un dietario estuvo agotado durante años. A Josep Pla le sobraban los lectores deseosos de transportarse a los lugares que describía en sus escritos mientras ejercía de corresponsal para el diario La Publicidad. Tanto es así, que en nuestros días el periodista sigue siendo el autor catalán más leído 25 años después de su muerte. La editorial Libros del K.O. saca de nuevo a relucir esta recopilación de textos en los que Pla relata sus aventuras e impresiones por el todavía humilde Madrid de aquellos años.

Entre sus páginas se inscriben encuentros con personalidades de la talla de Miguel de Unamuno, del que comenta que “es uno de los intelectuales de más elevación que he conocido hasta ahora” de tal manera que “delante de aquellos ojos, la tendencia de casi todos era callar”; sus excursiones a Salamanca, El Escorial, Toledo, Aranjuez y Ávila; y su particular manera de delinear hábitos madrileños tales como acudir al Retiro un domingo, tomar un café con leche -muy oportuno para la ocasión-, o ver el relevo de la guardia del Palacio Real. Sus críticas se visten de ironía y en más de una ocasión se dirigen a sí mismo. “A veces me pregunto por qué soy tan primario y tan provinciano”, escribe al no poder sortear las ganas de callejear por la capital.

La carcajada se traduce inevitable cuando Pla reseña con una gracia desintencionada y hasta cierto punto inocente el “espectáculo de la entrada de los burócratas y funcionarios en las oficinas de la Administración central”, que “entristece considerablemente el frescor matutino de Madrid”; o describe los distintos target en los que se reparten los huéspedes o clientes de los más lujosos hoteles de la época: el Palace, que califica como un “centro de información” al que todo periodista debe acudir con asiduidad, el Ritz, más propio de gente adinerada; y el Roma, que “frecuentan un importante público clerical y gente vestida de negro”. Madrid, 1921. Un dietario compone una foto encuadrada desde la mirada del burlón e inteligente Josep Pla

Dejar respuesta