El Madrid cumple y no se rinde en Liga

0
83
Sergio Ramos (28) y Xabi Alonso (32), piezas destacadas en el triunfo blanco en Anoeta. Foto: Barcelona 9 (flickr)
Sergio Ramos (28) y Xabi Alonso (32), piezas destacadas en el triunfo blanco en Anoeta. Foto: Barcelona 9 (flickr)

El conjunto blanco se plantaba en Anoeta para enfrentarse a la Real Sociedad conociendo las victorias de Atlético (1-0 ante el Villarreal) y Barcelona (3-1 ante el Betis) y obligado por tanto a conseguir tres puntos para seguir aferrándose a la lucha por la Liga.

Los de Ancelotti, que contaban con la baja de Ronaldo, formaron con Diego López, Carvajal, Pepe, Ramos, Nacho, Modric, Xabi Alonso, Illarramendi, Isco, Bale y Benzema. Arrasate apostó por Bravo, C. Martínez, Mikel, Iñigo, José Ángel, Markel, Elustondo, Zurutuza, Canales, Vela y Griezmann.

Y fueron los locales los que dominaron durante los primeros compases. Vela, Elustondo, Canales y Griezzman lo intentaron, por tan sólo una ocasión blanca, nacida de los pies de Pepe. Cuando apenas habían transcurrido veinte minutos, y con fueras de juego mal señalados para los dos conjuntos, José Ángel se retiró lesionado y entró Ansotegi.

El dominio ofensivo corría a cargo de los blanquiazules pero los madridistas aguantaban cada ocasión con gran seriedad ofensiva y un acertado Diego López, que cumplía su partido número 50 con el Real Madrid. Los locales pudieron ponerse por delante en el marcador pero no resolvían en los últimos metros.

Alonso, incomprensiblemente pitado cada vez que tocaba el balón, vio la amarilla por una acción sobre Vela al borde del descanso que le impedirá enfrentarse al Almería ya que acarrea suspensión. Y, cuando todo apuntaba a que se llegaría con 0-0 al descanso, apareció Illarramendi para rematar un rechace de Bravo a un tiro de Benzema y poner en ventaja al Madrid. Finalizó la primera mitad con un 0-1, que en vista del dominio y las ocasiones de los locales, se antojaba demasiado castigo.

Comenzó sin cambios la segunda parte aunque se vio un Madrid más enchufado. En el 47 Mikel vio amarilla por una falta sobre Ramos y acto seguido la vio Illarra por agarrar a Vela. Tampoco se libró Iñigo Martínez por una acción sobre Benzema. Aunque a un ritmo más lento las oportunidades se sucedían en ambas áreas. Ramos, Bale, Benzema, Isco y Alonso, para los blancos e Iñigo Martínez, Canales y Vela para la Real.

En el 59 Bale sufrió una falta y de manera fortuita se le clavó en la rodilla un taco del defensa rival, por lo que tuvo que ser atendido. Pero se reincorporó y en el 65 anotó un bellísimo tanto tras aprovechar un mal saque de Bravo y alojar en el fondo de su portería un izquierdazo imparable. 0-2 que llevaba la tranquilidad a los madridistas y que suponía una losa difícil de levantar para los realistas, que aún así, siguieron dando la cara.

Fue entonces cuando el Madrid hizo gala de su poderío y enlazaba una oportunidad tras otra, en las botas de Benzema, Isco y Carvajal. En el 70 Markel vio amarilla por una entrada sobre Bale y al poco tiempo se produjo un nuevo cambio por el que entró Rubén Pardo y salió Mikel agotando así las sustituciones Arrasate.

En el 80 salió Isco y entró Di María, recuperado de la gastroenteritis que le hizo perder varios kilos la pasada semana, al tiempo que Griezmann desaprovechaba dos claras ocasiones. Fue Pepe, en estado de gracia, el que anotaba en el 84 el 0-3 tras un cabezazo de Ramos.

Carletto, pensando en el partido europeo que les enfrentará al Borussia el próximo martes a las 20:45 horas en el Signal Iduna Park, en la vuelta de los cuartos de final (3-0 en la ida), realizó sus dos últimas sustituciones: salieron Bale y Alonso, y entraron Casemiro y Morata. Al canterano le bastaron dos minutos para marcar el 0-4, tras un buen pase de Di María, al alojar en el fondo de la portería de Bravo un preciso tiro por bajo.

Con el tiempo cumplido Carvajal vio amarilla por tocar el balón con las manos y sólo hubo tiempo para que Di María intentara anotar un lanzamiento que atajó bien un Bravo que pese a los cuatro goles encajados tuvo una buena actuación.

La Real realizó un buen partido, en el que fue de más a menos, pero donde dejó claro el por qué llega al tramo final de liga compitiendo por los puestos europeos. El Madrid hizo gala de su poderío y resolvió un trámite que le permite seguir luchando por tratar de alcanzar al Atleti y al Barcelona y conquistar el título liguero.

Al término de los 90 minutos los jugadores madridistas demostraron que afrontan el final de la temporada unidos y convencidos de que lucharán por los tres títulos. Una imagen que refrendó Ancelotti en rueda de prensa al manifestar su orgullo por entrenar a un equipo, que a pesar de encontrarse con dificultades, no se rinde.

El Madrid recibirá en el Bernabéu el próximo sábado al Almería. Un partido que se disputará a las 22:00 horas y que no será fácil ya que el conjunto almeriense llegará al feudo blanco con una necesidad imperiosa por puntuar y huir de los puestos de descenso. 

Dejar respuesta